El Norte de Castilla

GRUPO I

El Guijuelo no pudo ni contra nueve

Dimas y Néstor, del CDGuijuelo, pelean por un balón con varios jugadores del Burgos CF.
Dimas y Néstor, del CDGuijuelo, pelean por un balón con varios jugadores del Burgos CF. / D. M.
  • Los de Mateo García empatan pese al gol en propia meta del Burgos, la roja a Armiche y la lesión de Ramiro

En esto del fútbol como en la vida, las cosas no pueden ir bien si no la ‘metes’ y eso es lo que le pasó ayer a un Guijuelo que jugó a arreones, pero que no fue capaz de convertir ninguna de las ocasiones de las que dispuso. Ni cuando jugó once contra once, ni cuando lo hizo contra diez, ni cuando se midió a nueve. En el partido de ayer el Guijuelo regaló un gol nada más empezar y tuvo que esperar a que el equipo rival le devolviera la ‘gracia’ con un tanto en propia meta, que de no haber sido así igual el resultado hubiese sido otro, teniendo en cuenta que ni contra los mismos, ni contra uno más, ni contra dos más el conjunto guijuelense fue capaz de marcar un gol. Al final un Burgos ordenado y poco más, le puso en muchos aprietos al rival cuando tuvo 11, no pasó apuros cuando jugó con 10 y con 9 aguantó para sumar un punto muy trabajado.

El partido comenzó con el Guijuelo asumiendo el papel de protagonista, apretando arriba y teniendo como punto de apoyo el balón, pero la apuesta le duró 4 minutos, lo que tardó la defensa pifiarla al jugar un balón hacia atrás, que en lugar de entregarlo a un compañero lo hizo dejando el balón al único atacante que pasaba por allí, Adrián Hernández, que no desaprovechó el regalo y batió a Kike Royo, colocando el 0 a 1 en el marcador. El Burgos había salido con una línea de cinco defensas con dos por delante y tres jugadores más adelantados para buscar la presión, que tras el gol se relajó un tanto más, pero que aún así metía en serios problemas a los locales en sus trastabilladas salidas, en las que las luces se apagaban tanto como cuando el balón cruzaba la línea de tres cuartos rival. El Guijuelo con Néstor y Luque por banda perdía personalidad y juego y con Jonxa por dentro lo hacía en profundidad, velocidad y llegada de segunda línea. Raúl Ruiz subió una vez, en el minuto 2, para realizar un disparo cruzado que se marchó por poco, en lo que fue un espejismo de un equipo al ataque, que ni con el gol en contra supo reponerse. El Guijuelo no solo regaló el gol, sino que hizo lo propio con toda la primera mitad en la que ni tuvo balón, ni aportó juego, ni creó casi ocasiones y las que tuvo fueron todas con balones largos a la espalda de la defensa y carreras largas de Dimas, que hubo momentos en los que se le vio desfondado. Las más claras: una en el minuto 9 con disparo de Dimas que se va cruzado fuera y otra en el 21 un pase de Néstor que sale muy alto tras el bote, por lo que Dimas utiliza el recurso de la chilena, pero el balón se va fuera por poco. Los locales actuaban lentos y predecibles, mientras que en frente el Burgos se limitaba a dejar hacer, a que pasaran los minutos y a llegar cuando podía, sin mucha fe, culminando estas jugadas con disparos lejanos como dos de Fito, el primero en el 22, flojo y el segundo en el 26, que obligó a estirarse a Kike, que envió a córner. De la misma manera Armiche en el 39 disparó pero volvió a encontrar a Kike que salvaba a los suyos de nuevo.

En la segunda parte, los de Mateo García salieron a quedarse con el balón, pero le faltaba precisión en los pases y sobre todo ambición en el ataque. Aunque al poco de empezar un disparo de 30 metros de Maiki sorprende a Aurreko. La pelota da en el larguero, bota sobre la línea de gol para irse fuera y con el portero levantándose José María quiere devolverle el balón desde el área pequeña a su guardameta, sin que éste pueda hacer nada para quedarse con el balón. Una acción que se convierte en el único gol del Guijuelo en todo el partido, el que encajó en propia meta el conjunto burgalés.

Sin comerlo ni beberlo y a la primera, el Guijuelo veía el uno en su casillero. Y tras el gol, en lugar de lanzarse a por el partido, los locales vieron como era el Burgos el que se dolía y salía a buscar una respuesta a su ‘regalo’. Los de Mateo García no empezaron a jugar hasta más allá de minuto 50, entendiendo jugar por realizar pases continuos, que impiden que el rival conecte con la pelota, lo que a su vez permite crear ocasiones de gol. Así en el 57 en la primera jugada ‘de verdad’, Ángel acaba centrado desde la izquierda para que Dimas remate de cabeza, pero el balón se marcha por arriba. En la acción, Álvaro Antón saca una falta desde 40 metros, el balón se cierra sobre la escuadra, pero una vez más Kike Royo salva a los suyos. Con el Guijuelo combinando, llega otra ocasión, ésta por la derecha, Raúl Ruiz centra raso al primer palo y Dimas la pone en la escuadra donde se encuentra la mano de Aurreko. Los arreones del Guijuelo también acumularon otras dos ocasiones de Jonxa: una con disparo desde la frontal que se va arriba y otra con disparo forzado desde la izquierda que Aurreko manda a córner, ocasiones que llegaron en el 62 y 64, respectivamente, que cerraban los diez o doce minutos de juego ‘real’ de los guijuelenses. Después el partido se pudo decantar hacia los burgaleses, pero lo que hizo fue romperse.

Contra diez

En el minuto 72 Armiche se quedó sólo ante Kike, pero dudó y dio tiempo a la reacción de Álvaro que le quitó el balón cuando iba a disparar. A la siguiente jugada el propio Armiche forzó una falta en área contraria dejándose caer, pero el árbitro no pico. Varios del Guijuelo le recriminaron y el burgalés soltó la mano, impactando a Raúl Ruiz, lo que motivó la expulsión de Armiche en el minuto 78. El Guijuelo contra diez se quedó con el balón, pero siguió sin ideas. Y poco después, con el Burgos sin cambios, Juliá y Ramiro chocan cabeza con cabeza y Ramiro, con el tabique roto, tiene que abandonar el campo, dejando a los suyos con 9, en el 84. Al Guijuelo se le ponía mucho más de cara el encuentro, pero ni con esas. El Burgos se replegó, aguantó las tres o cuatro acometidas locales y cerró el partido. Al final reparto de puntos y gracias.