TERCERA DIVISIÓN

El Memorial UDS se queda en casa

Óskar Martín intenta rematar de cabeza ante la oposición de un jugador del Mérida AD.
Óskar Martín intenta rematar de cabeza ante la oposición de un jugador del Mérida AD. / Laya

Unionistas CF gana en la tanda de penaltis un partido igualado ante un rival potente como el Mérida

Alberto Marcos Gallego
ALBERTO MARCOS GALLEGOSalamanca

Un torneo creado para homenajear a la Unión Deportiva Salamanca que se vuelve a quedar en casa del club que homenajea al extinto club. Y con emoción además. Porque la cuarta edición del Memorial UDS cayó del lado de USCF en la tanda de penaltis. El Mérida de Segunda División B tan sólo pudo empatar con los blanquinegros y el acierto total y completo de los hombres de Astu desde los once metros, con la definitiva pena máxima anotada por Javi Navas, decidió que el trofeo se queda en casa.

Imágenes del partido

El partido, todo sea dicho, por lo menos en su primera mitad, dejó que desear en cuanto a espectáculo se refiere. Sí que mereció la pena verlo por aquello de ser el primer partido de Unionistas en casa y por los detalles de calidad que dejaron varios de los futbolistas del Mérida. Se notó que venían de una categoría superior, con visos incluso de conseguir llegar al fútbol profesional, porque de ciertas conexiones salieron cosas interesantes de ver.

No obstante, después de unos primeros minutos de tanteo el primer acercamiento tardó casi diez minutos en llegar. Fue de los visitantes, con un centro de Julio de Dios que encontró en Juanlu un buen aliado, pero el remate fue mordido y el balón se marchó lejos de la portería de Molina. Fueron buenos minutos los que consiguió enlazar el Mérida, también inmerso en su particular preparación, y ahí se notó la diferencia de categoría. USCF comenzó a dejar ciertas lagunas defensivas que fueron aprovechadas por los extremeños, especialmente por un activo Mustapha que dejó grandes y buenos destellos de clase y facilidad para el desborde desde la banda.

Sin achantarse

Pero Unionistas no se achantó ante la adversidad. Es de sobra sabido, desde su fundación para rendir homenaje a la Unión, que no tiene miedo de encontrarse con contrincantes de superior categoría y por eso con el primer cuarto de hora ya cumplido comenzó a estirarse. Lo hizo gracias a una genial combinación entre Chuchi y Piojo que terminó con el centro de este último y el posterior remate de Cristo al larguero, previo toque en un defensa que desvió el balón.

La balanza se equilibró y ya nadie dominaba sobre el otro. Mientras tanto, entre la igualdad, se podían ver algunas de las notas que pueden repetirse a lo largo de la temporada, una vez que empiece lo serio. Piojo sí que fue en esta ocasión protagonista y lo cierto es que hizo daño con sus internadas por la banda derecha y que trajo loco a Rafa Navarro, que incluso vio una tarjeta. Por otra parte, Chuchi volvió a dar una lección de calidad, haciendo lo que quería con el balón en cada momento, aunque también debería bajar sus pulsaciones en el campo ya que se calienta demasiada fácil y ayer una patada desde el suelo a Mustapha pudo costarle la expulsión. Todo ello, además, mientras desde la grada se escuchaba un cántico al que no le faltaba razón y que decía ‘Unión solo hubo una’

Las órdenes de Astu eran claras, sacar el balón jugado desde atrás siempre que se pudiera. Pocos patadones, más toque y tratar de agradar así al público en el primer y único partido en casa de la pretemporada. Pero una de estas salidas le costó cara a Unionistas en un grave error defensivo. Con los dos centrales abiertos y un pasillo de flores por el centro de la defensa, Esnaider se quedó mano a mano ante Molina y ahí no falló. Se le notaron los genes que lleva en la sangre para hacer el primer gol del partido, ya que es el hijo del mítico Juan Eduardo Esnaider, aquel futbolista del Real Madrid y el Real Zaragoza, entre otros.

Desde ahí hasta el descanso, poco más hubo que rescatar del juego. Apenas hubo nuevos acercamientos a las áreas salvo un lanzamiento de Arroyo que se marchó muy lejos. Los dos hombres que partieron arriba, tanto Carlos de la Nava como Manjón, no tuvieron demasiadas oportunidades de demostrar lo que son capaces de hacer, y el salmantino no entró tanto en juego como sí que lo hizo en Ávila, donde dio una auténtica exhibición.

Los cambios

La cara con la que empezó Unionistas la segunda mitad fue notable. Al igual que ya sucedió en otros partidos como el del Ávila, los cambios no le sentaron bien o, por lo menos, tardaron un tiempo en asentarse sobre el terreno de juego. Tanto es así que el Mérida olió la sangre y aprovechó para apretar con dos acercamientos claros en los primeros minutos, especialmente un lanzamiento de Javi Gómez que a punto estuvo de significar el segundo de los visitantes, o el posterior remate de Álex Bernal.

Pero cuando peor estaba USCF llegó el gol. En una acción que nadie se esperaba, Gallego realizó un desplazamiento largo al más puro estilo Xabi Alonso, Cristo recibió y le tiró un sombrero al lateral para marcharse por línea de fondo y le sirvió el esférico a Óskar, que se anticipó a toda la defensa siendo más listo que ninguno. Fue momento para pruebas, como la de Piojo en el lateral derecho, algo que puede llegar a ser muy útil durante la temporada. Poco antes del final, la más clara de todo el partido. Gallego puso una falta al segundo palo, el Mérida tiró erróneamente el fuera de juego y en el segundo palo apareció Obispo para regalarle el gol a Óskar. Sin embargo este, con todo el tiempo del mundo y un poco más, la echó arriba. Pudo ser la manera de evitar los penaltis, el desenlace ya se sabe.

Fotos

Vídeos