Un Numancia de menos a más vuelve a ganar en Los Pajaritos

Pere Milla lanza un pase en profundidad./J. García
Pere Milla lanza un pase en profundidad. / J. García

El Tenerife fue mejor en la primera mitad, pero los de Arrasate reaccionaron y marcaron (2-0) en la segunda

JOSÉ CARLOS SAN JOSÉSoria

Resulta complicado entender a este Numancia, que en los partidos parece que va de menos a más. En Los Pajaritos ante el Tenerife firmó una muy pobre primera mitad. Pero tras el descanso reaccionó, marcó dos goles y volvió a sonreír, gracias también, todo hay que decirlo, a dos paradones de Aitor Fernández, salvador bajo palos.

2 Numancia

Aitor Fdez.; Markel Etxeberria, Escassi, Carlos Gutiérrez, Ripa; Diamanka, Íñigo Pérez; Nacho (Pablo Valcarce, m. 72), Pere Milla (Dani Nieto, m. 88), Marc Mateu; y Guillermo (Manu, m. 84).

0 Tenerife

Dani Hdez.; Luis Pérez, Aveldaño, Jorge Saenz, Camille; Acosta, Vitolo (Malbasic, m. 69), Luis Milla, Mula (Suso, m. 76); Víctor Casadesús (Tyronne, m. 60) y Longo.

Goles
1-0, m. 59: Aveldaño (pp); 2-0, m. 79: Carlos Gutiérrez.
Árbitro
Prieto Iglesias (Colegio Navarro). Amonestó a Íñigo Pérez (Numancia) y a Jorge Saenz, Vitolo y Tyronne (Tenerife).

El primer periodo fue de claro color chicharrero. Era difícil reconoce al Numancia cuya imagen como local en estos momentos de la temporada dista mucho de la de la primera vuelta del campeonato. Mejor posicionado el Tenerife, el capitán Vitolo tuvo la primera ocasión, avanzando sin oposición hasta la frontal, desde donde chutó duro, pero desviado. Poco después, un gran cabezazo de Longo a bocajarro obligó a Aitor Fernández a volar junto a la base del poste para despejar el balón a córner con una gran parada. Era incapaz el Numancia de sacar el balón de su propio campo, cerrando bien el Tenerife la circulación interior y mostrándose contundentes los centrales anticipándose a los delanteros rojillos. Otro cabezazo, esta vez de Aveldaño a saque de falta de Acosta, dio otro susto a la parroquia local, incrédula ante la inoperancia numantina. El primer acercamiento claro de los locales fue en el minuto 13, con un disparo centrado de Guillermo desde la frontal, fácil para Dani Hernández. No encontraba el equipo de Arrasate la mejor forma de llegar al área rival y se perdían las posesiones con rapidez. La primera media hora fue claramente visitante, mereciendo un marcador favorable, incluso con un zapatazo de Acosta al larguero como nueva gran ocasión. Pero el cuarto de hora final, algo cansados los canarios, estuvo más equilibrado, con buenas combinaciones sorianas, pero sin dar miedo en los metros finales. Un Numancia algo más reconocible, pero lejano del de jornadas anteriores, podía dar gracias por ir aún empatando.

Qué pasó en el vestuario, difícil saberlo, pero el caso es que el Numancia saltó al campo totalmente enchufado. Apretando, con una presión intensa y una mayor capacidad de combinación en el centro del campo y el ataque, los rojillos encerraron al Tenerife en su campo, invirtiendo los papeles de la primera mitad. Pere Milla y Markel lo intentaron sin puntería ni fuerza, respectivamente, pero la mejor ocasión rojilla fue para Guillermo y Pere Milla, consecutivamente. El ilerdense lanzó un contraataque y asistió a Guillermo, que no pudo superar a Dani Hernández, que rechazó el disparo en su salida, cayendo el rechace a pies de Pere Milla, que intentó la vaselina, despejando Aveldaño in extremis. Se cantaba el gol en la grada, que reaccionó espoleando a los suyos. Fruto de esos buenos minutos por fin cayó el gol soriano. Un centro de Marc Mateu desde la izquierda lo remató Nacho desde el punto de penalti de volea con la izquierda, pero fue Aveldaño el que desvió el disparo a las redes de su propia portería. Mantuvo el tipo el Numancia resistiendo la tímida reacción canaria y siguió atacando, con un Diamanka que firmó un gran slalom, con apertura a Nacho, que dio pase de la muerte, remató Guillermo y despejó un defensa a córner, tras cuyo saque Guillermo rozó el segundo gol con un buen cabezazo. También lo tuvo Pere Milla, tras una buena jugada, con pase de la muerte de Pablo Valcarce y remate desviado del mediapunta rojillo con todo a favor. No se rendía el Tenerife y fue Luis Milla el que volvió a poner a prueba a Aitor Fernández, que repitió vuelo, pero esta vez para sacar el balón de la escuadra en otro paradón. Y del casi 1-1, al 2-0, con Carlos Gutiérrez rematando en el segundo palo un córner peinado por Guillermo en el primero. El central canario del Numancia remachaba el partido y al rato evitaba el tanto de Longo lanzándose al suelo. Hasta el final, con clara ventaja, los de ARrasate supieron administrar su renta y volver a ganar en casa para alegría de su afición.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos