Luis Cuenca cuelga las botas

Luis Cuenca cuelga ayer sus botas de forma simbólica con el Cristo del Otero de fondo.
Luis Cuenca cuelga ayer sus botas de forma simbólica con el Cristo del Otero de fondo. / Marta Moras

El exdefensor morado anuncia su retirada y su llegada al cuerpo técnico del Cristo Atlético

MARCO ALONSOPalencia

Luis Cuenca ya no jugará más al fútbol. La banda derecha de La Balastera ya no sentirá las pisadas de las botas del asturiano, que permanecerán colgadas en su armario y serán sustituidas por unos zapatos con los que pisará ahora el área técnica del banquillo local del estadio palentino, que compartirá junto al entrenador del Cristo, Jonathan Prado, y su segundo, Rubén Gala.

Luis Cuenca llegó a tierras palentinas hace 12 años para jugar en el desparecido CFPalencia procedente del Conquense, y la ciudad le debió gustar mucho, tanto que ahora se considera palentino de adopción y no puede ocultar que su carrera como futbolista tiene a Palencia como piedra angular. Tras una primera etapa en el CFPalencia y un retorno a Asturias para jugar en el Marino de Luanco, Cuenca regresó a Palencia para enfundarse la camiseta morada del Cristo, donde su experiencia ha servido para que los jóvenes del vestuario tuviesen cerca a todo un veterano del fútbol. El asturiano seguirá aportando sus conocimientos a los jugadores, pero ahora desde otra parcela, como ayudante técnico y delegado de equipo.

Luis abandona ahora una importante etapa de su vida y asegura que no ha asimilado aún que los domingos van a ser muy diferentes para él. «Uno no se da cuenta de lo que va a suponer esta decisión hasta que vaya pasando el tiempo. Si te paras a pensarlo fríamente, tienes la sensación de que te va a faltar algo. Aunque sigas practicando deporte, siempre vas a tener ahí ese gusanillo que solo da la competición. Llevo toda la vida jugando y dejarlo me entristece un poco, pero espero que el cambio no sea tan brusco porque voy a seguir en el cuerpo técnico y podré seguir disfrutando del fútbol», apuntó el nuevo ayudante técnico del Danisa Cristo Atlético.

Elegir el momento para abandonar algo que te lleva acompañando toda la vida es complicado, pero Luis ya se ha cansado de prórrogas y ha pitado el final del partido. «Cuando ya tienes una edad, cada verano tienes mente que la retirada es algo posible. Lo he ido posponiendo durante varios años porque las lesiones me habían respetado, pero esta última temporada he jugado menos y ha coincidido una lesión larga que ha afectado a mi trabajo. Ahora no vivo del fútbol y no me puedo permitir estar tres meses de baja por una lesión. Me gusta jugar, pero hay que encontrar un momento para decir adiós y ha llegado ahora», explicó ayer el ya exjugador de fútbol.

Fotos

Vídeos