El Norte de Castilla

análisis

Todos hacen de Messi en el Barça

Algunos jugadores del Barcelona celebran un gol.
Algunos jugadores del Barcelona celebran un gol. / REUTERS
  • El equipo azulgrana crece como grupo cuando no está su mejor jugador y hasta se nota más la mano de Luis Enrique, pero todos saben que el '10' es imprescindible

Por la demarcación que ocupó en el césped de El Molinón, Rafinha hizo de Messi. Además, entrando por la derecha del ataque logró un gol, el 0-2. Por la asistencia a Luis Suárez en el 0-1, fue Arda Turan quien se disfrazó de '10' para crear una vía en la defensa del Sporting. Por marcar ese primer gol que abrió la lata, un uruguayo, Luis Suárez, fue quien quizás interpretó el papel del argentino. Y por su doblete, nadie como Neymar para reconvertirse en Leo.

Pero por encima de todos, aunque su posición en el campo sea otra, nadie como Sergi Roberto para llevarse todos los elogios por sus dos asistencias y una tercera indirecta. La explosión del centrocampista de la cantera azulgrana como lateral derecho ya es una realidad. Y no, él tampoco es Messi, pero sumó su talento al de sus compañeros para que Luis Enrique tuviera razón en su discurso tras la lesión del crack mundial: «El equipo hará de Messi, no le voy a pedir un extra a nadie».

La mano del técnico asturiano es más evidente en el juego del Barça cuando no está Messi en el campo. Con el argentino, todo parece más sencillo, aunque realmente tampoco lo es porque hay que montar un equilibrio a su lado. Pero si antes su incidencia brutal estaba enfocada al gol, en los dos últimos años su protagonismo también abarca el juego. Todos los balones pasan por él y el '10' los pone donde quiere. Por eso sustituirle es cada vez más complicado. Luis Enrique apostó el trabajo de Rafinha en lugar de alinear a Alcácer de salida en el tridente. Sabía lo que hacía porque el brasileño le permite transformar el 4-3-3 en un 4-4-2 en defensa por su sacrificio sin dejar de aportar toque y calidad en ataque. Al mismo tiempo, Sergi Roberto puede subir la banda con más libertad sabiendo que va a tener las espaldas cubiertas.

El 0-5, de todos modos, como afirmó Luis Enrique, fue «engañoso» porque durante muchos minutos hubo lagunas que pudieron meter al Sporting en el partido. De hecho, no se descompuso hasta la expulsión de Lora por derribar a Sergi Roberto, omnipresente. Del 0-2 de pasó al 0-5.

Fue un fin de semana positivo para el Barça porque rotaron jugadores con muchos minutos como Rakitic y Alba. Y los que fueron titulares, como André Gomes, Arda Turan o Digne, dieron la cara. Además, acompañó el pinchazo del Madrid para igualar un poco más la Liga. Y lo que es más importante, aunque el equipo funcionó como colectivo: ya queda un partido menos para que vuelva Messi.