TERCERA DIVISIÓN

Piojo: «El proyecto de Unionistas de Salamanca estará en 2ªB en el corto plazo»

Jesús Hernández ‘Piojo’ posa para El Norte de Castilla tras su presentación como jugador de Unionistas de Salamanca CF .
Jesús Hernández ‘Piojo’ posa para El Norte de Castilla tras su presentación como jugador de Unionistas de Salamanca CF . / MANUEL LAYA

El fichaje estrella del nuevo proyecto de Unionistas asegura que «Unión Deportiva Salamanca solo ha habido una y se murió»

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSALAMANCA

Abrumado todavía por la expectación y muestras de cariño que ha recibido tras conocerse su fichaje por Unionistas de Salamanca, Jesús Hernández, conocido futbolísticamente como Piojo, analiza su carrera. El pasado jueves , día en el que se anunció su fichaje por Unionistas -contratación que llevaba cerrada varias semanas- cumplía 28 años de edad.

–¿Cómo empieza en el fútbol?

–Fue en el Sporting Garrido. Yo soy de Villoruela, no teníamos equipo y me apunté allí. Cuando uno está en un equipo de barrio nunca piensa que va a poder vivir de esto, solo lo haces para disfrutar.

–¿Cuándo se marcha a la cantera de la UD Salamanca?

–Fue en la etapa cadete. Me llamaron del club y en cadete de segundo año es cuando ya empiezo a alternar con el filial en Tercera y entrenamientos con el primer equipo cuando estaba Felipe Miñambres. Ahí es donde empiezo a pensar que el fútbol puede ser algo más en mi vida. María Hernández -actual entrenador del CFSalmantino- estaba por entonces como uno de los coordinadores de la cantera, con Salva Pérez como entrenador del cadete. Luego ya llegó el División de Honor y seguí alternando el filial con el primer equipo. Ángel Crego fue el entrenador que apostó por mí cuando tenía 15 años y me metió a jugar con el Salmantino en Tercera.

–Lo ha contado muchas veces... pero ¿de dónde le viene lo de Piojo?

–Me viene de mi época en el Sporting Garrido. Por entonces estaba de moda el Piojo López (ex del Valencia) y mis entrenadores Iván y Carlos, a los que tengo mucho cariño, me empezaron a llamar así porque decían que me parecía. Tenía incluso su mismo corte de pelo. Luego hubo algún entrenador como Juan Ignacio Martínez en la UDS que me lo quisieron quitar. Ahora mismo en el fútbol alguien me llaman Jesús y ni me giro.

–¿Cuándo se da cuenta de que el fútbol puede ser su medio de vida?

–Pues cuando siendo cadete me pasaron a jugar con el filial. Me metí en un vestuario con chicos de 23 años y yo tenía 15. Eso era ya muy profesional, los compañeros se cuidaban mucho incluso con la alimentación. Había jugadores como Koeman, Jimmi, Montero, Jaime Moreno, Óscar, Nene...

–¿Cómo fue esa primera convocatoria con el Salamanca?

–Fue con 15 años con Miñambres. Recuerdo que estaba con Tom -actual segundo entrenador de Unionistas- y el portugués Rogerio en la habitación. Fue con el Pontevedra en casa, salí incluso a calentar pero no debuté. Luego ya lo hice con Juan Ignacio Martínez en Segunda en Ipurúa ante el Eibar. Fue con 18 años. Jugar en el equipo de mi ciudad... eso fue lo máximo. Entré por Isaac Jové y luego metió un gol Catalá de cabeza. Juan Ignacio era un fenómeno... siempre me decía que saliera a hacer lo de los entrenamientos porque no iba a desentonar.

–Pero se tuvo que ir de la UDS en esa primera etapa.

–Sí. Tras Juan Ignacio llega David Amaral y me dice que no voy a tener muchos minutos y que lo mejor para mí es que me fuera cedido a un Segunda B. No quería que regresara al filial a Tercera. Fui a Barakaldo y no fue bien, porque ellos tenían un fútbol demasiado directo para mis características. Luego también jugué cedido en el Guijuelo... Regresé a la UDS y Zegarra es el que me da la oportunidad.

–Y la siguiente ya fue la buena.

–Sí. Con Zegarra no era titular pero siempre era el revulsivo, el jugador numero 12. Con Gorka Etxeberria fue el año de mi vida, el que más he disfrutado, el último de la UDS. Jugué 37 partidos y los hermanos Hidalgo me ofrecieron tres años de contrato. Fíjate la oportunidad de estar en casa, en tu equipo de siempre, ya asentado... pero pasó lo que pasó.

–¿Sintió en algún momento que esa sería la última temporada de la UDS?

–No, todos los años se decía que estaba en la UVI pero siempre se salvaba... excepto ese año. A mí me hizo polvo. Si hubiera tenido poder en mi mano para salvarla lo hubiera hecho, pero solo era un simple jugador.

–¿Su mejor partido en la UDS?

–Tengo un gran recuerdo del de mi primer gol, que fue en Mareo.Pero sin duda mi mejor encuentro fue ante elOviedo en el Helmántico (3-1). Forcé un penalti y di dos asistencias de gol. Había sido una semana muy difícil, sabíamos que ya iba a ser muy difícil cobrar dinero por todo lo que se decía y en el vestuario había gente que lo estaba pasando muy mal. Había 2.000 personas de Oviedo en la grada y me salió el partido redondo. Ese vestuario sí que estaba unido, sin esos problemas desde el inicio hubiéramos llegado mucho más alto.

–Las dos últimas temporadas en Guijuelo han sido muy diferentes.

–Demasiado. En la primera con Rubén de la Barrera disfruté mucho del fútbol.Es un técnico que va a llegar a Primera División seguro. A nivel técnico-táctico es el mejor que he tenido sin duda. Lee muy bien los partidos y es capaz de cambiar el rumbo de uno con un cambio de futbolista de posición. Yo jugué de todo con él:lateral, extremo, mediapunta... Y este año ha sido todo diferente, imagino que el entrenador algo habrá tenido que ver pero ha habido cosas desde arriba que hacían todo lo posible para que yo no jugara.

–Al menos pudo ser capitán en el Helmántico ante el Atlético de Madrid.

–Eso es algo que podré contarle a mis hijos cuando los tenga (ríe). Ha sido un año duro pero ese momento lo recordaré siempre.

–Y ahora llega Unionistas. Da un paso atrás en la categoría, ¿para qué?

–Para coger impulso sin duda. Llevaba siete años seguidos en Segunda B y no me ha costado dar el paso. He estado en equipos que ahora están en Segunda y ahora voy a uno en el que sé que me quieren de verdad. Estoy convencido de que en Unionistas voy a ser feliz. Es evidente que siendo futbolista, cuando más dinero se gane en un club mejor para uno, pero el dinero no es lo más importante y sí la felicidad.

–Ya sabe que el club quiere ser primero o segundo para tener más opciones de subir a Segunda B.

–Sí, es el primer gran reto. Pero hay que estar preparados porque seguro que van a venir malas rachas, aunque con esta afición no tengo dudas de que estarán de nuestro lado.

–Por su historial será uno de los jugadores referencia.

–A todos nos gusta ser jugadores referencia, estoy preparado para asumir ese rol si me toca. No sé cómo está la Tercera División ahora pero el club está fichando muy bien.

–Si tenía alguna duda seguro que la llegada de su amigo Carlos de la Nava le hizo decidirse.

–Lo mío llevaba ya hecho tiempo, pero para mí es una gran noticia que esté Carlos. Es mi amigo.

–De la Nava apuntaba muy alto en su primer año en la UDS, pero después no ha vuelto a brillar a excepción de esta última campaña.

–Carlos es un jugador diferente. No es rápido pero nos va a dar mucho en el juego de espaldas, en el último pase... Siempre se le colgó el cartel de que es un poco ‘vaguete’ pero eso no es cierto. Corre mucho y roba muchos balones. Ademas este año fuera y haber jugado un play-off le han hecho madurar mucho.

–¿Ha tenido dudas a la hora de enrolarse en uno de los dos proyectos de Salamanca actuales?

–Cuando dejé el Guijuelo tenía claro que iba a escuchar todas las ofertas. Astu me llamó ya antes de que acabara la temporada y ya vi el camino que quería coger. Del Salmantino nunca he tenido oferta formal, sí una llamada de Lozano. Pero si pones en una balanza todo, he elegido el sitio donde me he sentido querido, creo que voy a crecer como futbolista y como persona en Unionistas.

–¿Cómo ve un jugador criado en la cantera de la UDS esta rivalidad entre Unionistas y el Salmantino?

–Hace unos días escuché una entrevista de Astu, nuestro entrenador, y creo que dio en el clavo. Es bueno que haya rivalidad pero nunca odio. Los niños de las dos canteras deben tenerlo claro desde el inicio. En el campo se va a jugar al fútbol, no a la ‘guerra’. Astu dijo que no se debe sobrepasar esa línea. Se va a vivir un derbi precioso si lo sabemos llevar todos bien.

–¿Qué le parece que el CF Salmantino quiera pasar a llamarse Unión Deportiva Salamanca?

–Siempre he sido muy claro en ese sentido. UDS solo ha habido una y se murió. Yo soy un jugador de Salamanca, ahora en Unionistas y lo voy a dar todo por esta camiseta. Yo quiero que a todos los proyectos de mi tierra les vaya bien. Si es que tengo a Garban -primer fichaje anunciado por el Salmantino- en mi campus de monitor. O allí estará María de técnico... Eso sí, que Unionistas quede primero. Pero no le voy a desear el mal al rival porque tengo muchos amigos allí pero yo quiero ganarles.

–¿Cómo es espera entonces que sea el próximo derbi?

–Seguro que muy atractivo para Salamanca. No se sabe mucho de su proyecto todavía, pero si tienen el presupuesto que dicen que van a tener van a hacer un equipo para estar arriba seguro. Si su primer fichaje ha sido Garban y van por esa línea, lo estarán como también estaremos nosotros.

–Y ya por último, ¿cree que el primero de los clubes que suba a Segunda B se quedará como referencia del fútbol en Salamanca?

–No, creo que no. Yo tengo firmados dos años en Unionistas de Salamanca y si no se sube esta primer año será al siguiente. Me ha encantado el proyecto y tengo muy claro de que Unionistas va a estar en el corto plazo en Segunda B. No tengo ninguna duda de ello.

Fotos

Vídeos