El Norte de Castilla

GRUPO I

El Guijuelo vence y convence

Los jugadores del CD Guijuelo celebran el tanto de Raúl Ruiz ante el Valladolid B.
Los jugadores del CD Guijuelo celebran el tanto de Raúl Ruiz ante el Valladolid B. / D. M.
  • Primera victoria en casa de los de Mateo García ante el Valladolid B que le coloca séptimo

Los guijuelenses estaban obligados a ganar, si no querían meterse en un lío y lo consiguieron (3-0). Los locales completaron un buen partido en el que se llevaron la victoria con solvencia defensiva, con acierto en ataque y con un dominio abrumador de los tiempos del encuentro, que tuvieron controlado en casi todo momento en los primeros 25 minutos y desde todo punto de vista desde el primer gol, el de Raúl Ruiz que deshacía el equilibro mostrado por ambos contendientes hasta esa acción, en la que acertó el ayer lateral derecho guijuelense.

El partido comenzó con los de Mateo García con un dibujo de tres centrales y dos laterales con función de carrileros, sumando tres en la manija y atacando con dos. Un sistema que ya había utilizado en la segunda parte del encuentro ante el Lealtad y que le había dado un buen resultado, aunque no le sirvió para llevarse los tres puntos de Villaviciosa. El filial del Valladolid apostó por la velocidad y por plantar cara de tú a tú a los locales, buscando su salida para asfixiarles y durante los primeros compases lo consiguieron, escalonando a sus dos atacantes y dejando siempre a uno de ellos junto a Juliá, que en todo momento fue el responsable de sacar el balón jugado. Con el paso de los minutos las dudas comenzaban a aparecer en los guijuelense, que se mostraban cada vez más atenazados, inseguros e incapaces de llevar el balón al área contraria. Con este plan el Guijuelo se veía obligado a jugar en largo si no quería complicarse buscando a Juliá, que a su vez no fijaba ningún pasillo para sacar a los suyos. Con este escenario las primeras llegadas fueron de los visitantes, en el minuto 5 Higinio golpea desde 35 metros y obliga a Kike a detener en dos tiempos y en el 19 Samanes saca una falta que golpea en la barrera y de nuevo Kike despeja el balón. El Guijuelo no llegaba y en la primera acción en el área contraria, bota un córner que pone en juego Aspas, en corto para Raúl Ruiz, éste golpea desde la frontal, el balón toca en Calero, despista a Dani y se va dentro. Primera llegada, primer gol, minuto 26 y partido nuevo. Desde el gol, el Valladolid metió la línea de presión más arriba, lo que liberó a Juliá a la hora de encontrar el balón para poder jugar de cara, lo que le dio claridad a su equipo en la salida y consolidó la tranquilidad y la confianza que supone verse por delante en el marcado. El Guijuelo fue de menos a más y acabó venciendo y convenciendo a una afición entregada con los suyos, gracias los méritos acumulados en el terreno de juego.

En esta primera mitad aún hay que destacar dos acciones, la primera, en el minuto 37, una buena jugada de Mayoral por la derecha, con llegada a línea de fondo que no encuentra remate y en el 40 llega el gol de Aspas, en una apertura de Jonathan desde la derecha que acaba en la izquierda para que Aspas la baje y centre, el envío se envenena y cae llovido en el segundo palo, sorprendiendo a Dani y convirtiéndose en un golazo, el segundo y a la postre casi definitivo.

En la segunda parte, el Guijuelo se mostró solvente, con esa personalidad que se había echado de menos otras tardes, sabiendo que quería y como lo quería. Durante todos los minutos restantes los locales llevaron el control y las riendas del encuentro, manteniendo el orden defensivo y permitiendo muy pocos acercamientos al filial pucelano. Los visitantes lo intentaron, pero en todo momento se encontraron un equipo serio que no permitía ningún tipo de concesión al rival. Desde el gol el Guijuelo se asentó y cambió los papeles con el rival. La claridad y la velocidad inicial de los visitantes y el atasco por dentro de los locales, se transformaron por arte de ‘birlibirloque’, gracias al primer gol, en todo lo contrario y desde entonces eran los pucelanos los que no eran capaces de desatascar el centro del campo, para llevar el balón al área de Kike Royo, que en la segunda mitad apenas tuvo que aparecer.

El portero del Guijuelo sólo tuvo que intervenir en tres disparos lejanos de: José Luis, Vega y Mayoral. Por su parte los de Mateo García acumularon ocasiones para haber cerrado el partido definitivamente mucho antes, si es que no lo estaba ya desde el segundo tanto. Tras la reanudación, en el 46, Dimas recibe de Luque y a punto esta de marcar, pero la saca Dani. En el 75 Jonxa dispara desde la frontal pero no encuentra el gol y tres minutos después se planta solo ante Dani y el portero, que tapa perfecto, le saca el balón en el último momento, metiendo una buena mano. Poco después Jonathan Martín lo intenta desde casi el centro del campo, buscando la sorpresa del portero que se había adelantado mucho, pero el envío no encontró puerta.

La sentencia

El que sí la obtuvo fue Pino en la contra que sale desde el centro del campo, en la derecha, con un balón largo, el línea da por buena la posición del delantero guijuelense, a pesar de las protestas pucelanas, Pino se va al área, regatea a Dani y marca, a placer, el tercero y definitivo.

De esta forma el Guijuelo conseguía su primera victoria en casa, de una forma contundente, logrando tres goles por primera vez esta temporada en un mismo partido, dejando la portería a cero y ofreciendo una sensación de personalidad que hasta ahora no se había visto en el Municipal. En definitiva, una victoria importante por lo que supone en la tabla, en la que ahora se sitúa en la séptima plaza a tres puntos del quinto clasificado, pero sobre todo un resultado muy relevante por lo que implica en cuanto a reencuentro con la grada que en los dos encuentros anteriores apenas había podido disfrutar del juego de los suyos, que hoy estuvieron bien y acabaron poniendo la guinda al pastel con el gol de Pino, que dejó un gran sabor de boca en la grada.