El Norte de Castilla

Por fin llega la victoria en Segunda B

Los morados celebran el gol de Inestal.
Los morados celebran el gol de Inestal. / AGENCIA LOF
  • Los palentinos ceden el farolillo rojo al Burgos gracias a un gol de Inestal

Ha habido que esperar seis jornadas para ver la primera victoria, y los primeros puntos del Deportivo Palencia en esta temporada. Yhan llegado a merced del eterno rival morado, el Burgos, un equipo con tantos problemas o más que los palentinos.

Todo en un encuentro definido a seis minutos de la conclusión gracias a un gol del recién incorporado Inestal en un partido que no se esperaba por vistoso o goleador, sino por ver quién de los dos hacía más honda su crisis.

Se notaban muchos los nervios por lo mal que han comenzado ambos equipos esta temporada. Los burgaleses solo habían cosechado un punto en cinco jornadas, algo que aprovechó el Deportivo con un esquema bastante defensivo. Le dio el balón a su oponente, se dedicó a presionar en el centro del campo y a confiar en crear peligro al contragolpe gracias a la rapidez de sus delanteros.

El planteamiento de los dos equipos propició una primera parte sin grandes ocasiones convirtiendo a los porteros, en muchas fases, en meros espectadores del encuentro. Hubo que esperar hasta el minuto 28 para contemplar la primera oportunidad clara de gol, en la que Jorge Fernández disparó muy cruzado tras un pase al espacio de Álvaro Antón. La ocasión más manifiesta, sin embargo, llegó un par de minutos después.

Y fue para el Deportivo en una jugada por la izquierda en la que Chuchi llegaba a la línea de fondo y su centro al punto de penalti para que Durántez, desde segunda línea, marraba una clamorosa doble ocasión. La primera desbaratada por Toni ‘in extremis’, y la segunda ,cuando el mediocentro chutó muy desviado.

La acción incrementó más los nervios del equipo burgalés y sobre todo, el enfado de su parroquia, que comenzó a silbar a los suyos. Tan solo se contabilizó una oportunidad más en el primer tiempo en un cabezazo de Adrián en el minuto 39, despejado por Alejandro a saque de esquina.

Si cambios tars el descanso

La segunda parte, similar. El Burgos tenía el balón pero adolecía de profundidad y el Deportivo, esperando su ocasión al contragolpe. Los burgaleses tuvieron tres ocasiones para adelantarse. En el minuto 54, un cabezazo de Carlos Ramos se perdió por encima del larguero. Poco después, Álvaro Antón intentó sorprender desde el centro del campo en el minuto 66, pero Alejandro desvió a corner. En el minuto 82, tiro a bocajarro de Fito Miranda en el primer balón que tocaba, que resolvió de nuevo el meta palentino.

Óscar de Paula se centró en ser práctico y se dedicó a ser fiel a la filosofía con la que había llegado a El Plantío. Empezó a jugar al ajedrez y a leer el partido según las sensaciones, el tiempo transcurrido, los cambios y las piezas que había en juego. Es decir, si había empezado el choque con un 3-5-2, dos carrileros muy abiertos. Empezaron a flaquear y a quedarse, como laterales, como integrantes de una defensa de cinco. El Deportivo se parapetó atrás y utilizó las bandas como únicas bazas ofensivas. Apuntaló el centro del campo a medida que el Burgos agotaba sus cambios, metió un doble pivote y dejó arriba en las postrimerías al decisivo Inestal.

A pesar de las oportunidades, el ambiente estaba raro. La afición se revolvía contra jugadores, entrenador y directiva. El caldo de cultivo para que la tragedia para los locales, que se mascaba en el ambiente, sucediese.

El Deportivo, que no había tirado a portería en toda la segunda parte, se llevó la victoria con un chut lejano y raso del recién ingresado Inestal en el minuto 84, que sorprendió a Toni.

Primeros puntos, por tanto, de los morados esta temporada que logran un gran golpe anímico, en especial para su entrenador Óscar de Paula, que supo leer bien el encuentro, acertó con los cambios en la segunda parte y consiguió así cederle el testigo del colista a un Burgos sumergido en una crisis tan grave  como la del Deportivo Palencia, que la próxima jornada recibe la visita del Lealtad.