El Norte de Castilla

El portero del Deportivo Palencia Alejandro detiene un balón ante un rival del Lealtad en La Balastera.
El portero del Deportivo Palencia Alejandro detiene un balón ante un rival del Lealtad en La Balastera. / Antonio Quintero

Alejandro: «Queda mucho por mejorar, pero estamos dando pasos»

  • El cancerbero del Deportivo Palencia, que lleva un mes sin encajar goles, está satisfecho por la imagen del equipo pero con ganas de nuevas victorias

Ni el Burgos, ni el Lealtad de Villaviciosa, ni los filiales de Real Valladolid u Osasuna. Ninguno de ellos consiguió batir a Alejandro García, que lleva un mes dejando a cero la portería del Deportivo Palencia y que se encuentra satisfecho pero ambicioso.

El empate a cero contra el Osasuna B dejó buenas sensaciones, ¿pero queda algo de rabia por no conseguir la victoria?

Sí, yo creo que lo peor fue el resultado. Queríamos sacar tres puntos, pero al menos mejoraron la actitud del equipo, el juego, las sensaciones, la autoconfianza... Estoy contento por esa imagen del equipo y el rendimiento que estamos dando, pero un poco fastidiado por no conseguir el objetivo principal del partido, que era ganar.

De todos modos, a nivel de juego el equipo ha subido un par de marchas, sobre todo en lo ofensivo...

Hemos subido un par de marchas en todo. En lo físico, ofensivamente, defensivamente... Como veníamos diciendo, necesitábamos tiempo, y vamos dando pasitos de gigante pero firmes. Lógicamente queda mucho por mejorar y tenemos mucho margen de mejora, pero creo que es el camino a seguir.

Decía Óscar de Paula las primeras semanas que el equipo estaba en pretemporada, pero parece que eso ya quedó atrás...

Ha habido una evolución enorme desde las primeras jornadas hasta la fecha. Creo que es normal porque muchos jugadores llegamos con la liga casi empezada, o empezada. No nos conocíamos, físicamente no hubo pretemporada, hubo muchos líos en el club en verano, y al final la pretemporada aparte de coger el ritmo físico es para conocerse, para crear un buen vestuario, para conocer la personalidad y la calidad de cada uno, establecer lazos personales... Ahora el vestuario está mucho más unido, porque nos conocemos, y eso se va plasmando, vamos mejorando poco a poco. Tenemos que sumar puntos, estamos en una buena racha y tenemos mucho margen de mejora.

Usted suma ya un mes sin encajar ni un gol. ¿Está satisfecho a nivel personal con esta marca?

A ningún portero le gusta recibir goles, yo no soy extraño. Estoy contento por no encajar, el equipo está creciendo, y vamos mejorando.

Además, tiene ganada la confianza del entrenador, algo que le debe de dar seguridad...

A nivel personal siempre tienes que agradecer la confianza del ‘míster’, pero aquí cada semana juegan once, hay que ganarse el puesto todos los días. Cuando juegas varios días seguidos y tienes continuidad, la confianza en uno mismo es mayor. Pero al final llevamos mucho tiempo jugando a esto del fútbol y sabemos cómo es. Hay que seguir trabajando para no salir de ese puesto.

¿Cómo es su relación con el otro guardameta del equipo, Pablo Carmona?

Bien, como con los demás compañeros. A veces tenemos más complicidad porque pasamos más tiempo juntos, pero al final la posición del portero es diferente, vestimos de otro color, tenemos entrenamientos específicos... Dentro del vestuario, no tenemos en cuenta que peleamos por el puesto, mantenemos la misma relación que cualquier otro compañero. Soy algo mayor que él, pero somos muy parecidos y tenemos buen rollo, y eso es lo prioritario para tener una buena sesión de trabajo.

El repunte de los resultados ha amainado ligeramente la tormenta extradeportiva...

Soy nuevo, y ha pasado mucho en verano. Sí que es cierto que en pretemporada, con el comunicado de la plantilla y con algún aspecto por ahí había algo de runrún que podía despistar en lo deportivo y los malos resultados no acompañaban. Ahora estamos más tranquilos, estamos al día y pensamos en entrenar y en mejorar como equipo. Cuando se piensa solo en lo deportivo es lo mejor que puede pasar, porque eso quiere decir que las cosas funcionan.

El próximo partido será ante el Tudelano, que a punto estuvo de vencer el domingo ante el Rácing de Santander, aunque terminó cayendo. ¿Cómo ve a su futuro rival?

Esta semana le faltaron cinco minutos para ganar en el Sardinero, que es un campo muy difícil, y venía de jugar la Copa del Rey, que no sé si lo pudo acusar. Es un equipo competitivo, con un muy buen portero (Mikel Pagola) y que viene de jugar ‘play-off’ de ascenso. Será una salida complicada, pero espero que podamos traer los tres puntos.