Con una buena tarjeta de presentación

Domingo, en un partido con la Segoviana./Antonio Tanarro
Domingo, en un partido con la Segoviana. / Antonio Tanarro

La Segoviana, que lleva cinco jornadas consecutivas sin perder, recibe a una Ponferradina que llega a Segovia reforzada en su estado anímico tras los últimos resultados

FERNANDO ARCONADASegovia

Llega la SD Ponferradina cargada de moral. Fue capaz de hincar el diente a un Primera División (el Villarreal) y viene de sumar tres puntos que son todo un camión de bombonas de oxígeno. Pero también la Segoviana tiene una buena tarjeta de presentación. Son ya cinco jornadas consecutivas las que lleva sin perder, «que no es fácil en esta competición ni en este grupo de tanta igualdad», comentó el técnico Abraham García.

Los dos equipos ya se vieron las caras en la Copa del Rey en La Albuera, una referencia válida para Abraham García «porque los que llevamos ya muchos años o bien enfrentándonos a este entrenador o conociendo su trayectoria y su forma de trabajar, ya sabemos que es un entrenador de proyecto, que tiene una idea muy definida de lo que son sus equipos y por tanto tienen los mecanismos cogidos», analizó García.

Pero el técnico de la Segoviana confía en su equipo. «En el nivel en el que estamos jugamos de tú a tú a todos, estamos de lleno en la competición, sin ningún tipo de complejos y sabiendo que en casa nos tenemos que mirar a nosotros; será un partido bonito. Creo que en aquel partido de Copa jugamos bien, fuimos superiores en el conjunto pero... esto es fútbol. Hay que hacer las cosas muy bien para poder ganar los partidos, pero también nos sirvió de experiencia y aprendizaje», comentó el técnico.

En una semana atípica, el técnico ve muy bien a sus jugadores. «Supongo que con muchas ganas de jugar y saber que va a ser un día precioso para conseguir la primera victoria». Del resto de jugadores, Facundo ya está mejor y en principio la plantilla no ha sufrido ningún contratiempo. Y eso es del agrado de Abraham García «porque juntos somos más fuertes». Eso lo tiene muy claro.

Las ausencias que pueda presentar el equipo pueden abrir las puertas de la titularidad a Domingo, «aunque eso es algo que decidirá el míster. Ganas tengo, es verdad». No acabó bien de su lesión, aunque lleva ya dos semanas en las que apenas hay dolor y entrena con el grupo con normalidad, esperando tener minutos.

Como ganas tiene también de conseguir la primera victoria en La Albuera. «Tenemos que hacer todo lo posible». Domingo se imagina un partido bastante parecido al de Copa. «No es una revancha, pero les tenemos muchas ganas y creo que va a ser nuestra victoria; estoy seguro de ello». No quiso polemizar sobre las expulsiones del pasado fin de semana. «A mí no me parece ninguna, pero el árbitro tomó esas decisiones y tenemos que aceptarlo».

Fotos

Vídeos