Real Madrid

Bale, el bendito problema de Zidane para el clásico

Gareth Bale, tras anotar en la semifinal del Mundialito./Reuters
Gareth Bale, tras anotar en la semifinal del Mundialito. / Reuters

Isco se perfila como titular pero el galés, decisivo en la primera final que disputó frente al Barça, demostró estar bien en el Mundialito

I. TYLKOMadrid

Jamás tener disponible a un jugador tan desequilibrante como Gareth Bale debería ser un problema incluso para el Real Madrid, campeón de Liga, de Europa y del mundo, pero de cara al fundamental clásico liguero de este sábado en el Santiago Bernabéu la recuperación del galés sí genera ciertos quebraderos de cabeza para el técnico Zinedine Zidane.

Lo más normal es que el francés mantuviera a Isco en el 4-4-2, más aún si se tiene en cuenta que lo más probable es que Ernesto Valverde utilice sólo dos delanteros de inicio y refuerce el centro del campo con el músculo, la experiencia y la llegada Paulinho, pero Zizou nunca ha escondido su deseo de poder contar de nuevo con la 'BBC' al completo.

Un par de ratitos en los dos partidos del Mundialito ha necesitado Bale para convencer a Zidane de que está apto para la cita clave ante los culés, ya sea para agitar el partido partiendo desde el banquillo o formar parte del once inicial. El galés regresó de Abu Dabi con ilusiones renovadas y deseos de olvidar las constantes lesiones y sobresaltos que este curso le han maltradado desde que el 26 de septiembre se rompió en Dortmund.

Sus sensaciones no pudieron ser mejores en el Mundialito. Ante el Jazira salió al rescate del Madrid y marcó un gol clave nada más entrar. Jugó otro ratito en la final ante el Gremio, ya que fue el segundo cambio y apareció en el minuto 79' en lugar de Benzema, con tiempo aún para superar a sus rivales hasta rondar lo que hubiera sido el gol del campeonato tras un remate con el empeine. Antes, Bale ya disfrutó bajo la lluvia del Bernabéu y salvó a su equipo contra un Segunda B como el Fuenlabrada, partido que otra vez acabó con molestias.

Con Bale apretando, Zidane ya vuelve a tener ese bendito problema por el que pagaría cualquier entrenador. Si alinea al galés ante el Barça, ¿quién saldría? Podría ser Benzema, muy discutido por afición y crítica, pero los focos apuntan más bien a Isco, menos protegido por el marsellés que su compatriota pero el mejor del Madrid en lo que va de campaña y un ídolo para la hinchada blanca.

Hasta la fecha, Bale ha disputado ocho partidos contra el Barcelona y su balance es muy pobre en el torneo de la regularidad. Le fue bien en las finales de la Copa del Rey de 2104, donde marcó un gol estratosférico tras ganarle una carrera interminable a Barta en Mestalla, y en la pasada Supercopa, ya que jugó en el 1-3 de la ida en el Camp Nou. En Liga, en cambio, ha perdido cinco de los seis partidos que jugó contra el Barcelona y no vio puerta en ninguno.

Tampoco Isco remedió las dificultades de los madrileños ante los catalanes, aunque su balance ante el Barça supera ligeramente al de Bale. Con el malagueño, el Madrid ha caído siete veces ante los culés en Liga, con un empate y una victoria. Y ganó los mismos choques que con el de Cardiff en las finales de Copa y Supercopa. El internacional español no ha logrado marcarle con los blancos al Barça.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos