21 JORNADA

El temporal suspende el Celta-Real Madrid

Parte del techo de la grada de Río de Balaídos ha perdido la cubierta.
Parte del techo de la grada de Río de Balaídos ha perdido la cubierta. / Efe
  • La seguridad obliga al aplazamiento, pese a la presión del club blanco, dispuesto a jugar este mismo domingo en Balaídos o en otro estadio

El temporal en Vigo, que provocó la rotura de una cubierta del estadio municipal de Balaídos, obligó este sábado a la suspensión del partido entre el Celta y el Real Madrid por motivos de seguridad. Pese a la presión del Real Madrid, dispuesto a jugar este domingo contra el Celta -el miércoles disputará la vuelta de semifinales de Copa contra el Alavés en Mendizorroza- y la dificultad de encontrar una fecha alternativa, la imposibilidad de reparar los desperfectos a tiempo no garantizaba la seguridad de los espectadores en Balaídos, donde existe «riesgo evidente de desprendimiento de chapas y piezas desplazadas». Para la reparación de los desperfectos de la cubierta de la grada de Río de Balaídos es necesario, según los especialistas, que las rachas de viento no superen los 40 km/, lo que no está previsto al menos hasta el martes.

El alcalde de Vigo, Abel Caballero, basándose en informes de los técnicos del Ayuntamiento y de los bomberos de la ciudad, fue el encargado de anunciar a primeras horas de la tarde de este sábado la suspensión del Celta-Real Madrid, confirmada posteriormente por Movistar, el operador televisivo que iba a ofrecer el encuentro de Balaídos a partir de las 20:45 horas. Después de que el fuerte viento, con ráfagas de hasta 90 km/h, levantase la noche del viernes al menos veinte metros de la cubierta de la grada de Río del vetusto estadio de Balaídos y amenazase con más daños, el alcalde de Vigo fue el encargado de avanzar públicamente que «no se puede jugar el partido, porque no se puede garantizar la seguridad de las personas».

«La decisión es irreversible. No hemos tenido dudas a la hora de suspender el partido. Lo primero son las personas. Las planchas se han levantado por el viento y están flojas. Los bomberos, el Ayuntamiento y la seguridad del Celta han visto las condiciones del estadio y no se puede jugar», insistió el edil de Vigo en la Cadena Ser, después de haber mantenido una conversación con el presidente del Celta, Carlos Mouriño. El Real Madrid planteó clausurar la grada afectada para enfrentarse al Celta el día previsto e incluso disputar el duelo contra el conjunto gallego este mismo domingo en otro estadio, pero LaLiga rechazó tal posibilidad.

«El partido se jugará en otro momento y con mejores condiciones», insistió el edil de Vigo, el día después de que el encuentro Deportivo-Betis que debía haberse disputado la noche del viernes en Riazor también fuese suspendido por los daños provocados por el temporal en el estadio de La Coruña. «Ya he hablado con el presidente del Celta y ahora están elaborando el informe técnico», desveló el alcalde de Vigo, mientras el club gallego y el Real Madrid continuaban entonces pendientes de que LaLiga hiciese oficial -lo hizo a las 21:07 horas- el aplazamiento de dicho encuentro.

El informe del Concello de Vigo.

El informe del Concello de Vigo.

Al conocer la suspensión del Celta-Real Madrid, aunque fuese en principio de forma oficiosa por parte del alcalde de Vigo, el Alavés llegó a solicitar a LaLiga y a la Federación Española de Fútbol (FEF) también el aplazamiento del partido de vuelta de semifinales de Copa contra el Celta fijado para el miércoles, «con el fin de que ambos equipos afronten el encuentro en igualdad de condiciones y con el objetivo de no alterar la competición de la Copa del Rey». Sin embargo, el Alavés-Celta del que saldrá el miércoles el segundo finalista de Copa -el primero se conocerá el martes tras el Barça-Atlético- no será aplazado bajo ninguna circunstancia, a no ser que lo impidiese la meteorología.

El Real Madrid ya tuvo que aplazar su partido contra el Valencia en Mestalla, correspondiente a la decimosexta jornada de Liga, a causa del Mundial de Clubes, y dicho encuentro se disputará el miércoles 22 de febrero. En el caso del Celta-Real Madrid, que el club blanco entiende que debería jugarse tras la última jornada de Liga, su disputa dependerá de la trayectoria de ambos equipos en competiciones europeas para buscar una fecha disponible.