El Norte de Castilla

El Deportivo Palencia cae en Vigo y es colista

Acoidán, enfadado, da una patada al aire, tras el gol del Coruxo.
Acoidán, enfadado, da una patada al aire, tras el gol del Coruxo. / AGENCIA LOF
  • El equipo de Óscar de Paula solo reaccionó tras el gol del Coruxo al comienzo del segundo tiempo

El Deportivo Palencia lleva caminando sobre el alambre desde que comenzó la Liga. Es cierto que empezó la pretemporada en plena competición, pero ese margen de cinco o seis partidos que dio Óscar de Paula para que se empezaran a ver las hechuras de este equipo ha pasado ya y no parece haber cuerpo para Segunda División B, ni sastre que lo remedie. Hubo un pequeño atisbo de reacción, pero de nuevo el último puesto viste al Deportivo de tono muy oscuro, casi negro. Este domingo perdió en Vigo ante el Coruxo, y los de De Paula empiezan a necesitar más que hilo y aguja para remendar su situación. Urge estabilidad en el club, menos cuentos chinos y más diálogo que enfrentamiento, pero también refuerzos. Esta Navidad, la carta a los Reyes Magos del Deportivo va a ser larga, con los nombres y apellidos de los jugadores que se precisan.

Un gol de Pedro Vázquez nada más arrancar la segunda mitad fue una losa demasiado grande este domingo para un Deportivo Palencia que, aunque lo intentó con muchas ganas en los últimos 20 minutos, fue incapaz de hacer un gol que le valiera para no volverse de vacío de Vigo. El equipo local fue muy superior en un primer tiempo en el que pudo hacer varios goles, pero terminó sufriendo ante el empuje de un conjunto palentino que se queda hundido en el último puesto de la clasificación del grupo I de la Segunda División B y que no conoce la victoria desde el pasado 2 de octubre.

El equipo vigués se hizo dueño y señor del partido desde el primer minuto. Su poblado centro del campo, con una línea de tres formada por Fernando, Antón de Vicente y Iosu Villar generó constantes superioridades numéricas sobre el del equipo morado, siempre a contracorriente. La presión asfixiante de los hombres de Rafa Sáez no daban opción a que Xavi Moré, Diego Torres y Zapata entraran en juego.

Jorge Fernández avisó bien pronto, en el minuto 4, con un disparo alto, de que al Deportivo Palencia le iba a tocar sufrir en tierras gallegas. El dominio local prosiguió y las ocasiones caían una tras otra: primero Campillo, con un remate a la salida de una falta lateral que se fue alta y, poco después, la más clara, de la mano de Iosu Villar, con un potente disparo que, tras estrellarse contra el palo, se paseó por la línea de gol de la portería de Alejandro.

El susto activó definitivamente las piernas de los hombres de Óscar de Paula, que subieron líneas para equilibrar la contienda en la zona ancha. Ibon y Chuchi tuvieron más balón y pudieron lanzar para Xavi Moré y Héctor Sánchez, que dieron profundidad a un Deportivo Palencia que tuvo en un disparo desviado de Zapata su primera ocasión. Pero la más clara del conjunto palentino llegó al filo del descanso, con un disparo de Xavi Moré que obligó a Alberto Domínguez a emplearse a fondo con una fantástica estirada. En unos alocados compases finales del primer acto, Alberto García pudo hacer diana para el Coruxo con un testarazo que se fue fuera. Pero el marcador no sufrió cambios y se llegó al intermedio con el 0-0 inicial.

El decorado del encuentro cambió nada más arrancar el segundo tiempo, con el tanto que iba a dar la victoria y los tres puntos al Coruxo. Fernando protagonizó una conducción espectacular en la que se libró de tres rivales y cedió en la frontal para Pedro Vázquez, quien, con un disparo muy ajustado, batió a Alejandro.

El tanto dejó ‘groggy’ al Deportivo Palencia, que se veía obligado a buscar la igualada ya con el marcador en contra. Muy tocados, los jugadores de Óscar de Paula se vieron superados por un conjunto gallego que se lanzó a sentenciar el choque. La zaga del conjunto morado achicaba agua como podía ante el asedio local, que tuvo en un remate de Iosu Villar arriba la ocasión más clara.

Pasado el cuarto de hora de la segunda mitad, el conjunto morado reaccionó ante un equipo vigués, que comenzó a acusar el cansancio por el esfuerzo realizado. La entrada de Murillo fue una bocanada de aire fresco para la escuadra palentina, que comenzó a volcar el campo hacia la portería de un Alberto Domínguez que se mostró muy acertado. El guardameta gallego estuvo brillante en los intentos de Zapata y de Héctor Granado a la salida de una falta lateral.

El equipo palentino fue capaz de marcar en el minuto 78 a la salida de un córner, pero el colegiado asturiano Carbajales Gómez anuló el tanto de Héctor Sánchez por un fuera de juego de Rodri que fue muy protestado por el banquillo visitante. En los últimos minutos, el Coruxo tomó aire con los cambios y el resultado no se movió.