El Norte de Castilla

grupo i segunda b

La era Fabregat en el Guijuelo se estrena en Merkatondoa

Fabregat, en el centro, durante un entrenamiento con el CD Guijuelo esta semana.
Fabregat, en el centro, durante un entrenamiento con el CD Guijuelo esta semana. / CDG
  • Después de nueve jornadas en las que sólo ha sumado 6 puntos de 27 posibles el equipo chacinero necesita ganar para no caer a los puestos de descenso

Hasta ahora las dudas en el Guijuelo asaltaban todos los fines de semana en el previo y posteriormente en el propio partido. Algo que ha sido una constante a lo largo de la temporada. Pero en esta decimo quinta jornada las incertidumbres no se deben a indecisiones, a cambios de parecer de última hora o a probaturas propias de la falta de soluciones, no, en esta ocasión se deben al comienzo de una nueva etapa, la era Fabregat. Un tiempo que ha comenzado esta semana con la renovación en el banquillo guijuelense y que este fin de semana contará con la primera prueba de fuego, el partido que enfrentará al Guijuelo y al Izarra en tierras navarras, en Estella.

Esta semana todo son incógnitas, puesto que en Guijuelo aún no se conocen las fórmulas de Jordi Fabregat. Aunque por otra parte, atendiendo a las primeras palabras planteadas por el entrenador, cuando afirmó que «en tres días apenas da tiempo y yo no quiero confundir a los jugadores. Yo les vengo a proponer algo que puedan hacer; asequible, entendible y que sea eficaz. Yo vengo a integrarme, a adaptarme y a buscar los tres puntos», no sé porque me da que va a salir al campo con los mejores, colocados cada uno en su sitio y con una disposición para crear, pero dominando los tiempos del partido, utilizando los recursos necesarios en cada una de las situaciones que se planteen en el directo.

Es decir, haciendo lo que se supone que un entrenador tiene que hacer siempre, pero que casi nunca ha sucedido que en lo que va de temporada en el Guijuelo. Pero habrá que dar tiempo al tiempo y de momento habrá que ver lo que pase en Merkatondoa ante el Izarra, sin duda un campo difícil y un rival muy complicado ante el que el Guijuelo tendrá que hacer buena la máxima de uno de mis maestros, Manolo Torres, que decía que «si vales para trabajar el día de la Fiesta, vales para trabajar todos los días». De este modo, aunque sin ser definitivo, se podrá ver cómo va a evolucionar el equipo tras este difícil situación, ante este punto de inflexión para el Guijuelo.

Las bajas para hoy

Para este partido Fabregat no podrá contar con: Ayub, Granell y Maiki por lesión, Aitor Aspas se pierde el partido por sanción y tampoco estará Álvaro después de una semana en la que una sobrecarga no le ha permitido trabajar con normalidad. Por cierto para este partido y tras el adiós del segundo entrenador y del preparador físico, Fabregat viaja acompañado por Asier Rey, entrenador de porteros y por Miguel Ángel Gonzalo García, preparador físico de la cantera del club, que en estos momentos participa de la actividad del cadete, además de entrenar al Benjamín A.

En relación con este tema, el club, en estos momentos, negocia la contratación de una persona de confianza de Fabregat que, a priori, hará las veces de segundo entrenador y de preparador físico, pero que si nada cambia no estará para el partido del domingo. Por su parte el Izarra recupera a Polaco y a Briñol, tras cumplir sanción y pierde a Álex Cacho, que fue expulsado el pasado fin de semana. Por cierto, el entrenador, Borja Jiménez, también se pierde el partido, ya que la pasada semana fue expulsado y le han caído dos partidos.

El colegiado del encuentro será Fernando Navarro Collados. El valenciano, de 32 años, ya ha completado tres temporadas en la categoría, en las dos primeras se quedó al borde del descenso en los puestos 97 y 98, mientras que en la pasada cerró el año en el puesto 48 de la clasificación de final del Comité Técnico de Árbitros. En su trayectoria nunca ha dirigido al Guijuelo y sí lo ha hecho, una vez, al Izarra, en un partido disputado la pasada temporada en Merkatondoa, que acabó con empate a cero goles ante el Valladolid B. Su media de tarjetas es baja, con 5,2 cartulinas por partido.