video

Abel Caballero. / Foto: Javier Lizón (Efe) | Vídeo: Europa Press

21ª jornada

El alcalde de Vigo carga contra el Madrid por presionar para que se jugara en Balaídos

  • Abel Caballero acusa al club blanco de ser el responsable de la polémica generada por la suspensión de su partido contra el Celta

  • La entidad presidida por Florentino Pérez acusa al edil de mentir y afirma que propuso tres alternativas para poder jugar: reparar la cubierta, cerrar la grada dañada o designar un estadio cercano

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, ha acusado este lunes al Real Madrid de ser el responsable de la polémica generada por la suspensión de su partido contra el Celta y ha considerado "impropio" de un club como el madridista su "presión" para que se disputara ese encuentro.

Caballero se ha referido a esa suspensión por el estado de Balaídos a causa del temporal en la conferencia de prensa que, en su calidad de presidente de la Federación española de Municipios y Provinicas (FEMP), ha ofrecido tras una reunión con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

El alcalde de Vigo ha considerado justificada la suspensión del partido y ha responsabilizado al equipo madridista de haber desatado una polémica "indebida" e "impropia" del club de Concha Espina y de algunos comentaristas. Ha añadido que cuando está en juego la vida de personas, no se discute, sino que se asume. "Yo esperaba de la grandeza de un equipo como el Madrid que lo asumiera cooperando, no metiendo presión", ha añadido antes de subrayar que él no acepta las presiones e invitar a pensar lo que podría haber ocurrido si hubiera otro alcalde en Vigo que sí se hubiera dejado influir por ellas.

Se ha preguntado qué se habría dicho a los heridos y a sus familias de haber ocurrido algo porque "el riesgo era real". "Cuando algo así sucede -ha añadido-, uno espera que en los clubes y el fútbol, que es un deporte que me apasiona y extraordinario, se produzca la cooperación, se produzca lo contrario de lo que se produce". En esa línea, ha insistido: "Sólo es un partido de fútbol. Que nadie se crea que es más que un partido de fútbol. Por muy Madrid que sea, es un partido de fútbol".

Una "temeridad"

Además, ha calificado de "una temeridad" que se pidiera a los aficionados madridistas que viajaran a Vigo cuando ya se había decidido la suspensión del encuentro porque podría haber provocado una situación complicada.

Caballero ha insistido en que era "imprescindible y necesario" suspenderlo y ha dicho que la mejor respuesta habría sido intentar buscar de forma razonable una nueva fecha para disputarlo.

Ha recordado que el día anterior se suspendió el partido que se iba a disputar en el estadio de Riazor entre el Deportivo de La Coruña y el Betis "y no pasó nada". "Pero como jugaba el Madrid (en Vigo), fíjense lo que pasó. Impropio de un gran club como el Real Madrid", ha añadido. A su juicio, de todo lo ocurrido en este caso hay que saber extraer lecciones.

El Real Madrid responde

Por su parte, el club blanco emitió un comunicado en el que lamenta las "desafortunadas declaraciones del alcalde de Vigo" en las que asegura que la entidad madridista despreció las medidas de seguridad exigidas. "Estas afirmaciones del alcalde no solo están fuera de lugar sino que son rotundamente falsas, porque el Real Madrid no ha cuestionado en ningún momento las medidas de seguridad establecidas en el estadio de Balaídos", afirma el club presidido por Florentino Pérez.

Además, el Real Madrid quiso "dejar muy claro que, tras conocerse la posibilidad de suspenderse el partido, con más de 30 horas de antelación, propuso a la Liga de Fútbol Profesional tres alternativas: primera, que se estudiara la posible reparación de la cubierta del estadio dañada; segunda, la posibilidad del cierre de la grada afectada; y tercera, si las dos anteriores no eran posibles, estudiar la designación de otro estadio cercano para la disputa del partido".

Según la entidad merengue, "estas propuestas buscaban evitar que la suspensión del partido perjudicase a las cuatro competiciones, por el efecto dominó existente entre ellas, así como los enormes perjuicios económicos producidos en todas las televisiones del mundo y que tendrán su repercusión en los próximos concursos de la venta de los derechos de televisión".