Fútbol femenino

La falta de acierto condena a España ante las pequeñas Nadeshiko

  • Jugarán por el tercer puesto el próximo viernes contra Venezuela

Calzado de piel al mejor precio

Hasta 80%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

La efectividad de Japón resultó un obstáculo insalvable para la selección española femenina de fútbol, que este lunes cedió, por 3-0, ante las pequeñas Nadeshiko en las semifinales del Mundial sub-17 que se está disputando en Jordania.

Dos tantos de Hana Takahashi -uno de ellos de penalti- y un gol en propia meta de Lucía Rodríguez condujeron al combinado asiático, el defensor del título, hacia su segunda final consecutiva tras haber apeado, precisamente, a su oponente en la última ronda de la cita mundialista de 2014, celebrada en Costa Rica.

Pronto golpeó el renovado equipo nipón, despojado de la presencia en el 'once' de Riko Ueki -su máxima goleadora, con cuatro dianas- pero con una incisiva Miyu Tomita emergiendo desde el lateral. Fue ella la que asistió a Hana Takahashi en el minuto 14, tras un aviso anterior de Remina Chiba. La delantera del Urawa Red Diamonds se anticipó ante la tímida vigilancia de Berta Pujadas y Natalia Ramos y, con su gol, premió el buen arranque del conjunto dirigido por Naoki Kusunose, intenso sin la pelota y especialmente ambicioso con ella.

Pese a esta temprana desventaja, adquirió mayor aplomo el cuadro español con el discurrir de los minutos y, ya sin complejos ante las vigentes campeonas del mundo, empezaron a reclamar un mayor protagonismo Laia Aleixandri, Silvia Rubio y Paula Fernández. Se sucedieron entonces los remates de Candela Andújar, Claudia Pina y Eva Navarro, las tres jugadoras más ofensivas del 4-3-3 dispuesto por Toña Is ante las pequeñas Nadeshiko. La pérdida de intensidad en la presión nipona facilitó las llegadas y el dominio español, pero unas veces las intervenciones de la portera rival Momoko Tanaka y otras la falta de puntería sostuvieron la renta de la selección japonesa hasta la pausa.

Un inesperado golpe encajó el equipo español, vigente subcampeón mundial y europeo, tras la reanudación. La lateral diestra y capitana, Lucía Rodríguez, no acertó a despejar un balón procedente del flanco opuesto, desde donde irrumpió nuevamente Tomita, y lo introdujo en su propia portería.

El 0-2 confirmó la capacidad del equipo japonés de rentabilizar sus contadas apariciones ante Noelia Ramos, batida nuevamente por Takahashi en el minuto 76. La árbitra canadiense Marie-Soleil Beaudoin castigó con penalti un agarrón de la central Natalia Ramos. La '11' nipona lo aprovechó para festejar su segunda diana. La suya buscó también Nagano con un golpeo lejano que la portera del Granadilla Tenerife, la más destacada del duelo de cuartos de final ante Alemania, desvió a córner.

Incapaz, esta vez, de batir a la guardameta rival, la selección española debe mirar ya a su compromiso de este viernes ante La Vinotinto. La lucha por el bronce, ante Venezuela, será el nuevo desafío de las pupilas de Toña Is. Ese partido ofrecerá al cuadro español la oportunidad de ganar su tercera presea tras el bronce logrado en Trinidad y Tobago en 2010 y la plata con la que hace dos años cerró su participación en la cita mundialista de Costa Rica.

Japón, por su parte, aguarda el cruce con Corea del Norte, un país que se proclamó campeón del mundo en el año 2008, en la edición inaugural del Mundial sub-17 de fútbol femenino.