El Norte de Castilla

análisis

El peor Atlético de Simeone

Griezmann se lamenta ante el Madrid.
Griezmann se lamenta ante el Madrid. / Afp
  • Nunca los rojiblancos habían estado con el Cholo tan lejos de la cabeza liguera a estas alturas de campeonato y suman menos puntos que en las cuatro campañas precedentes

El Atlético de Madrid se descuelga de la lucha por la Liga. La derrota este fin de semana ante el Real Madrid por 0-3 en el Vicente Calderón abre una brecha de nueve puntos entre los rojiblancos y la cabeza del campeonato, una distancia solo salvada una vez en toda la historia (Barcelona en la temporada 98/99) e insólita en la era Simeone. Lejos, muy lejos, así está el Atlético de luchar por la liga. Tras 12 jornadas los del Cholo suman menos puntos (21) y están más lejos que nunca. En noviembre de 2012, primera campaña que comenzó desde el inicio el técnico argentino en el banquillo, los colchoneros estaban a un punto del líder, misma distancia que en 2013, mientras que en 2014 y 2015 la distancia era de cuatro.

La clave del bajón del Atlético está en la pérdida de la solidez que tantos réditos le ha dado. Tras el partido ante el Real Madrid, son ya cinco los partidos consecutivos en los que los rojiblancos han encajado gol, algo impensable hace apenas un año. En esta mala racha mucho ha tenido que ver el cambio de sistema del equipo este curso, un salto al ataque que ha hecho que los hombres del Cholo hayan perdido rigor defensivo, algo que el propio técnico reconoció en rueda de prensa: «Sólo con victorias se recupera la confianza. Tenemos que volver a ser el equipo tan sólido que hemos sido», afirmó.

A pesar del bache en el que se ha metido el Atlético, la realidad es que el equipo no ha tenido demasiados cambios respecto al del pasado curso. El principal ha sido la nueva posición de Koke en el centro del campo, algo que ha podido provocar un desequilibrio tal y como reconoció Gabi al afirmar que «quizá a la hora de defender el equipo es más frágil». Ahora la pelota está en el tejado de Simeone, mantener su apuesta o volver a la que le llevó a competir con los mejores en la Liga tras años de decepciones y fracasos.