fotogalería

Garmendia pugna por la posesión del esférico ante el Burgos, en La Balastera. / ANTONIO QUINTERO

El Deportivo Palencia firma un insuficiente empate con el Burgos

  • Los de Óscar de Paula crearon ocasiones ante el Burgos pero no culminaron ninguna, sumando un insuficiente punto

Tic tac, tic tac. El paso del tiempo resuena en el Deportivo Palencia como una losa. Las jornadas van pasando y los puntos van saltándose la casilla del club morado. Esta jornada, los de De Paula han sumado un punto, insuficiente para lograr salir de los puestos de descenso. La asignatura pendiente sigue siendo el gol, porque sin este no hay victoria posible. Ayer, ante el Burgos, hubo ocasiones pero no goles y el tic tac sigue sonando. Los palentinos se encuentran en la decimoctava posición y tienen 21 puntos en su haber, por lo que ahora mismo se encuentran a seis puntos de la salvación. Cierto es que tienen un partido menos y que una victoria ante el Ferrol les acercaría al objetivo de la temporada. Pero, lo dicho, para eso hay que marcar tantos.

El Deportivo Palencia salió al césped de La Balastera sin prisa, sabiendo que disponía de noventa minutos para realizar buen juego, crear ocasiones y lograr el gol. Pero, ante los locales, ni más ni menos que el Burgos, un equipo que, según el técnico deportivista, podría estar en los puestos de ‘play off’ y que aspira en cada partido a estar un poco más arriba en la tabla.

Los burgaleses, que tampoco estaban en Palencia de turismo, ya avisaban en el segundo minuto de juego de su peligro, con un tiro de Jorge Fernández directamente fuera. La mejor oportunidad del conjunto de Óscar de Paula de todo el partido llegó muy pronto, en el minuto 7, cuando Asier disparaba desde fuera del área y, aprovechando que el portero estaba tapado por varios jugadores, estrellaba el balón contra el larguero.

Los centrales palentinos se mostraron muy seguros durante todo el encuentro y dotaron de mucha consistencia a la parte de atrás del conjunto morado. Los minutos iban pasando sin que ningún gol subiese al marcador. Es verdad que los palentinos tenían más posesión del balón que peligro en el área contraria, salvo muy contadas ocasiones.

Un incesante Xavi Moré subía el balón por la banda una y otra vez, pero sus centros pocas veces encontraban un rematador que crease peligro, en el estreno de Guillem Martí con el equipo.

La jugada más peligrosa del Burgos, en esta primera mitad, llegó en el minuto 38, cuando Fito Miranda saltó por encima de sus rivales y remató de cabeza. Alejandro tuvo que esmerarse para parar el lanzamiento y mantener su portería a cero. Gallardo disfrutó de una oportunidad en los minutos finales, pero el balón terminó saliendo fuera. Terminaba la primera parte con la sensación de haber sido los dominadores del encuentro pero sin recompensa en el marcador.

El paso por los vestuarios no favoreció a los palentinos, que perdieron el dominio del partido en gran parte de la segunda mitad. El Burgos salió presionando más y creando más ocasiones de claro peligro. Antón centró al área de Alejandro y Miranda remató directamente fuera. El peligro estaba cada vez más cerca. Por su parte, el Deportivo tuvo una clara ocasión que surgió de un error rival. El portero pasó el balón a Xavi More al borde del área, pero el lateral desperdició la oportunidad disparando contra la defensa. Un minuto más tarde, era Ibon, uno de los mejores del encuentro, el que abría el juego hacia el propio Moré, que pasaba raso el balón a Martí, rematando este último directamente fuera. El conjunto morado volvía a meterse de lleno en el partido, en la lucha por los tres puntos.

Óscar de Paula buscaba en el banquillo el revulsivo necesario para lograr la victoria. Quemaba sus cartuchos metiendo a Adri, que debutaba ayer en La Balastera, y a Navas, apostando por la velocidad de los dos jóvenes futbolistas. Y sí, llegó el juego más rápido y agresivo pero no los goles. A menos de diez minutos para la conclusión del encuentro, el Burgos tuvo una gran oportunidad dentro del área de Alejandro, pero Chevi y Adrián se chocaron entre ellos sin que ninguno llegase a disparar el balón. Ya en el descuento, una falta del Burgos creó mucho peligro cerca de la portería deportivista, que al final casi esperó que el cronómetro del árbitro dejase de hacer tic tac.