jornada 21

«Debe ser el espejo en el que nos queremos mirar»

Gabi dispara ante la oposición de Jordi Alba.
Gabi dispara ante la oposición de Jordi Alba. / AFP
  • El Atlético recuperó la fe en un partido prácticamente muerto gracias a la charla de Cholo y al apoyo de su afición

  • El Barça no ha encajados dos goles en casa ante el Cholo y no cae por esa diferencia en su estadio desde el 0-3 con el Bayern en 2003

«Tenemos que recuperar las sensaciones, necesitamos esa actitud», reconocía el capitán Gabi Fernández. «Con la imagen de la segunda parte, aunque te vayas con mal sabor de boca por la derrota hay sensaciones positivas. Es el Atlético que todo el mundo quiere ver, el que todo el mundo desea sentir y por qué no ganar en el Camp Nou. A todos nos gusta ver ese Atlético, deber ser el espejo en el que nos queremos mirar esta campaña. Debemos hacer una reflexión de esa segunda parte y mirar lo que hemos hecho bien», explicaba el centrocampista, que será baja en la vuelta. «Me pierdo el partido de vuelta pero así puedo jugar la final. Ojalá pueda viajar, pediré al míster hacerlo, y ayudar a los compañeros donde me toque. Tendré que animar. Aunque se nos ha puesto cuesta arriba pienso que podremos conseguir la hazaña de ganar en el Camp Nou y llegar a la final. Estamos vivos, aunque creo que está muy complicado».

«La gran pregunta que se hace todo el mundo es por qué en la primera no y en la segunda sí. Dominar al Barcelona los 90 minutos y que no tengan ocasiones o esa efectividad. El aficionado del Atlético está orgulloso pese a la derrota. En la segunda parte se ha visto el equipo que hay», afirmaba Juanfran antes de desvelar el discurso motivador de Cholo Simeone en el descanso. «Pueden jugar bien o mal, pero aquí hay más de 55.000 personas que han venido a verles cómo se dejan la piel, cómo mueren por la camiseta del Atlético. No se preocupen por el resultado, salgan y defiendan esa camiseta, porque representa a esos 50.000 que están aquí», les dijo el argentino en el intervalo con 0-2 en el marcador tras los tantos de Luis Suárez y Messi. «El míster ante situaciones así nos transmite pensamientos positivas. Nos ha dicho que si hacíamos un gol se iba a crear un aura especial, un Calderón como el de siempre y así ha sido. Hemos contagiado a la gente con el gol, la intensidad y las ocasiones. La pena es que faltó más efectividad para tener otro sabor de boca», apunta Juanfran.

Aceptan el reto

Los precedentes no transmiten buenos precedentes para el Atlético necesita ganar por dos goles o marcar tres para pasar sin prórroga; pero el Cholo no sabe lo que es ganar en Barcelona y su equipo nunca ha logrado dos goles en el estadio blaugrana. «Hay que ser optimistas y positivos, pensar que la segunda parte nos puede dar un empujón. Hay que ir a Barcelona a morir, hasta que pite el final dejarnos la vida por esta camiseta y por intentar llegar a la final. Esa es la mentalidad que nos transmite el míster y no la vamos a cambiar», considera el '20' atlético.

El Barcelona no pierde por más de dos goles en su estadio desde el 1 de mayo de 2013, cuando el Bayern le arrolló en las semifinales de una Champions que se llevó semanas después. «Nos ha venido bien el descanso, recordar quienes somos nosotros y lo hemos podido demostrar. Hemos aprendido a luchar, sufrir, recuperarnos de situaciones complicadas y cuando más difícil mejor. Volvemos a demostrar que podemos hacerlo, tenemos hambre y vamos a darlo todo», explica Torres, que mejoró al equipo con su presencia y que ya fue capaz de marcar dos goles al Barcelona en su primera etapa en el club. Fue en la 04-05 y en el 05-06, en el último triunfo atlético en suelo azulgrana.

Juanfran, uno de los líderes morales de la caseta, no oculta las «sensaciones contradictorias por la gran segunda parte que hemos hecho, porque hubo ocasiones para empatar y poder ganar el partido. Vamos a morir en Barcelona por esta camiseta. Necesitamos ese Atlético, con esa intensidad de robar arriba y hacerles daño, tener muchas ocasiones. Tarde o temprano, con los jugadores que tenemos, la pelota va a entrar y la gente lo verá todo de forma diferente», vaticina el alicantino, que empezó de interior, y terminó de lateral. Simeone, que pareció recuperar la esencia de un equipo que parecía sin rumbo, es cauto. «Nos hemos acercado al equipo que siempre fuimos. No sé si tenemos un 20% o un 30% de posibilidades de pasar, pero estén seguros de que con eso iremos a Barcelona a jugar con todas la fichas».