El duelo entre el CD La Granja y el Palencia, en peligro

Jugadores del CD La Granja celebran un gol durante un partido de pretemporada./Antonio Tanarro
Jugadores del CD La Granja celebran un gol durante un partido de pretemporada. / Antonio Tanarro
FÚTBOL

Los problemas legales del club palentino hacen probable su incomparecencia este sábado en El Hospital para disputar el primer partido de Liga

QUIQUE YUSTE

Este fin de semana arranca una nueva temporada en la Regional de Aficionados, en cuyo grupo A militan tres equipos de la provincia de Segovia. El Espinar San Rafael, el Unami y La Granja volverán a medirse desde este fin de semana con los equipos del este de Castilla y León en una campaña en la que los objetivos de los tres clubes segovianos son ambiciosos pero que puede comenzar ya con sobresaltos desde su primera jornada.

El Unami recibirá el sábado en La Albuera al Norma San Leonardo y El Espinar San Rafael visitará al Raudanse en busca de los tres primeros puntos de la campaña. Una primera victoria que para el CD La Granja puede llegar en los despachos y sin tener que derramar una sola gota de sudor. Su encuentro, previsto y confirmado para el sábado a las 18:30 horas en el campo de El Hospital, debe enfrentar a los del Real Sitio con el Palencia Balompié, club que la pasada campaña militó en Segunda División B. Sin embargo, los problemas económicos que motivaron su descenso de Tercera a Regional hacen que su presencia en la primera jornada de Liga corra serio peligro.

El club morado ha vivido un verano esperpéntico, con los focos más puestos en los despachos y en los tribunales que sobre el campo de fútbol. Recurrió su descenso de Tercera División sin suerte, y en la actualidad mantiene varios frentes abiertos como consecuencia de los impagos a los que no ha hecho frente. El club adeuda 6.000 euros a Miguel Ángel Álvarez Tomé, su técnico durante la temporada 2014-2015, así como otra importante cantidad al vallisoletano Santi Sedano, el entrenador con el que lograron el ascenso a Segunda División B. No obstante, es el caso Tomé el que desde hace unos meses mantiene al Palencia Balompié con los derechos federativos congelados. Por este motivo, durante sus últimos meses en Segunda B no pudieron contratar un nuevo entrenador tras el despido de Óscar Paula, acumulando multas que ascienden a una cantidad de 15.000 euros por no presentar un técnico en las últimas jornadas de Liga.

Durante el verano los palentinos no han conseguido resolver su situación y se mantienen con los derechos federativos congelados. Tan solo se mantienen dos jugadores de la plantilla de la campaña pasada, y los jugadores fichados, la mayoría argentinos, no pueden tramitar su ficha debido a los problemas del club, que ha pedido al Tribunal del Deporte la nulidad de la medida. En caso de no poder solucionar sus problemas administrativos no se presentarán al partido contra el CD La Granja de este sábado. En ese caso, el árbitro lo reflejará en el acta y La Granja, tras la reunión del Comité de Competición, saldría como vencedor del choque por 3-0. En el caso de que los palentinos faltasen a un segundo encuentro de Liga, serían excluidos de la competición, que pasaría a disponer de 17 equipos.

Fotos

Vídeos