La historia vuelve a repetirse

Dani Calleja intenta marcharse de hasta tres jugadores rivales.
Dani Calleja intenta marcharse de hasta tres jugadores rivales. / Antonio de Torre
FÚTBOL

La Gimnástica Segoviana sufre frente al Cerceda su tercera derrota tras pecar de falta de contundencia en ambas áreas

QUIQUE YUSTESegovia

Quién le iba a decir al aficionado azulgrana que el encuentro de ayer frente al Cerceda se iba a convertir en una pesadilla para la Gimnástica Segoviana... No había nada que hiciera presagiar un triste final para los segovianos durante los primeros veinte minutos, en los que el equipo de Abraham García jugó a placer con opciones de dejar encarrilado el choque. Pero no lo hizo, y con su falta de contundencia en las dos áreas permitió que los gallegos se llevaran los tres puntos sin ofrecer mucho en ataque pero sabiendo competir en cada situación que deparaba el partido.

A diferencia de anteriores encuentros, la Gimnástica Segoviana salió al campo con las ideas claras y con la lección bien aprendida. Frente a un rival que se plantó sobre el césped de La Albuera con un esquema con tres centrales, Abraham García apostó por la velocidad de Kike en punta y por la movilidad de Calleja, Asier, Fernán y Alberto Leira en la línea de mediapuntas. Una medida que ya en el minuto 3 dejó la primera ocasión en una de las muchas diagonales que ofreció Dani Calleja, al que Asier encontró con un pase milimétrico que el de Íscar no supo aprovechar, desviando el meta Magu el balón a saque de esquina con su bota izquierda.

1 Gimnástica Segoviana

Facundo; Guille, Chema, Javi Marcos, Rubén; Manu, Alberto Leira (Quino min 58); Asier (Ayrton min 42), Fernán, Dani Calleja; Kike (Dani Arribas min 68).

2 CCD Cerceda

Magu; Axel, Uxío, Claudio, David Soto, Tiago Portu; Armando, Hugo Rama (Quique min 70); Dani Ponce (Carlos min 72), Luariz, Pedrosa (Álvaro Martín min 83).

goles.
1-0 Asier (min 8), 1-1 Luariz (1-1) y 1-2 Javi Marcos p.p. (min 62).
árbitro.
Antonio Sánchez Sánchez (Extremadura). Amonestó al local Chema y a los visitantes Luariz, David Soto, Pedrosa, Claudio y Carlos.

Fue la primera gran ocasión de un partido controlado en sus primeros compases por los azulgrana. Con el Cerceda replegado en su propio terreno de juego, no tenían muchos problemas para combinar los gimnásticos en tres cuartos de campo, donde su superioridad era manifiesta con continuos movimientos por el centro de sus medios, que dejaban las bandas libres para la subida de los laterales, donde Rubén y sobre todo Guille amenazaban con llegar a línea de fondo.

La facilidad para llegar a las inmediaciones del área rival era pasmosa y el tanto tan solo parecía cuestión de tiempo. Llegó en el minuto 8, cuando Fernán recuperó un balón en campo rival y enfiló con verticalidad la portería contraria. Se fue zafando de los rivales, quienes ni con agarrones pudieron parar al gallego. Sirvió el balón a la derecha donde Guille emergió con fuerza para disparar y encontrarse de nuevo con la respuesta de Magu. Pero su rechace quedó muerto en el corazón del área siendo recogido por Asier para hacer el primer gol de la tarde.

Estuvo muy activo el de Campo de Cuéllar durante los primeros minutos, filtrando varios balones en profundidad que a punto estuvieron de dejar solos a sus compañeros frente al meta rival. También con un disparo desde la frontal, tras una jugada embarullada, que llegó a rozar el poste derecho de la portería gallega. Cada aproximación llevaba peligro y el partido parecía en el bolsillo. El 2-0 estaba en la mente de muchos aficionados, sobre todo cuando Magu sacó sobre la misma línea de gol un rechace de un defensor visitante tras un saque de esquina botado por los gimnásticos.

Guille y Asier, los dos mejores de la Gimnástica Segoviana frente al Cerceda, durante una acción a balón parado. / Antonio de Torre

Con el Cerceda a punto de besar la lona, la Segoviana no supo noquearlo. Y lo pagó caro. Tito Ramallo cambió su esquema y pasó a una línea de cuatro en defensa que cerró los espacios entre líneas por los que tanto peligro estaba causando el equipo de Abraham García. No lo leyeron bien los gimnásticos, que se diluyeron como un azucarillo en un café. Fernán, Calleja y Asier –que acabó siendo sustituido en la primera parte por un esguince de tobillo– dejaron de recibir balones. El espacio entre Manu y la delantera del equipo era abismal, sin que Alberto Leira sirviese como enlace como en el encuentro de Copa del Rey frente al Pontevedra.

La falta de posesión de la Gimnástica Segoviana ocasionó otro todavía mayor. Y es que el verdadero quebradero de cabeza de los azulgrana fue su línea defensiva. Luariz comenzó a inquietar tanto a Javi Marcos como a Chema, incapaces de sostener al fuerte delantero gallego. Venció el visitante casi todos sus duelos, tanto a la hora de aguantar el balón para la llegada de jugadores desde la segunda línea, como a la hora de correr a la espalda de sus marcadores. El ‘nueve’ del Cerceda no perdonó en su primera oportunidad, y tras un fallo en cadena de la zaga, batió a Facundo por el palo corto.

No reaccionó al tanto local la Gimnástica, que deseó que llegase un descanso en cuyos instantes previos pudieron llegar goles en ambas porterías, tras una contra que Kike finalizó por alto y con un remate a bocajarro que Facundo detuvo a Pedrosa.

Segunda parte

En la reanudación volvió a salir bien el equipo local. Ayrton, en el primer minuto, remató fuera por poco un falta botada por Dani Calleja desde el centro del campo. El berciano la volvió a tener cinco minutos más tarde tras una buena acción de Fernán por banda izquierda, pero su remate salió a las manos del meta rival. Las dos ocasiones le dieron confianza en ataque al equipo azulgrana, liderado por un Fernán al que le faltó elegir bien en determinas acciones. Pero la mejoría que los locales mostraron con el balón no llegó a la hora de defender, donde las dudas y el nerviosismo siguieron tran presentes como en el primer tiempo.

Facundo bloca un balón tras un acercamiento del conjunto gallego. / Antonio de Torre

Con Quino ya sobre el césped para intentar darle mayor fluidez a la salida de balón, llegó el mazazo a la moral segoviana con el tanto del Cerceda. Dani Ponce volvió a superar por velocidad a la defensa gimnástica, estrellando su disparo contra Facundo. Pero la mala suerte se cebó con la Segoviana, ya que el rechace del meta uruguayo rebotó en Javi Marcos antes de entrar en la portería azulgrana. Con 1-2 en el electrónico y con murmullos en la grada cada vez que el balón rondaba las inmediaciones del área de Facundo, la Segoviana se lanzó a por el empate, ayudada por un Cerceda que replegó y metio a sus once futbolistas en su propio campo, aunque sin renunciar a salir al contragolpe.

Lo intentó con más corazón que fútbol el conjunto dirigido por Abraham García. Aún así, disfrutaron de unas cuentas ocasiones para lograr el tanto de la igualada. Guille, el mejor de los segovianos durante la tarde de ayer, estuvo cerca en varias ocasiones. Primero con un disparo con su zurda desde la frontal que se marchó rozando el palo derecho de Magu y después con un remate al segundo palo que no encontró portería con todo a favor. Le faltaba chispa a la Gimnástica Segoviana –el esfuerzo del equipo en las últimas semanas es alto con su participación en Copa del Rey–, pero aún así acabó el choque en área rival. Manu dispuso de la última con una volea con la pierna izquierda que tuvo el mismo resultado que las acometidas anteriores.

Fotos

Vídeos