SEGUNDA B

Jordi Fabregat estará obligado a tirar de la cantera

Jordi Fabregat maneja el balón durante un entrenamiento.
Jordi Fabregat maneja el balón durante un entrenamiento. / EFE

El entrenador del CD Guijuelo necesitará a los jóvenes para los entrenamientos y partidos estivales

DAMIÁN MARTIN / WORDGUIJUELO

El inicio de la pretemporada es tiempo de esperanzas, de ilusiones, de sueños que en algunos casos se irán diluyendo con el paso de las semanas. Ahora es momento de acordarse de la cantera para completar los entrenamientos del primer equipo y los clubes acaban llamando a un importante grupo de jugadores que, verano tras verano, acaban viendo como es ahora y solo ahora cuanto se les tiene en cuenta.

De aquí a unas pocas semanas los clubes se olvidarán de ellos y no les tendrán en cuenta ni para completar alguna convocatoria de esas que no tienen efectivos suficientes como para cerrar adecuadamente. En algunos momentos las dejarán sin completar o lo harán con jugadores lesionados, que de todo se ha visto.

Pues bien, estamos en pretemporada y como todos los años, cuando comiencen los entrenamientos el cuerpo técnico del primer equipo acabará reclamando un grupo de jugadores del filial o del juvenil, que les permita trabajar con un número mínimo tanto en las sesiones de entrenamiento, como en los partidos de pretemporada. Circunstancia que también, como cada año, por supuesto, afectará al Guijuelo. Al comienzo de la próxima semana el conjunto guijuelense comenzará a planificar las primeras citas del nuevo proyecto. Los técnicos se reunirán y acabarán reclamando jugadores de la cantera, donde se cuenta con varias opciones para echar una mano en estos días. Claro que desde ya habrá que apelar a la sensibilidad, la comprensión y el entendimiento de los técnicos, para que esa relación no se quede aquí y durante el año continúen contando con la cantera para cubrir esas necesidades, que todos los años aparecen.

Entre los jugadores que pueden tener un sitio en la pretemporada están la perla de la cantera guijuelense, Mario Gómez, un medio centro al que, ahora que pasa al filial o comienzan a contar con él o acabará perdiéndose, futbolísticamente hablando, como tantos y tanto otros. En la lista de los posibles ‘echadores de manos’ se podrían incorporar, entre otros muchos, a Sete o a Jonathan, sin olvidarnos de los porteros del filial Maku, muy a tener en cuenta o Carlos. Por su parte, en el juvenil pueden dar el nivel requerido jugadores como el medio centro Alex o el jugador de banda, Bucarito, del mismo modo que los porteros Cetu y Nene, que ya participó el pasado año con el primer equipo. A todos los jugadores citados se les podría unir otro buen número de ellos, puesto que todo dependerá de las necesidades que presente el primer equipo, atendiendo a las piezas que le puedan ir faltando a la hora de cerrar el trabajo.

Por eso desde la base se tratará de ajustar las necesidades del equipo a las de los jugadores de cantera, que en muchos casos tienen dificultades para compaginar su agenda estival y en otros todo lo contrario, ya que ahora las vacaciones lectivas o laborales pueden ayudar a tomar parte en los entrenamientos, sean a la hora que sean. Algo que durante el año se complica puesto que el Guijuelo entrena por las mañanas, lo que no favorece, en nada, este tipo de situaciones en las que el trabajo o los estudios no permiten tomar parte en las sesiones matinales, lo que a su vez entorpece la integración de estos jugadores en la dinámica de la plantilla.

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos