El Norte de Castilla

GRUPO I SEGUNDA B

Otro punto en los minutos finales para el Guijuelo

Pino, en el momento de lanzar el penalti que supuso el 2-1 en el marcador ante el Boiro.
Pino, en el momento de lanzar el penalti que supuso el 2-1 en el marcador ante el Boiro. / CD GUIJUELO
  • El conjunto chacinero, que mejoró con los cambios, recortó diferencias de penalti en el 80 y logró el empate en el 84 por medio de Raúl Rúiz

No pudo conquistar los tres puntos como en Ferrol o As Somozas, pero el punto cosechado ayer por el Guijuelo en Boiro le supo a gloria al equipo que entrena Mateo García, que en el minuto 79 perdía por 2-0 y parecía que iba a regresar de vacío de Galicia esta vez. Pero la reacción final le permitió rescatar un punto de oro. Antonio Pinto, de penalti, y Raúl Ruiz, marcaron los goles que equilibraron el resultado. La celebración del 2-2, en el que Raúl Ruiz mandó callar a la afición local, no gustó en las gradas de Barraña y se vivieron instantes de tensión, que culminaron con el lanzamiento de un objeto sobre el propio Raúl Ruiz cuando se retiraba a los vestuarios.

Con este resultado, el conjunto de Mateo García encadena tres jornadas consecutivas sin perder, dos de ellas como visitante, aunque en los dos últimos encuentros ha evitado la derrota ‘in extremis’ tanto frente al Coruxo en el Municipal gracias al tanto de Jonathan Martín en el 89 de penalti, y ayer caía por 2-0 a falta de diez minutos para la conclusión.

Primera parte local

La primera mitad fue de claro color local, al menos durante los primeros 35 minutos. El conjunto boirense monopolizó la posesión del esférico, aunque careció de profundidad para desarbolar a la cobertura del conjunto salmantino. El Guijuelo intentó sorprender al anfitrión a la contra, pero el bagaje ofensivo de los visitantes fue muy pobre en la primera entrega, hasta el punto de no disparar entre los tres palos de la portería defendida por Pato Guillén. El primer disparo del Boiro fue por medio de Pablo Pillado desde fuera del área y se marchó a la derecha de la portería defendido por Morales. La acción no amedrentó al Guijuelo y tampoco espoleó a los de casa, que combinaron en campo contrario, aunque sin crear peligro.

Sin embargo, el equipo local logró adelantarse en el marcador gracias a una pena máxima transformada por Pedro Beda en el minuto 19 del enfrentamiento. La acción fue muy protestada por el banquillo visitante y por los propios futbolistas del Guijuelo, que interpretaron que el disparo de Manu Rodríguez no golpeó en las manos del defensa, infracción que sí consideró punible el colegiado del choque. Con el 1-0 el Guijuelo estiró líneas y al Boiro le costó más combinar la pelota, aunque el conjunto salmantino no logró inquietar la meta del cuadro de Fredi durante los primeros 45 minutos.

En la reanudación, el duelo se abrió, aunque la ocasión más clara durante el primer cuarto de hora de la segunda parte fue para el Boiro en las botas de Pedro Beda. El ariete brasileño se plantó prácticamente solo ante Morales tras una buena pared con Manu Rodríguez. Su lanzamiento fue repelido por el meta del Guijuelo, que evitó el 2-0 que ya se cantaba en Barraña. Llegó el segundo gol local, aunque en el minuto 69, obra de Romay, que cabeceó al fondo de la red un servicio desde la banda derecha.

La remontada

Cuando todo parecía sentenciado, Antonio Pino metió a su equipo en el partido al materializar un penalti en el minuto 80 y Raúl Ruiz obró la machada del CDGuijuelo a falta de seis minutos para el final del tiempo reglamentario con una celebración polémica porque mandó callar al público del campo de Barraña, motivo por el que fue amonestado por el colegiado del encuentro.