Una lección en forma de derrota

Fernán intenta girar para zafarse de la marca de un defensor del Navalcarnero.
Fernán intenta girar para zafarse de la marca de un defensor del Navalcarnero. / Juan Martín
FÚTBOL

La Gimnástica Segoviana sufre ante el Navalcarnero su primer tropiezo de la pretemporada

QUIQUE YUSTESegovia

Hacía casi un año desde la última vez en la que los aficionados de la Gimnástica Segoviana vieron una derrota de su equipo en el Municipal de la Albuera. En el verano de 2016, el equipo entrenado por Abraham García cayó derrotado en su campo frente al Real Madrid Castilla, el Getafe, el Valladolid B y el Fuenlabrada en cuatro partidos que sirvieron para que los azulgrana aprendieran la filosofía de juego del técnico madrileño, aplicada con grandes resultados durante la temporada regular sin conocer la derrota en su feudo, donde lograron el ascenso a Segunda B el pasado mes de mayo. Este sábado, casi doce meses después, el equipo azulgrana volvió a hincar la rodilla en su casa –aunque sin puntos en juego– frente a un rival que enseñó a los gimnásticos que para vencer no siempre hace falta jugar mejor al fútbol.

0 Gimnástica Segoviana

Facundo; Alfonso, Guille, Anel, Rubén; Juan de la Mata; Asier Arranz, Quino, Ayrton; Ivi. También jugaron: Borja Plaza, Chema, Javi Marcos, Álex Alonso, Manu, Kike, Fernán, Guti, Dani Arribas y Dani Calleja.

1 Atlético Navalcarnero

Olmedo, Stevens, Jesús, Manu, José Antonio; Alonso, Cidoncha; Fran, Gonzalo, Ónega; Edgar. También jugaron: Sergi, Víctor, Joya, Tati, Shafa, Llario y Tabak.

GOL.
0-1 Edgar (min 33).
ÁRBITRO.
Cid Camacho (Castilla y León), asistido en las bandas por Martín Pérez y Holgueras Castellanos. Amonestó al local Anel y a los visitantes Stevens, Joya y Tabak.
INCIDENCIAS.
quinto encuentro de pretemporada de la Gimnástica Segoviana, disputado en el Municipal de La Albuera ante 350 espectadores. En los minutos 25 y 70 el colegiado del choque paró el encuentro para que los jugadores pudieran beber agua junto a los banquillos.

El duelo que enfrentó en la mañana de este sábado (por aquello de habituarse al horario de muchos clubes del grupo 1) a segovianos y navalcarnereños fue un choque de estilos. Por un lado, la habitual intención de ser protagonista con el balón de la Gimnástica Segoviana y por el otro, el juego directo de los amarillos, reacios a combinar en el centro del campo y buscando el poderío aéreo de sus delanteros. No obstante, el equipo entrenado por Abraham García tardó en hacerse con un dominio con el que los visitantes se encontraban más cómodos que los locales. Los azulgrana intentaban tener presencia en el área rival con los continuos intercambios de posición entre sus cuatro jugadores más adelantados, mientras Abraham García pedía al gallego Alberto Leira una mayor participación en la salida de balón.

Tras unos primeros minutos en los que la fórmula más empleada por los segovianos fue el balón largo de Rubén, Ayrton dispuso de la primera gran oportunidad al rematar fuera un dejada de cabeza de Ivi tras un centro desde la derecha de Alfonso. El delantero berciano estuvo más cerca del gol un par de minutos más tarde, pero su disparo a la media vuelta desde el corazón del área se encontró con una acertada respuesta por parte de Olmedo.

Cuando parecía que la Segoviana conseguía darle ritmo al choque, éste se paró para que los jugadores pudieran refrescarse en una mañana en la que se superaron los treinta grados. Tras el parón, el Navalcarnero adelantó sus líneas dificultando aún más la salida de balón de los gimnásticos, que echaban en falta el desequilibrio de jugadores como Dani Calleja, Fernán o Kike en los metros finales del campo.

No terminaba de encontrase cómoda sobre el césped la Segoviana, que encajó el único gol de la mañana pasada la media hora de juego. El Navalcarnero sacó con rapidez una falta lateral en la que Stevens le ganó la partida a Ivi, centrando para que Edgar, en el primer palo, enviase el balón al fondo de las mallas. 0-1 y los madrileños volvieron a retrasar sus líneas, dejando de nuevo la iniciativa a la Gimnástica Segoviana.

Kike intenta un centro durante el partido frente al Navalcarnero. / J. M.

En el tramo final de la primera parte, en el que hubo que lamentar la lesión muscular de Ivi, los azulgrana ofrecieron una mejor versión. Juan de la Mata adquirió protagonismo en la salida de balón, favoreciendo la aparición de Alberto Leira en campo contrario y un mayor contacto de Quino con el esférico. Pero de nuevo las luces se apagaban en los metros finales y tan solo un disparo del centrocampista gallego repelido por Olmedo con las rodillas llevó peligro a la meta madrileña.

Sin ritmo

En la segunda parte, Leira retrasó su posición para ser él quien iniciase el juego de ataque de la Gimnástica Segoviana, que parecía querer meterle una marcha más al encuentro. Quino dispuso de la ocasión más clara de los azulgrana al enviar al palo, previo toque de un defensor, un balón servido desde la izquierda por Ayrton.

Cumplida la hora de juego Abraham García dio entrada a ocho nuevos futbolistas sobre el césped. Fernán no tardó en ofrecerse en todas las parcelas del campo creando dudas en la zaga amarilla, bastante cómoda durante toda la mañana en La Albuera. La verticalidad del jugador gallego, unida a la mayor profundidad en los laterales de Borja Plaza y sobre todo Álex Alonso, amenazó con poner el partido de cara para los intereses gimnásticos, pero de nuevo el parón para refrescarse llegó en el peor momento para los azulgrana.

Los locales no lograban darle ritmo al choque y los visitantes, a pesar de ser un partido de pretemporada, colaboraron para la causa con constantes interrupciones. Edgar dispuso del 0-2 al estrellar contra Facundo un mano a mano en el que Álex Alonso y Javi Marcos se jugaron el penalti, mientras que Kike disparó demasiado centrado en una de las últimas aproximaciones de los segovianos. También lo intentó Dani Calleja con un lanzamiento lejano que se marchó rozando el palo, pero el marcador no se movió y la Gimnástica Segoviana sufrió su primer traspié de la pretemporada. Una derrota de la que se puede –y se debe aprender– que en Segunda B cada detalle cuenta.

Fotos

Vídeos