El Norte de Castilla

GRUPO I

Un equipo de menos a más

Los jugadores del CDGuijuelo intentan rematar un córner el pasado domingo ante el Valladolid B.
Los jugadores del CDGuijuelo intentan rematar un córner el pasado domingo ante el Valladolid B. / D. M.
  • Tras un inicio dubitativo, el CD Guijuelo parece haber encontrado una de las teclas que permite funcionar y ga

. La victoria del pasado fin de semana y sobre todo con la contundencia que se produjo, ha servido de revulsivo moral no solo a la plantilla, sino también a la parroquia guijuelense. En estos momentos el equipo parece haber encontrado la tecla que les permite hacer funcionar la maquinaria, al menos, en una de sus posibles versiones y esto ha permitido, además, que la grada del Municipal se muestre en comunión con un equipo que había dejado pocas buenas sensaciones en las primeras citas ligueras, pero que el domingo demostró haber encontrado el camino.

El inicio dubitativo del conjunto de Mateo García, en Liga, les colocó el pasado domingo en una coyuntura nada agradable, ya que si no ganaban podrían haberse metido en un lío. Pero ganó y no sólo se llevó tres puntos, ya que también arrastró hacia sus intereses a los aficionados. Del mismo modo, con esa victoria, al menos por el momento, alejaron posibles males clasificatorios y situaron al equipo en la séptima plaza de la clasificación, con sólo tres puntos menos que el cuarto de la tabla. Posición cómoda desde la que seguir creciendo, con la mirada puesta en los puestos de cabeza, que continúan siendo a día de hoy su referente.

Pero es más, la victoria del pasado domingo ante el filial pucelano, permitió olvidarse de los dos primeros partidos en casa en los que el equipo no dio la talla. En el primero ante el Pontevedra, el propio Mateo García reconoció que les había faltado fútbol y en el disputado ante el Burgos, salvo diez o quince minutos de la segunda parte, no superó al rival, ni aun con dos jugadores más sobre el campo. Pero desde ahí se ha visto una evolución. El juego del Guijuelo, su idea y su desarrollo sobre el campo ha ido mejorando con el paso de los minutos y de los partidos. Ante el Burgos se vieron algunos destellos puntuales, contra el Lealtad se pudo ver una segunda parte casi completa y ante el Valladolid B los de Mateo García cerraron un partido muy serio.

La línea de cinco defensas

Los mejores minutos de los guijuelenses han llegado con una línea de cinco defensas, que no es tan relevante a la hora de plasmar la mejora, ya que la importancia real reflejada sobre el juego tiene más que ver con el acercamiento de los medios centros en la construcción, que el mero hecho de colocar un central más, que por lo visto, si que parece que ayude a que la defensa se presente más cómoda en la destrucción. La línea de cinco apareció como recurso ante el Lealtad y se convirtió en primer signo identificativo de este equipo, desde el inicio del encuentro, ante el Valladolid B. Y por el momento les ha funcionado.

En definitiva el Guijuelo que comenzó la Liga mal, con necesidad de más pretemporada, ha ido creciendo poco a poco, ha ido sumando más resultados positivos que negativos y ha encontrado una fórmula para continuar en su avance, porque no puede quedarse aquí. A partir de ahora tienen que aparecer más planes que funcionen, más iniciativas que le diferencien, para completar una personalidad que ahora mismo se está gestando. Y en estas llega el partido del próximo domingo, que se disputará a las 12 en los campos del Tajonar. Un enfrentamiento que no se producía desde hace cinco años, concretamente desde septiembre de 2011. Un partido en el que se medirán sexto y séptimo clasificados, ambos con el objetivo actual de asaltar los puestos de cabeza.

Temas