gol fantasma

Los cuatro millones de la vergüenza

video

Momento en el que el bético Mandi saca el balón desde dentro de su portería. / R.C.

  • LaLiga no implanta el ‘ojo de halcón’ del que sí disfrutan los grandes campeonatos para evitar pagar el canon que exige la FIFA por los sistemas homologados

  • El videoarbitraje, que generó gran controversia en el Mundialito, se utilizará de forma de forma experimental en la próxima edición de la Copa del Rey

Cuatro millones de euros que Javier Tebas, presidente de LaLiga, no quiere abonar a la FIFA como canon por utilizar alguno de los dos sistemas homologados del ‘ojo de halcón’, son la causa de que el único gran campeonato de Europa ajeno a la tecnología de la raya de gol esté de nuevo en el foco de las críticas. Se trata de una cantidad mínima en comparación a los 1.500 millones que cobran los clubes por los derechos de televisión o los aproximadamente 600 millones de presupuesto del que presumen los poderosos Real Madrid o Barcelona.

El malestar de los profesionales y los aficionados crece de forma exoponencial al conocer que el sistema utilizado en la última Eurocopa de Francia, en la Supercopa de Europa y a partir de este año también en las fases eliminatorias de la Champions, también está en vigor en los grandes países del entorno español: la Premier lo lleva utilizando casi cuatro años, mientras que en la Serie A italiana, la Bundesliga germana y la Ligue 1 francesa se emplea desde el curso pasado con absoluta normalidad.

Se utilizan siete cámaras en las porterías y un software de seguimiento del balón dentro del área de gol. El ‘ojo de halcón’ determina si la pelota rebasa por completo la línea de meta. La tecnología permite que en apenas un segundo el sistema envíe una señal vibratoria a cada uno de los árbitros del partido en caso de que el balón entre. La FIFA también ha homologado el ‘GoalRef’. El mayor problema para los clubes es el coste, ya que representa una inversión de entre 250.000 y 500.000 euros por equipo.

La ocurrido el domingo en el Benito Villamarín, con ese claro gol del Barça no concedido porque ni el asistente ni el árbitro canario Hernández Hernández vieron que el bético Mandi despejó el balón medio metro dentro de la portería, colisiona con el hecho de presumir de que LaLiga es el mejor campeonato del mundo. Puede tener a los mejores jugadores y equipos, pero organizativamente aún es deficiente. En este mismo partido hubo otro gol fantasma en el que sí acertaron los jueces y esta misma temporada el Barça se vio favorecido en la decimoquinta jornada cuando, con 1-1 en Anoeta, el colegiado no dio validez a un disparo del mexicano Carlos Vela que botó dentro del marco de Ter Stegen tras golpear en el travesaño.

Actas deficientes

La deficiente imagen del fútbol español, sobre la que bromeó al brasileño Neymar al acompañar las imágenes de una carcajada en las redes sociales, se vio agravado por la coincidencia de que a la misma hora Rafa Nadal perdía la final del Open de Australia ante el suizo Roger Federer tras un punto en el que el manacorense pidió el ‘ojo de halcón’ para comprobar si la última pelota había entrado o no.

LaLiga argumenta que dispone de un sistema Media Coach, gestionado por Mediapro, por el cual estos goles fantasma ya no serían polémicos y se analizarían al instante. Incluido en la comisión sobre el videorbitraje en el seno de la FIFA, el organismo que preside por Javier Tebas celebra frecuentes reuniones, las últimas en Ámsterdam y Nueva York, y participa de un estudio con 15 sistemas diferentes que se podrían elegir sin tener que pasar por caja, según informa el exárbitro vasco Iturralde González en el diario As.

Previo acuerdo con la Federación, LaLiga pretende impulsar el videoarbitraje a modo de prueba en la Copa del Rey de la próxima temporada. Ya se han iniciado las conversaciones pertinentes con el comité de arbitraje de fútbol profesional. Al igual que la Premier y la Bundesliga, que también van a empezar con estas pruebas, habrá que formar a árbitros especializados en el nuevo modelo que funcionó bastante mal en el reciente Mundial de Clubes. Pero mientras la puesta en marcha del Video Assistant Referee (VAR) sí genera controversia, existe unanimidad sobre la aplicación del ‘ojo de halcón’.

Guerra de escupitajos

No terminan ahí los jaleos del fin de semana. También ha provocado hilaridad conocer que en acta de ese partido Betis-Barcelona aparecía que los verdiblancos jugaron con 10 hombres y que en su alineación actuaba como refuerzo Fran Mérida, jugador de Osasuna. No estaban el central rumano Alin Tosca ni el centrocampista riojano Rubén Pardo, fichados en el mercado invernal. La responsabilidad no es del colegiado canario sino del modelo informatizado que pone a su disposición la FEF que preside Ángel Villar.

Y el tercer aspecto que deja en pésimo lugar a la Liga española es la guerra a escupitajos que protagonizaron en Mendizorroza el brasileño Deyverson y el uruguayo Diego Godín, que seguramente quedará impune. A diferencia de otros torneos, donde los órganos jurisdiccionales recurren al vídeo para imponer sanciones ejemplares a futbolistas por acciones antideportivas, en España el Comité de Competición no entra de oficio salvo que exista denuncia de alguna de las partes.