El Norte de Castilla

Los jugadores festejan el último gol del Deportivo, el que se marcó en propia puerta el Lealtad.
Los jugadores festejan el último gol del Deportivo, el que se marcó en propia puerta el Lealtad. / Antonio Quintero

El gol, la asignatura pendiente del Deportivo Palencia

  • El equipo morado lleva tres semanas sin marcar y es el segundo equipo menos goleador del grupo

Si es cierto aquello de que goles son amores, en el Deportivo Palencia no hay mucho amor, y es que el equipo palentino es el segundo equipo menos goleador del grupo y lleva tres semanas sin ver puerta. Aunque el equipo ha ganado una enorme solidez defensiva, necesita sumar de tres en tres ya y, para lograrlo, hay dos hombres que son cruciales: Diego Torres y Alberto Zapata, los jugadores más adelantados del equipo.

Alberto Zapata llegó al equipo morado con la vitola de goleador, pero aún no se ha estrenado en esta faceta en su nuevo equipo y el jugador no esconde su malestar por no haber marcado aún. «Si dijera que no estoy preocupado, estaría mintiendo. Tengo que reconocer que esa preocupación es menor después de los dos últimos partidos, en los que hemos generado más. Estamos llegando más y ahora solo nos falta meter las ocasiones que tenemos», señaló Zapata, que cree que los goles llegarán pronto. «Esto es cuestión de tiempo y estamos trabajando cada día en los entrenamientos para solucionar este problema», agregó el delantero centro del Deportivo Palencia.

Zapata no ha marcado aún, pero no ha sido por falta de compromiso. Y es que el jugador se vacía cada domingo y corre como el que más, pero todo ese sacrificio no se ha traducido en goles, una circunstancia que le está haciendo mella a nivel psicológico. «Acabar el partido sin el premio del gol te frustra un poco porque ves que después del trabajo no llega la recompensa, pero las cosas están mejorando cada día y el premio llegará pronto», señaló el jugador del Deportivo Palencia.

Si alguien ha tenido la responsabilidad del gol en este equipo en los últimos años ese es Diego Torres. El delantero ahora comparte su labor en la punta atacante con la de secretario del club, una doble función que no podrá ejercer al unisono el próximo miércoles, día en el que el equipo jugará ante la Cultural en León y en el que la entidad morada celebrará una asamblea de socios cargada de controversia. Diego Torres no quiso hacer declaraciones este miércoles sobre su posible ausencia en la asamblea, pero sí que habló sobre la sequía goleadora del equipo. «Los delanteros vamos por rachas. Ahora mismo no estamos haciendo goles, pero lo importante era que no nos hicieran, y ahora somos uno de los equipos menos goleados. En los últimos partidos, estamos teniendo más ocasiones y se están fallando, aunque lo que hoy se falla, mañana entra. Lo importante es que haya ocasiones, pero podemos entrar tranquilos porque la ‘pelotita’ va a entrar», explicó este miércoles el jugador, que ha visto cómo su titularidad no es inviolable esta temporada. «Aquí tenemos todos el mismo protagonismo. Cuando me expulsaron, el equipo había ganado y se mantuvo la misma alineación y no hay que darle más vueltas. A todos nos gusta salir de titular, pero no hay ningún problema», explicó el jugador.

La decisión de Diego Torres de formar parte de la junta directiva sigue coleando, y hay un determinado sector de la afición que le muestra con sus pitos su desaprobación a aquella determinación. El delantero no es de piedra y asegura que esos gestos de su propia afición le duelen y le desconcentran. «Está claro que estas cosas repercuten en mi rendimiento. Si pitas a un jugador de tu equipo, tiras piedras contra tu propio tejado. Solo espero que reine la cordura y puedo decir que el otro día cuando me sustituyeron me he sentido muy querido por una gran parte de la afición y, además, tengo el apoyo de mis compañeros», señaló Torres, que espera acabar con la sequía goleadora este sábado, en el partido ante la Ponferradina que se jugará en La Balastera.