El Norte de Castilla

El acta arbitral que mete en un lío a Onésimo

Onésimo Sánchez durante el encuentro de pretemporada entre su equipo y el Real Valladolid.
Onésimo Sánchez durante el encuentro de pretemporada entre su equipo y el Real Valladolid. / RAMÓN GÓMEZ
  • El colegiado del Toledo-Navalcarnero asegura que el entrenador le acorraló y le puso las manos sobre el pecho mientras que el vallisoletano asegura que no es cierto

Onésimo Sánchez, exjugador vallisoletano y actual entrenador del CD Toledo, se ha visto envuelto en un tremendo lío tras el partido que enfrentaba a su equipo con el Navalcarnero el pasado fin de semana.

Después del encuentro, que terminó con empate a cero goles, el árbitro recoge en su acta en el apartado de otras incidencias: «Una vez finalizado el partido y en el túnel de vestuarios, el entrenador del CD Toledo D. Onésimo Sánchez González me esperaba en la puerta de mi vestuario dirigiéndome su mirada mientras movía su cabeza y hacía observaciones sobre mi actuación arbitral. Tras advertirle que cesara en reiteradas ocasiones, en lugar de hacerlo continuó con la misma actitud por lo que le comuniqué que estaba expulsado. Tras esto, penetró detrás de mí en el vestuario y se dirigió a mí en los siguientes términos: "Árbitro a ver qué pones en el acta, que te denuncio". Posteriormente me acorraló en la esquina derecha de mi vestuario y me puso las manos sobre mi pecho, le dije que se marchara y no me tocara, y me respondió diciendo: "Tú y yo acabamos hoy en el calabozo". En ese momento entraron dos policías y se lo llevaron a la fuerza fuera del vestuario, donde volvió a dirigirse a mí en los siguientes términos: "Como te atrevas a mentir en el acta te denuncio".»

El técnico vallisoletano ha negado buena parte de los hechos reflejados en el acta, asegurando en una entrevista en la Cadena SER que la mayoría de lo escrito «no es cierto». Onésimo reconoce que sí cometió un error: «entrar en su vestuario», pero, afirma, «ni le toco, ni le acorralo ni me sacan dos policías, se lo ha inventado él y tengo testigos». Según su relato, lo que realmente le dijo fue: «como mientas en el acta te denuncio y nos vamos a comisaría», una acción que no ha llegado a cometer porque, reflexiona, «soy demasiado mediático».