La Segoviana sube la apuesta

Los jugadores de la Segoviana celebran el tanto conseguido por Anel./Óscar Costa
Los jugadores de la Segoviana celebran el tanto conseguido por Anel. / Óscar Costa
FÚTBOL

Los gimnásticos vencen al Real Madrid Castilla y se sitúan a un solo punto de la salvación

QUIQUE YUSTESegovia

Hace dos semanas, tras la victoria conseguida frente al Sanse, Abraham García aseguró en rueda de prensa que «los feos también ligan», frase con la que trató de explicar que en el fútbol no es necesario jugar siempre bonito para lograr los tres puntos. Aquella tarde el juego práctico planteado por la Gimnástica Segoviana se tradujo en triunfo, fórmula que volvió a ser empleada este domingopara doblegar a un Real Madrid Castilla que pasó con más pena que gloria por un Municipal de La Albuera más apto para guerreros que artistas de brocha fina. Los segovianos, más dispuestos a pelear en el barro, volvieron a ‘ligar’ dos semanas después, llevándose como premio tres puntos que acercan al equipo a los puestos de la salvación.

2 Gimnástica Segoviana

Facundo; Asier Arranz, Javi Marcos, Anel, Álex Ayala, Rubén; Manu, Domingo (Quino min 81); Fernán (Alberto Leira min 83), Dani Calleja (Dani Arribas min 67) y Agus Alonso.

0 Real Madrid Castilla

Luca Zidane; Álex, Manu Hernando, León, Reguilón (Franchu min 46); Jaume (Campuzano min 64), Seoane, Óscar, Mancebo (Arturo min 76), Quezada; Dani Gómez.

goles.
1-0 Anel (min 8) y 2-0 Dani Arribas (min 90)
árbitro.
Sergio Espadasín (gallego). Amonestó a los locales Javi Marcos, Domingo, Dani Arribas y Fernán Ferreiroa y a los visitantes Reguilón, Mancebo y Álex.

Sorprendió Abraham García con el once titular que dispuso. Y no por que introdujese cambios, que se esperaban tras el partido entre semana, sino por el sistema empleado. Tres centrales (Javi Marcos y Álex Ayala como marcadores y Anel de libre), dos carrileros (Asier y Rubén), dos mediocentros (Domingo y Manu) y dos jugadores con libertad entre líneas como Fernán y Dani Calleja para intentar suministrar balones a Agus Alonso. La idea era ser sólidos en defensa, no dejar correr a los atacantes del filial madridista y tratar de aprovechar los duelos que el ariete uruguayo fuese capaz de vencer en el área rival. Una idea que además escondía un as en la manga con el juego aéreo, donde la Gimnástica Segoviana era claramente superior al equipo de Santiago Solari.

Tardaron ocho minutos en demostrarlo. Una falta lateral realizada por Reguilón fue botada al segundo palo por Rubén. Domingo, al igual que en el histórico encuentro frente al Atlético Malagueño, emergió entre todos los defensores visitantes para conectar un cabezazo que fue repelido con una gran intervención por Luca Zidane. Pero Anel, el más listo de la clase, se anticipó al resto para hacer a placer el 1-0 en el electrónico ante la alegría de la afición azulgrana.

Domingo pugna por un balón aéreo con un zaguero visitante.
Domingo pugna por un balón aéreo con un zaguero visitante. / Óscar Costa

El tanto local obligó al filial merengue a dar un paso hacia delante, encontrándose una y otra vez con el muro defensivo planteado por la Segoviana. Pero además de estar sólidos y no tener errores, los gimnásticos encontraron en el estado del terreno de juego un aliado para evitar las asociaciones del Castilla. Con el barro cada vez más presente en la parcela central del campo, los visitantes renunciaron a combinar y abusaron del juego directo, donde los tres centrales segovianos se mostraron impecables. Y cuando había algún balón dividido unos metros por delante, Manu ejercía de escoba, acompañado por un Domingo que realizó un trabajo espectacular durante los ochenta minutos que permaneció en el campo.

Pasaban los minutos y el partido no tenía un dominador claro. El terreno de juego no permitía grandes posesiones, con resbalones constantes como el que casi le cuesta un disgusto a Luca Zidane tras un centro inocente de Rubén. Reguilón y Dani Gómez protagonizaron los primeros acercamientos merengues, pero la Segoviana no sufría, aunque tampoco terminaba de estar cómoda. El cuerpo le pedía tocar y tocar (también Abraham García), pero el terreno de juego les invitaba a buscar el balón largo a la espalda de los centrales del Castilla. Fernán apenas entraba en contacto con el esférico (aunque realizó un gran trabajo defensivo), con Dani Calleja alternando acciones de calidad con malas decisiones con el balón en los pies.

Superada la media hora de juego eran los hombres de Abraham García los que llegaban con más frecuencia a la portería rival, pero sin lograr transformar sus acercamientos en ocasiones concretas. Tras un disparo raso de Seoane que despejó con ciertos apuros Facundo a saque de esquina en la ocasión más clara de los blancos durante la primera mitad, fue la Segoviana la que cerró el primer acto más enchufada, con varias llegadas por banda que terminaron sin remate, salvo un disparo de Fernán que salió desviado.

No le gustaba el partido a Santiago Solari, que dio entrada en la segunda parte a Franchu por el costado izquierdo, retrasando al lateral a Quezada. Lo intentó el jugador argentino, pero se topó con un gran Asier Arranz bien ayudado por Domingo, que continuó en la segunda parte con su exhibición de derroche y fuerza en el centro del campo, tapando cada agujero que el entramado defensivo planteado por Abraham García pudiera sufrir. Por el costado izquierdo, Rubén, muy preciso y participativo en uno de sus mejores encuentros esta temporada, desahogaba la salida de balón de los gimnásticos.

Poco fútbol

No le salían las cosas al Real Madrid Castilla, incapaz de generar por si mismo ocasiones de verdadero peligro. Quezada dio el primer aviso merengue con un disparo que atrapó seguro Facundo a pesar de los extraños que hizo el balón. Un minuto después, y en una jugada aislada, Dani Gómez aprovechó el único balón que pasó entre los centrales gimnásticos para plantarse solo frente a Facundo. Dribló al arquero uruguayo, pero su disparo fue despejado bajo palos por Anel, en otra gran acción del zaguero arevalense.

Agus Alonso controla un balón ante la presión de un jugador del Castilla.
Agus Alonso controla un balón ante la presión de un jugador del Castilla. / Óscar Costa

La ocasión del ‘nueve’ del Castilla fue de las pocas que tuvieron los madridistas de empatar el encuentro. Superada la hora de juego, la Segoviana, sin asumir demasiados riesgos, pasó a controlar el ritmo del partido. Sujetado en el centro del campo por Domingo y Manu, el conjunto gimnástico encontró espacios en las inmediaciones del área rival. Fernán desequilibró con sus conducciones mientras los carrileros, con sus incorporaciones, ayudaban a los locales a tener superioridad en un centro del campo al que renunció Santiago Solari.

Agus Alonso volvió a realizar un trabajo espectacular que a punto estuvo de estar recompensado con un remate de tijera que no encontró portería por poco a centro de Fernán. Respondió el Castilla con un remate de Manu Hernando al lateral de la red en la salida de un córner, pero poco más. La Segoviana controlaba el choque, practicando ese otro fútbol que tantas veces se le demandó hace no muchas semanas y que impidió que los merengues rondasen el empate. Todo lo contrario. Con el centro del campo reforzado con la entrada de Dani Arribas, la Gimnástica Segoviana acabó el partido en el área de Luca Zidane. No hubo tiempo para la angustia. Quino, en el 90, se sacó un disparo que se estrelló contra el larguero. En la continuación de la jugada Rubén realizó un fuerte centro al área pequeña al que no llegó Luca Zidane pero sí Dani Arribas para lograr el 2-0 y confirmar un triunfo que deja a la Segoviana a tan solo un punto de los puestos de la salvación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos