Cruel final de la buena racha azulgrana

Quino intenta recuperar el esférico durante el encuentro disputado en Navalcarnero./Antonio de Torre
Quino intenta recuperar el esférico durante el encuentro disputado en Navalcarnero. / Antonio de Torre
FÚTBOL

La Gimnástica Segoviana cae frente al Navalcarnero en un polémico encuentro con un gol de penalti en el minuto 95

QUIQUE YUSTENavalcarnero (Madrid)

Llevaba casi dos meses sin probar el sabor amargo de la derrota. Una racha de ocho jornadas sin perder que tocó a su fin en Navalcarnero en una tarde que comenzó bien y que terminó en pesadilla, con un tanto de Sergio Molina de penalti en el minuto 95. Un duro golpe para una Gimnástica Segoviana que compitió con solvencia durante los primeros cuarenta y cinco minutos y que supo sufrir durante la segunda parte a pesar de contar con un jugador menos por la expulsión de Dani Calleja. La actuación del colegiado, discutible cuanto menos, fue determinante en un choque en el que la Segoviana acabó con ocho amarillas sin haber dado una mala patada.

2 CDA Navalcarnero

Isma Gil; Carlos (Fran Santano min 84), Manu, Álex González, Sergi; Barbosa, Cidoncha (Llario min 80), Sergio Molina, Ónega; Joaquín y Edgar.

1 Gimnástica Segoviana

Pablo; Borja Plaza, Javi Marcos, Anel, Álonso; Kike (Fernán min 75), Alberto Leira, Quino (Guille min 84), Dani Calleja; Dani Arribas (Asier min 73)y Ayrton.

goles.
0-1 Alberto Leira (min 42), 1-1 Manu (min 46) y 2-1 Ónega (min 95).
árbitro.
Pablo Sureda (Baleares). Amonestó al local Cidoncha y a los visistantes Borja Plaza, Javi Marcos, Anel, Quino, Kike y Ayrton. Expulsó por doble amarilla al visitante Dani Calleja.
incidencias.
partido disputado en el estadio municipal Mariano González de Navalcarnero ante cerca de un millar de espectadores. Durante el transcurso del choque hubo incidentes entre el banquillo y la afición local con los seguidores visitantes.

De entrada Abraham García apostó por ‘copiar’ la formación de sus rivales. Un 4-4-2 con Quino y Alberto Leira en el doble pivote ante la ausencia de Manu, con Ayrton y Dani Arribas ejerciendo como puntas en un once titular en el que llamó la atención la ausencia de Fernán Ferreiroa. Desde el primer minuto, el Navalcarnero demostró sus intenciones. Fuertes al choque, intensos en los balones divididos y poderosos en el juego aéreo, no tardaron ni un minuto en colgar el primer balón al área de los visitantes y forzar el primer saque de esquina, solventado con acierto por la zaga segoviana. Pasado el minuto 5, los gimnásticos comenzaron a encontrar su sitio en el encuentro. Calleja centró su posición para echar una mano a sus compañeros del medio campo, con Kike y Borja Plaza buscando dar profundidad al ataque por banda derecha y con Ayrton y Arribas esperando un posible remate en el área.

Kike y Dani Calleja dieron los primeros avisos de los visitantes con un disparo desde la frontal y una internada por banda izquierda que no encontraron portería. El de Íscar lo volvió a intentar a balón parado con una falta que Isma Gil despejó con acierto cuando el balón buscaba las redes. La Segoviana dominaba aunque sin mucha claridad, mientras los madrileños lo intentaban con balones largos o al contragolpe, como el que culminó Edgar con un cabezazo ante el que respondió Pablo con una gran estirada.

A la media hora de juego el Navalcarnero logró sacudirse el dominio segoviano embarullando el partido. Las faltas y los constantes parones cortaron el ritmo a los visitantes, quienes tras un cabezazo de Anel que salió a las manos de Isma Gil dejaron de visitar al área local. Los madrileños adelantaron sus líneas y buscaron con más insistencia la meta de Pablo, con Joaquín como principal referencia ofensiva. El ariete rojiblanco, a cinco para el descanso, le ganó la partida a Javi Marcos, disparando desviado a la media vuelta en la ocasión más clara de los madrileños en la primera parte.

La Segoviana no terminaba de estar cómoda. Sus jugadores de ataque intervenían poco en el juego y apenas conseguían hilvanar jugadas de asociación en contrario. Parecía que el descanso era firmado por ambos conjuntos, pero Dani Calleja le sacó a Sergio González una falta que Alberto Leira se encargó de enviar entre los tres palos. Magnífico golpeo el del jugador gallego, quien redondeó su gran primera parte ajustando el esférico a escasos centímetros del poste derecho sin que Isma Gil pudiera hacer nada. 0-1 al electrónico y camino a los vestuarios para una segunda parte llena de infortunios para los visitantes.

Ayrton protege el balón ante un jugador del Navalcarnero.
Ayrton protege el balón ante un jugador del Navalcarnero. / Antonio de Torre

No entró con buen pie el equipo de Abraham García al segundo periodo. A los treinta segundos, Barbosa se quedó solo frente a Pablo, obligando al navero a despejar el balón a saque de esquina con una gran intervención. El córner para los locales terminó nuevamente en la esquina a pesar de las protestas de los segovianos, quienes aseguran que fue un jugador madrileño el último en tocar el balón. En la segunda opción el Navalcarnero no perdonó y Manu, completamente solo en el punto de penalti, remató al fondo de las mallas el esférico poniendo la igualada en el electrónico. Pero la jugada trajo consigo un doble castigo para los visitantes, que se quedaron con un futbolista menos al ver Dani Calleja su segunda amarilla por protestar la jugada que dio origen al gol local.

Cambio de plan

El doble golpe directo al mentón noqueó a los azulgrana. La situación cambió drásticamente en menos de un minuto y el plan del partido de los visitantes también. Tocaba arremangarse y sufrir para aguantar el empate ante las acometidas del Navalcarnero, repleto de confianza tras el tanto del empate y empujado por una afición que protagonizó algún intercambio de pareceres con los más de 150 seguidores segovianos desplazados hasta la localidad madrileña, con intervención de la Guardia Civil incluida.

Con dos líneas de cuatro muy juntas y con Ayrton como único hombre en punta la Segoviana trató de sobrevivir. Quedaba un mundo por delante y las ocasiones del Navalcarnero fueron llegando con Fernán calentando en la banda. Ónega, Barbosa y Álex González protagonizaron los acercamientos de más peligro del conjunto madrileño frente a una Segoviana concentrada únicamente en defender. Apenas pasó el conjunto de Abraham García del medio campo hasta el minuto 75, momento en el que Asier, que acababa de entrar al terreno de juego, lo intentó con un disparo lejano sin consecuencias.

Con Fernán ya sobre el verde y con los azulgrana cargados de tarjetas amarillas por un colegiado que ante la duda siempre señaló la misma dirección, la Segoviana se dispuso a resistir la última intentona de los locales. Fernán protagonizó antes una jugada maradoniana que concluyó con Asier buscando la escuadra, pero el partido se jugaba en las inmediaciones del área visitante. Lo intentaba una y otra vez el Navalcarnero, que encontró premio a su insistencia con un penalti cometido por Javi Marcos cuando los cuatro minutos de prolongación amenazaban con cumplirse. Ónega, desde el punto de penalti, engañó a Pablo. El árbitro lo mandó repetir, quizás con cargo de conciencia por su casera actuación, pero el local no se puso nervioso y volvió a superar al meta gimnástico para hacer el gol de una polémica victoria del Navalcarnero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos