Otra pieza importante en su historia

Asistentes al acto de la Gimnástica Segoviana./Antonio de Torre
Asistentes al acto de la Gimnástica Segoviana. / Antonio de Torre

Integrantes del primer equipo juvenil de la Gimnástica Segoviana se reúnen en un acto del club

Fernando Arconada
FERNANDO ARCONADASegovia

A finales del pasado mes de diciembre, la Gimnástica Segoviana celebró, dentro de los actos de su 90 aniversario en el Palacio de Quintanar, una mesa redonda en la que debatió sobre las barreras entre el fútbol más mercantilizado y los clubes modestos, con el Numancia como ejemplo. A las puertas de una nueva jornada de Liga que llevará al conjunto gimnástico a tierras gallegas para jugar este sábado frente al Real Club Celta de Vigo B, ayer tuvo lugar la segunda. Y más que una mesa redonda, fue una reunión de amigos y una forma de rendir un homenaje al que fue el primer equipo juvenil de la Segoviana (y de eso hace ya más de 50 años), que tuvo como invitados a Bruno Martín Polo (el primer delegado del equipo), José Castrillo Bernal (seleccionador de jugadores) y nombres como los de Juanjo, Eliseo, Miguel, Malaquías, Mariano... Todos ellos parte de la gran familia gimnástica, ejemplos para los más jóvenes. Han pasado ya unos cuantos años, pero el recuerdo sigue vivo. Solo hacía falta una llamada para despertarlo. Este acto estuvo moderado por Antonio García Rivilla, «aunque no necesita moderación, es más un encuentro de amigos», destacó.

Este reconocimiento fue una manera (y uno de los propósitos que se marcó la actual junta directiva) de recuperar la historia del conjunto gimnástico. «Fue una sorpresa; no tenía conocimiento de ello y tirando de la cuerda me encontré con la historia del primer equipo juvenil de la Gimnástica Segoviana», comentó el directivo del equipo Juan José Martín.

Los integrantes de aquel equipo destacaron «la pasión y la ilusión por vestir la camiseta de la Gimnástica Segoviana, por tener unos amigos y compañeros y extraordinarios», añadieron, recordando los orígenes, la semilla de ese equipo que fue creciendo y creciendo. «Años maravillosos», apuntaron.

Pepe Castrillo recordó anécdotas y situaciones que hicieron sonreír a los protagonistas, al recordarlas, y a los más jóvenes, por la situación. Risas compartidas. Lo primero que quiso hacer Castrillo fue acordarse con afecto y cariño de Domingo y Jaime. «No nos olvidamos de ellos» y tuvo palabras de elogio para los componentes de la actual directiva y de su presidente, Agustín Cuenca. No tanto para la Federación de Castilla y León. «No estoy muy de acuerdo con su labor y a ese debate sí que me apunto. Deberían apoyar más al fútbol», dijo.

Recordó también al entrañable Juanito el de la Taurina, «con un torneo que despertó la afición en todos los barrios» y la figura de Bruno Martín Polo, el primer delegado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos