TERCERA DIVISIÓN

El Palencia Cristo despide el año con una victoria

Adrián conduce el balón hacia la portería del Bupolsa./MARTA MORAS
Adrián conduce el balón hacia la portería del Bupolsa. / MARTA MORAS

Un gol de Álvaro de falta directa da los tres puntos a los de Prado en el último partido de la primera vuelta y en la despedida de Cristian

Esther Bengoechea
ESTHER BENGOECHEAPALENCIA

Muchos alicientes se dieron ayer en La Balastera para que la afición -escasa pero muy metida en el espectáculo futbolístico- se fuera a ultimar las compras navideñas, a cenar con los amigos o a brindar con los colegas con una sonrisa. Último partido del año en el feudo morado, último choque de la primera vuelta -esa que comenzó muy mal pero que ha ido ganando en puntos y en juego- y último partido para Cristian con la camiseta del Otero, ya que el lateral tiene que dejar el vestuario palentino por motivos laborales.

El día previo a la Nochebuena, al comienzo de la Navidad y a la llegada de Papá Noel trajo frío y el choque entre el Palencia Cristo y el Beroil Bupolsa, que concluyó con victoria local, gracias al disparo letal de falta de Álvaro desde la frontal del área. Así, los morados se reencontraban con el triunfo después de caer por la mínima la pasada jornada en Astorga y cerraban el año -para comer las uvas- con tres puntos más en su casillero.

Los burgaleses, con el exjugador del Palencia Cristo Dani Burgos en sus filas, saltaron al campo con ganas de superar en la clasificación a los morados -tenían un punto menos que los del Otero-. Con más revoluciones e intensidad que los palentinos, arrancaron los visitantes dominando el juego y encerrando a los rivales en su campo. Germán dio el primer aviso con su peligroso remate de cabeza que se fue rozando el travesaño de Guille -que ayer tuvo más trabajo que en otras ocasiones-, después de una gran jugada larga de los de Cabezas. La tuvo minutos más tarde Kike, pero su disparo -muy flojo- fue atrapado sin problemas por el guardameta burgalés.

Los morados, sin Zubi ni Abajo por acumulación de tarjetas, no se encontraban cómodos en el partido, jugaban con calma en busca de espacios pero pocas veces lograba aterrizar en el área rival. Y, de repente, llegó la mejor jugada de los morados de la primera parte. El esférico partió de las botas de Adri, que regaló a Diego un centro raso desde la banda, que el delantero del Otero no logró clavar en la red rival, gracias a la parada de Raúl.

El partido continuó con intención pero sin ocasiones reseñables por parte de ninguno de los dos equipos, hasta que en los últimos minutos de la primera parte, los burgaleses buscaron irse con ventaja al vestuario, pero las ocasiones de Germán y de Atomo no terminaron en gol.

Revulsivo

Tras el descanso, Prado cambió a Diego Gil por Mikel, buscando la velocidad y el desparpajo del palentino con el balón. Una jugada que partió de las botas de Adrián, culminó en una falta peligrosa al borde del área. Álvaro agarró el balón en cuanto pitó el colegiado y no lo soltó hasta que no se colocó delante de la barrera. Dio tres pasitos hacia atrás, disparó y lo clavó en la escuadra derecha del meta burgalés. Primer gol del partido, que ponía al público en pie y al conjunto morado por delante.

Pero los del Bupolsa no bajaron los brazos ante este batacazo y siguieron acechando, ahora con más peligro que en la primera parte, la portería de Guille. La defensa morada trabajó ayer para dejar la portería a cero y reencontrarse con la victoria. Los palentinos se crecieron al ataque, olvidándose de las líneas, los espacios y demás, y el partido se tornó totalmente abierto, de los de toma y daca, ahora aquí y en un segundo en la portería de allá.

La tuvo Mikel, un regalo para la afición su tándem de juego durante la segunda parte con Adrián, ante Raúl, pero el disparo del futbolista morado fue detenido por el cancerbero. Instantes más tarde, se quedó Álvaro solo ante el meta, que también tuvo trabajo -mucho- ayer, que le robó la cartera y el balón de los pies en un uno contra uno que hubiera sentenciado el partido.

Los de Cabezas se volcaron arriba en minutos finales buscando el empate a la desesperada, pero los morados supieron aguantar el estoque para irse a celebrar la Navidad con una victoria final.

=

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos