Fútbol

Del Bosque lamenta el «exagerado» modelo deportivo actual

Vicente del Bosque conversa con Ernesto Escapa.
Vicente del Bosque conversa con Ernesto Escapa. / Ricardo Otazo

El exseleccionador español participó en Valladolid en el programa de la Junta 'Los mejores de los nuestros'

Valladolid

Sin duda, Vicente del Bosque se ha convertido en un referente fútbolístico de primerísimo nivel en el balompié español. Un Mundial y una Eurocopa como seleccionador absoluto y dos Ligas de Campeones, entre otros títulos, con el Real Madrid lo ratifican. Un palmarés espectacular. El salmantino ha hablado de fútbol y de su vida en el Centro Cultural Miguel Delibes, en un encuentro que forma parte del programa de la Junta de Castilla y León 'Los mejores de los nuestros'. Ante un nutrida asistencia, Del Bosque fue más Del Bosque que nunca, sincero y directo, sin rehuir ningún tema.

Del Bosque ha lamentado un modelo deportivo «exagerado» como el actual y entiende que el camino debería de pasar por ser más «moderados» en la victoria y «no dramatizar» la derrota.

Del Bosque, que estuvo acompañado del director de Deportes de la Junta, Alfonso Lahuerta, y del moderador de la charla, el periodista Ernesto Escapa, ha hecho un recorrido por su dilatada trayectoria profesional pero siempre ligada a su vivencia personal.

Unos recuerdos que le han trasladado al salmantino barrio Garrido y Bermejo, donde pasó buena parte de su juventud antes de que, ya con 17 años, se fuera a Madrid para forjar una incipiente y prolija carrera profesional.

Formación salmantina

Sus cuatro profesores en el colegio antes de ingresar en el Fray Luis de León, la «ayuda social» que recibían o los «15 minutos de fútbol» que veían de la extinta Unión Deportiva Salamanca en El Calvario, salpicaron los primeros minutos de una charla repleta de recuerdos y guiños a unos «valores» que han moldeado una personalidad que, en palabras del propio moderador, ha tratado de ser fiel a esos «principios» con los que creció corriendo los parques y estudiando en Salamanca.

La figura paterna ha salido a relucir en varios momentos de la conversación y Del Bosque la ha utilizado como ejemplo de lo que ha denominado «vigilancia silenciosa», comportamiento que debería ser «modelo» para todos los padres que van a ver a sus hijos a «jugar al fútbol», aunque también entiende, como padre, la dificultad a la hora de gestionar la «sobreprotección natural» que se tiene con ellos.

El coloquio ha recogido también como con 17 años fue máximo goleador del Salmantino, algo que le sirvió para que el director deportivo de la cantera del Real Madrid, Miguel Malvo, le fichara. «Antes de llegar al primer equipo, me formé deportiva y también personalmente en ciudades y clubes como el Castellón y el Córdoba», recuerda para asentarse en el club blanco con el que ganó, como jugador, cinco ligas, cuatro Copas en 441 partidos oficiales.

Ahí ya empezó a descubrir lo que para algunos eran «virtudes» que luego le han hecho triunfar en los banquillos, primero con el Real Madrid, con el que volvió a ganar la Copa de Europa, y luego con la selección Nacional. «Los que me querían bien decía que veía el fútbol con rapidez, aunque creo que tenía más razón aquellos que me criticaban porque era muy lento con la pelota», ha ironizado.

Por último, y entre la nómina de deportistas que se han cruzado en su camino y ha conocido, ha destacado el «ejemplo» de Nadal y la gestión del éxito que un futbolista como Andrés Iniesta ha hecho del gol con el que la selección ganó el Mundial de fútbol.

Fotos

Vídeos