El Norte de Castilla

GRUPO I SEGUNDA B

Álvaro y Héctor, dudas para Ponferrada

Álvaro se dispone a golpear un balón con el CD Guijuelo.
Álvaro se dispone a golpear un balón con el CD Guijuelo. / D. M.
  • En la enfermería del CDGuijuelo también están Ayala, Juliá, Pino, Granell y Ayub

Tras la dura y dolorosa derrota del pasado sábado en el Municipal ante el Tudelano, los de Mateo García se enfrentan a una semana en la que además de medirse a la Ponferradina tienen que sobreponerse a las siete bajas que actualmente tiene, lo que le deja un total de 14 jugadores a disposición del cuerpo técnico. A día de hoy está claro que el Guijuelo para el sábado no podrá contar con: Ayub, que hoy mismo ingresa para mañana ser operado de su lesión de rodilla. Igualmente Adriá Granell continúa su recuperación y aún no está listo. A estos los lesionados de larga duración en las últimas semanas se le han unido: Ayala, que se recupera de su microrotura y ayer empezó a trotar, de la misma forma Juliá trata de mejorar de la microrotura sufrida en el cuádriceps y se espera que comience a correr suavemente a finales de esta semana.

Por su parte Héctor sufrió la pasada semana una fuerte contusión y una serie de molestias, motivadas por el golpe, le impidieron estar en el once el pasado sábado. En estos momentos Héctor tiene que estar unos días de reposo para posteriormente avanzar un diagnóstico, a pesar de lo que se espera que pueda estar con el grupo, bien hoy miércoles o bien mañana jueves. Además, Álvaro, que tuvo que retirarse en el descanso por una sobrecarga en el sartorio, que de momento le impide entrenar. A pesar de ello, el Guijuelo espera una buena evolución que le permita llegar al sábado, aunque lo haría sin estar al cien por cien. Y por último, en la enfermería está Pino con un proceso gastrointestinal, que de momento ayer no le permitió entrenar con normalidad. En definitiva, en una plantilla de 21 jugadores, hay que contar con 4 bajas aseguradas, con dos dudas más que razonables y con otra en el arranque de la semana que no debería revestir más complicación para poder afrontar el partido del sábado en el Toralín.

Ante este panorama, se complican y mucho las previsiones expuestas por Mateo García tras el último partido, cuando se refirió a como tenía previsto afrontar los dos próximos encuentros, «mantengo que cuando partidos tan seguidos, no creo que el mismo once pueda jugar bien, hoy y dentro de tres días. Lo cual significa que en Cirbonero y en Ponferrada los mismos no pueden jugar. Eso significa que hay que poner un once que compita en Ponferrada y otro que compita en Copa el miércoles. Dándole prioridad a todo, porque vienes de dos derrotas y vas a un campo complicado que no te permite presentarte con un equipo ‘regulín’, tienes que ir con un equipo potente, para competir y para jugar, porque ellos van para arriba y si vas a medio gas va a pasar como hoy (por el pasado sábado) que cuando te quieres dar cuenta…, veremos lo que tenemos y trataremos de hacer dos equipos competitivos».

Pocos cambios posibles

Es decir, que tanto en Ponferrada con en Cintruénigo, si no se recuperan Álvaro y Héctor, que todo podría ser y sumando a Pino, solo podrían cambiar tres jugadores del primer al segundo once, sin contar con la rotación en portería por la que no ha apostado el entrenador en las primeras citas coperas o lo que es lo mismo, de los once que jueguen en Ponferrada ocho jugadores tendrán que hacerlo en Copa. A no ser que se cuente con los jugadores de club que pueden actuar con el primer equipo, es decir: el central Garrido, el lateral Lomba, el interior Aitor y el delantero Roberto Parra.

Temas