El Deportivo Palencia asalta El Toralín

Héctor Sánchez intenta hacerse con un balón.
Héctor Sánchez intenta hacerse con un balón. / Fotos LOF
  • Los morados ganan y vuelven a sumar de tres en tres tras varias jornadas con malos resultados

En río revuelto, ganancia de pescadores. El Deportivo Palencia logró el triunfo en El Toralín en un horrendo partido del equipo local.

El 0-2 final provocó la dimisión de Pedro Munitis y Gustavo Colsa como entrenadores del equipo blanquiazul. La Ponferradina cayó en todos los errores de la presente temporada y sin hacer demasiado esfuerzo, el cuadro visitante se llevó un triunfo más que merecido, que sin embargo no le saca de la zona de descenso al haber ganado también sus principales rivales directos.

Munitis colocó en el campo una especie de 4-5-1 con jugadores en posiciones difusas, metiendo a muchos efectivos por el centro y dejando las bandas para la llegada de los laterales, especialmente la derecha para Adán Gurdiel, novedad en el once, igual que la de Javi García, lo que supuso que hubiera dos bercianos en el campo.

El equipo local llegó poco por los costados y cuando lo hizo fue sin claridad. Hubo demasiados centros frontales y la zaga morada tuvo muy fácil la defensa de esas jugadas. El mayor peligro creado por la Deportiva Ponferradina fueron algunos centros que merodearon el área pequeña palentina, pero sin que nadie llegase al remate. Algunos futbolistas ofrecieron la peor versión de sí mismos. Mientras, el conjunto de Miguel Zurro, que tuvo que ver el partido en la grada al no tener la ficha para sentarse en el banquillo, se adelantó en su primera aproximación. Fue un córner que remató demasiado solo Acoidán en el segundo palo para hacer el 0-1.

Superado el primer cuarto de hora de juego, los nervios empezaron a apoderarse del conjunto local. Y Chavero, el mejor jugador del equipo durante la presente campaña, se auto expulsaba poco después al revolverse y soltar un manotazo al propio Acoidán tras recriminarle éste que se había tirado al suelo en una acción en la que el deportivista solicitó penalti. El juez de línea estaba enfrente y vio la sucesión de los hechos. En esa acción el cuadro morado se quejó de que el árbitro parase el juego y no dejase terminarla, pues acabó haciendo gol. Pero al recibir el aviso de su ayudante de que había que expulsar a Chavero, todo lo demás quedó anulado. Aun con diez, el balón siguió siendo blanquiazul, pero siempre en zonas de escaso o nulo peligro, con transiciones lentas, sin desmarques ni ideas. La zaga castellana no sufría. Pallarés estuvo muy solo arriba, no le llegó el balón y además resbaló en un buen número de ocasiones.

El 0-2 pudo llegar mediado el primer acto. Contragolpe de Xavi Moré por la derecha, centro al segundo palo y dejada de Guillem a Diego Torres (novedad en el equipo inicial), que estando solo enviaba alto. Tres remates flojos y no limpios protagonizaron el cuadro berciano en el entorno de la media hora. Así se llegaba al descanso.

En el segundo tiempo siguieron las cosas igual. La formación ponferradina dominaba, jugaba en campo palentino, pero era todo ficticio. La única ocasión clara la tuvo Adán Gurdiel en una incursión por el costado derecho del área y tiro con la zurda que sacó Alejandro cuando se colaba junto a la base del palo.

El Deportivo encontró huecos para salir al contraataque. La entrada al campo de Yuri, Pastrana y Héctor Figueroa no aportó demasiado. Además, a la media hora Moré rozaba el gol en una vaselina en una salida de Moldován que salvaba Núñez. El defensa blanquiazul era expulsado instantes después al ver la segunda tarjeta amarilla. El 0-2 de falta de Chuchi provocó las iras de la afición: unos se fueron, otros pidieron la marcha de Munitis, otros solicitaron la dimisión de los rectores del club, unos sacaron pañuelos, algunos se quedaron callados y resignados y otros cargaron contra los jugadores diciendo «esta camiseta no os la merecéis».

La Deportiva Ponferradina siguió teniendo el balón con nueve futbolistas. El árbitro cortó una acción ventajosa del equipo berciano en el área en los minutos finales pitando una falta previa. Y con un tiro de falta de Ríos Reina que sacó el cancerbero Alejandro se acabaron las acciones del duelo.

En resumen, debut soñado para Miguel Zurro, que gana el primer partido como nuevo técnico morado. Ahora llega la segunda de las nueve finales, el partido ante la Cultural Leonesa el próximo domingo.