Fútbol Internacional

La obsesión de Guardiola

Guardiola, en un partido con el City. /Efe
Guardiola, en un partido con el City. / Efe

El técnico de Santpedor ha gastado 194,1 millones de euros en defensas desde que se hizo cargo del Manchester City

DANIEL PANERO

Guardiola tiene una obsesión. El técnico de Santpedor llegó al Manchester City hace poco más de un año y desde el primer momento mostró su deseo de reforzar la línea defensiva. Con esa premisa fichó al central más caro de todos los tiempos la pasada temporada y con ese objetivo ha roto la banca este verano con hasta tres fichajes multimillonarios, uno de ellos para superar su propio récord. Pep no descansará hasta que los cimientos del equipo 'skyblue' sean los que necesita un equipo campeón.

Hubo un tiempo en que los delanteros eran los únicos reyes del mercado. Cristiano Ronaldo, Gareth Bale, Luis Suárez o Cavani eran los nombres que aparecían junto a cifras astronómicas. Hoy esas cuantías aparecen ligadas a demarcaciones de todo tipo. Esa revolución paulatina ha vivido una eclosión desde que Guardiola aterrizara en el City. Nadie ha gastado tanto como él en defensas en estos dos veranos. Con la llegada de Mendy procedente del Mónaco, el que fuera técnico del Barcelona ya suma 194,1 millones invertidos en solucionar su línea de cuatro.

Todo comenzó el pasado verano. Guardiola llegaba a un equipo deprimido tras haber caído en Champions ante el Real Madrid y con un mal endémico que le privaba de competir. La fragilidad defensiva -con 41 goles fue el equipo de los seis primeros de la Premier que más encajó- casi le cuesta la plaza en la máxima competición continental y lastró a un grupo que terminó la liga siendo el equipo que más goles había anotado, por encima del Leicester campeón y del alegre Tottenham de Pochettino.

Edesron intenta salvar un gol ante el United. / Afp

Ante estos datos, la fórmula de Pep pasó por solucionar los problemas defensivos y mantener casi intacta la zona de ataque. Llegaron Claudio Bravo, su elegido para tener una buena salida de balón desde la portería, y John Stones. Promesa en ciernes del fútbol inglés a sus 22 años, aterrizó procedente del Everton y se convirtió de la noche a la mañana en el central más caro de todos los tiempos después de que ambos clubes alcanzaran un acuerdo por 55,6 millones de euros.

El joven jugador formó junto a Otamendi, que llegó campaña anterior a Pep por 44,6 'kilos', una pareja de ensueño que debía dar al traste de una vez por todas con los problemas defensivos del City. No fue así. El conjunto de Mánchester cuajó una temporada irregular y solo logró reducir en dos el número de goles en contra. Entre los favoritos a conquistar la Premier League, tan solo el Arsenal encajó más (44).

El City explota el mercado

Kyle Walker, en su debut con el City. / Afp

Así las cosas, el megaproyecto del Manchester City ha dado un paso más este verano. El primero en aterrizar fue Ederson, joven portero procedente del Benfica por la desorbitada cifra de 40 millones. De esta forma, Guardiola resolvió el dilema de la portería después de que Claudio Bravo dejara muchas dudas en su primer año en Inglaterra. La solución de este asunto dio pasó al más importante, el de los laterales.

En este apartado es donde el Manchester City ha roto la banca definitivamente. Para el lateral derecho se ha gastado un total de 81 millones de euros en vestir como 'skyblue' a Kyle Walker (51) y a Danilo (30). La obsesión de Guardiola no termina ahí. Kolarov y Clichy han dejado su sitio en el once a Mendy. La nueva sensación en el carril izquierdo del fútbol francés ha servido al equipo del norte de Inglaterra para apuntalar el equipo y para entrar de nuevo en la historia. Ningún defensa en la historia ha costado tanto como Benjamin Mendy. Sus 57,5 millones están a la altura de una obsesión, la que vive Pep con su zaga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos