21ª jornada

Caos de fechas para la disputa del partido aplazado Celta-Real Madrid

Estadio de Balaídos, con los desperfectos ocasionados en su cubierta por el temporal.
Estadio de Balaídos, con los desperfectos ocasionados en su cubierta por el temporal. / AFP
  • Salvo que les eliminen de las competiciones europeas, la única fecha libre es el 17 de mayo, justo antes del final de Liga

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El aplazamiento del choque correspondiente a la 21ª jornada de Liga que el Celta y el Real Madrid debían disputar este domingo en Balaídos provoca un galimatías de fechas que los dos clubes contendientes, la Liga de Fútbol Profesional (LaLiga) y la Federación Española de Fútbol (FEF) tendrán complicado poder resolver. El temporal que ha azotado Galicia en los últimos días, y que también obligó a postergar en Primera División el encuentro del viernes entre el Deportivo-Betis, ha reabierto el debate sobre el pésimo estado de la mayoría de los estadios españoles, impropios de la que presume de ser la mejor competición del mundo y en muchos casos parcheados desde que acogieron el Mundial de España’82.

Con un torneo de la regularidad con 20 equipos, la Copa del Rey a doble vuelta y el regreso dentro de dos semanas de las competiciones europeas, en las que tanto el equipo de Eduardo ‘Toto’ Berizzo como el de Zinedine Zidane están involucrados, el calendario está comprimido al máximo. Salvo que les eliminen de Europa antes, a día de hoy el 17 de mayo es la única fecha que aparece libre en el calendario. El problema radica en que si el encuentro se fija para ese miércoles se celebraría justo antes de la última jornada de Liga, lo que sería muy perjudicial para la competición, ya que podría verse adulterada si alguno de los dos contendientes entonces ya no se juegan nada.

Desde que Abel Caballero, alcalde de Vigo e hincha del Celta, apeló a la responsabilidad y decidió que el estadio Municipal de Balaídos no abriría sus puertas, ya que el viento desprendió una parte de la cubierta del campo y el informe técnico desconsejó que se jugase el encuentro por motivos de seguridad, jugadores, técnicos, dirigentes y aficionados se preguntan cuándo se podrá disputar. El asunto es peliagudo y se complica porque se trata del segundo partido que se le aplaza este curso al Real Madrid, que el 22 de febrero tendrá que afrontar en Mestalla ante el Valencia el encuentro que no se jugó en su momento porque los blancos tenían que disputar el Mundial de Clubes de Japón, donde se alzaron con el título tras imponerse al Kashima Antlers en la final.

La situación es caótica. El Real Madrid propuso jugar ya este lunes, pero su deseo no es posible hacerlo realidad porque ni la cubierta va a estar reparada ni el equipo gallego aceptaba medirse al campeón de Europa 48 horas antes de jugarse ante el Alavés el pase a la que sería su cuarta final de la Copa del Rey. A un mes vista tampoco hay visos de poder solventar la situación. Dado que el Real Madrid afronta la Champions ante el Nápoles (15 de febrero y 7 de marzo) y ese encuentro de Mestalla (22 de febrero), que el Celta se mide al Shakhtar en la Europa League (16 y 23 de febrero) y que hay una jornada de Liga entre semana el 1 de marzo, la primera fecha libre sería la del 15 de marzo, pero siempre que los de Berizzo cayesen eliminados por los ucranianos.

Posteriormente hay dos semanas libres para los clubes en los calendarios porque llegan fechas reservadas por la FIFA para las selecciones nacionales, que prosiguen la clasificación para el Mundial de Rusia 2018. Por lo tanto, prohibido jugar. Tampoco está disponible la primera semana de abril, ya que de nuevo hay Liga en días laborables. Habría que esperar a que los dos contrincantes, enfrentados recientemente en la Copa del Rey con éxito para los gallegos, fueran apeados de Europa. Si no, no se podría jugar hasta el 17 de mayo, tres días antes del final del campeonato. El lío es morrocotudo. Y que el tiempo acompañe.