El Palencia Cristo suma un punto que sabe a poco

Ivi conduce el balón ante la portería de Julen./ANTONIO QUINTERO
Ivi conduce el balón ante la portería de Julen. / ANTONIO QUINTERO

La falta de puntería castiga a los de Prado, que crean múltiples ocasiones ante el Ávila pero no culminan ninguna

Esther Bengoechea
ESTHER BENGOECHEAPALENCIA

Cuatro jornadas consecutivas puntuando, logrando diez puntos de los doce en juego, eran peso suficiente para que los hombres de Prado afrontasen el complicado choque con confianza y con ganas de hacer fútbol, pero fútbol del bueno. Y es que el Ávila era un rival de la parte alta de la tabla, de los que buscan jugar el ‘play off’ a final de temporada. Y viendo la evolución del equipo del Otero, podía ser un adversario directo en el objetivo del club palentino, que no es otro que quedar lo más arriba posible en la clasificación. El partido concluyó sin goles, pero con ocasiones, muchas ocasiones, sobre todo del equipo palentino. Solo faltó un ingrediente en la receta del Palencia Cristo, la puntería.

Arrancaba el partido con oportunidades para ambos conjuntos, que demostraban desde el primer minuto de juego que el frío no entumecía la intensidad con la que saltaban al campo de La Balastera. Zubi, incombustible por la banda derecha, centraba a Mikel, que remataba de cabeza a las manos del portero rival, Julen.

El técnico palentino lo había ensayado con sus jugadores toda la semana. La defensa no podía fallar ni perder las posiciones ante la línea de ataque abulense, con cuatro futbolistas con experiencia y mucho peligro. Así lo hicieron toda la primera parte, sin dejar a los rivales jugar cómodos ni moverse con soltura en el campo.

Volvía el peligro por la banda derecha, con una jugada colectiva de Adri con Zubi, que concluía con Pablo rematando de cabeza directamente fuera. Durante varios minutos se cambiaron de banda Zubi y Adri, buscando complicar a la defensa la difícil labor de evitar que creasen ocasiones.

Tuvo una muy clara - puede que la más clara visitante de la primera parte- el conjunto abulense tras una pérdida de balón de Viti. Javi disparaba al palo izquierdo de Guille y el meta palentino lograba parar el balón. Instantes después, llegaba la contra morada, con Zubi cediendo el esférico a Adrián, que devolvía el balón al número 7 para que cruzase demasiado el cuero sobre la portería de Julen. El público se volcaba con los suyos y aplaudía el esfuerzo y el espectáculo, a pesar del frío, que se había autoinvitado al choque de La Balastera.

El juego de los morados era de diez pero el único ‘pero’ que se les podía poner era el más importante para lograr el gol, la puntería. Los de Prado, con una buena defensa, no paraban de crear ocasiones que raramente terminaban entre los tres palos. Así, Ivi remataba directamente -dentro del área- fuera solo ante Julen, después de una gran jugada de Diego que, desde la línea de portería, cedía el balón al jugador morado en busca del primer gol de la tarde, que aún no estaba por llegar. Antes del paso por los vestuarios, Dome buscó la portería de Guille pero el meta local detuvo el esférico sin más peligro.

Tras el descanso, saltó el conjunto abulense con una revolución más que los del Otero, que comenzaron esta segunda parte arrinconados en su propio campo ante los continuos ataques rivales. El cancerbero morado paraba en dos tiempos un centro de Josito dentro del área.

El Palencia Cristo buscaba contraataques largos y rápidos, pero el marcador seguía tan frío y congelado como el público asistente. Adrián robaba en la línea de tres cuartos del campo y buscaba directamente sorprender a Julen con un disparo desde lejos, que se iba un poco desviado. Instantes después llegaba otra jugada de peligro para los de Prado. Mikel recibía dentro del área y, cuando iba a rematar, el meta abulense le robaba limpiamente el balón. Sin tiempo para asimilar esta jugada, llegaba la siguiente jugada de Mikel, que pasaba el esférico a Zubi, quien lo estrellaba ante el meta.

Poco a poco, el Ávila igualó sus fuerzas a las palentinas, con ocasiones para ambos conjuntos con más intención que peligro. Los últimos minutos del partido parecían los primeros de choque, con los dos equipos dando el 100% sobre el campo como si acabasen de saltar al césped. Apareció una enorme luna amarilla en La Balastera para ver los últimos minutos del encuentro.

Tuvo los tres puntos el Cristo, con una jugada que cedió Adri a Abajo dentro del área, pero el balón se le quedó atrás y remató fuera. Antes de que terminase el encuentro, Pablo vio la roja directa tras un enfrentamiento con Josito. Los de Prado buscaron el triunfo hasta con uno menos, pero el balón no quiso entrar en la portería de Julen. Tras el parón de la próxima semana, el Palencia Cristo visitará el difícil campo del Astorga.

=

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos