mercado de fichajes

Los espejos en los que se fija Jesé

Jesé Rodríguez celebra un gol con el PSG.
Jesé Rodríguez celebra un gol con el PSG. / EFE
  • Otros futbolistas como Raúl García, Alderweireld o Diego Costa relanzaron su carrera con una cesión

Considerado durante su adolescencia como la gran esperanza de la cantera del Real Madrid, la proyección de Jesé Rodríguez se truncó el día que Senad Kolasinac se cruzó en su camino. Fue el 18 de marzo de 2014. El conjunto blanco iba embalado hacia el 'triplete' y el extremo canario era una pieza clave para Carlo Ancelotti como jugador número 12, hasta que en ese 'intrascendente' partido de vuelta de Champions ante el Schalke (la ida había terminado 1-6) su rodilla hizo 'crack'. «El final de Liga hubiera sido diferente con él», reconoció el técnico italiano respecto al único título que el Real Madrid no levantó ese curso. Jesé volvería a correr por la banda del Bernabéu, pero nunca del mismo modo que antes de la lesión; y en vista del 'overbooking' de atacantes que el club tenía en nómina el pasado verano decidió cambiar España por Francia y enrolarse en las filas del Paris Saint-Germain.

En el Parque de los Príncipes nunca ha contado para Unai Emery, a punto de cumplir 24 aún no ha debutado con la selección, y su carrera corre el riesgo de estancarse. Por ese motivo Jesé llega cedido a Las Palmas, con el objetivo de recuperar en casa las sensaciones que encandilaron a Europa. No será sencillo, pero espejos en los que fijarse tiene de sobra. El primero su propio compañero Jonathan Viera, que tras un decepcionante paso por el Valencia, el Rayo y el Standard de Lieja regresó a Gran Canaria en calidad de cedido en 2015, fichó definitivamente al concluir la temporada y su juego ha llamado la atención de Julen Lopetegui en la presente campaña.

Más sonoras fueron las explosiones de Raúl García y Diego Costa, en Osasuna y Rayo Vallecano respectivamente. El navarro, fuera de sitio en el Atlético, volvió a El Sadar para romper como llegador y convertirse en pieza clave para Simeone en el Calderón; mientras que el hispano-brasileño tuvo que esperar a su quinta cesión para triunfar de rojiblanco antes de fichar por el Chelsea. También con el Atlético como protagonista han resurgido las carreras de Toby Alderweireld y Fernando Torres. El central belga apenas contó con minutos en su etapa en el Manzanares, y una exitosa cesión en el Southampton propició que el Tottenham pagará 16 millones de euros en 2015 por convertirlo en uno de los mejores centrales de la Premier. En enero de ese mismo año, el delantero español recaló a préstamo por el Milán en el club de su vida, donde ha vivido recientemente una segunda juventud.

Mario Gómez aprovechó con 26 goles su cesión la temporada pasada en el Besiktas turco tras fracasar en la Fiorentina. Su renovada puntería le valió para ser titular con Alemania en la Eurocopa a pesar de haber rebasado ya la treintena, y también un nuevo contrato en el Wolfsburgo. En Italia, Mohamed Salah y Juan Guillermo Cuadrado han recuperado el nivel que les llevó a fichar por el Chelsea. El marroquí es la estrella de la Roma y el colombiano se ha afianzado en el once de la Juventus, dos equipos a los que llegaron, en un principio cedidos: igual que Jesé o un Alberto Bueno que ahora celebrará goles en Butarque tras un fallido paso por Oporto y Granada. Sobre el papel, la fórmula funciona, ahora es su turno de hacerla válida en el césped.