El Norte de Castilla

jornada 3

El Alavés saca los colores al fondo de armario azulgrana

        Neymar se lamenta.
        Neymar se lamenta. / AFP
        • Deyverson e Ibai Gómez dan la victoria al cuadro vasco

        110 días después de conquistar la Copa del Rey ante el Sevilla (2-0) con dos asistencias de Messi, un gol de Neymar y lesión muscular de Luis Suárez, vuelve el tridente del Barça en la tercera jornada de Liga ante el Alavés en el Camp Nou. Los compromisos del brasileño, que desde aquel 22 de mayo ha encadenado vacaciones, Juegos Olímpicos y dos partidos con la absoluta de Brasil, impidieron un reagrupamiento de cracks que no se ha producido hasta este viernes en el último entrenamiento, con el uruguayo recién regresado de su país. Y lo que debería ser una bendición para Luis Enrique quizás se convierta en un quebradero de cabeza porque los tres, como siempre, quieren jugar aunque la lógica y el calendario quizás inviten a ser prudentes.

        Messi se marchó la pasada semana a Argentina con un parte médico por molestias en el pubis, secuela de un intenso partido en San Mamés (0-1). No solo disputó los 90 minutos ante Uruguay, marcando el gol de la victoria, sino que además se multiplicó en ataque y en labores de presión al jugar con diez por la expulsión de Dybala en el 45'. Se ganó con su actitud a sus aficionados y compañeros, pero acabó muy dolorido y ya volvió a Barcelona sin jugar en Venezuela para iniciar la recuperación.

        Cada día se ha entrenado, pero sin forzar. Y viniendo siete partidos oficiales en 21 días entre Liga y Liga de Campeones, si hay un momento para descansar es éste. Pero Messi solo es feliz con el balón y ya le ha dicho a Luis Enrique que de ser reservado, nada de nada. Como mucho, un cambio a falta de media hora si el partido está resuelto. El técnico afirmó que "sí está en condiciones de jugar", pero matizando que "valoraremos la situación como vaya viniendo".

        Neymar vuelve pletórico tanto en lo deportivo como en lo anímico. Transformó las críticas en elogios como líder de la olímpica que conquistó el primer oro en la historia de Brasil. Marcó el gol en la final ante Alemania y transformó el penalti decisivo. Y liberado del brazalete de capitán de la absoluta al que renunció, también ha sido el protagonista con dos goles y dos asistencias repartidos en los dos triunfos de Brasil ante Ecuador y Colombia para enderezar el rumbo hacia el Mundial de Rusia 2018. Sin embargo, solo llevará dos entrenamientos en las piernas con el Barça en casi cuatro meses y podría acusar el cansancio de tantos viajes y tanta presión. Por si había alguna duda, aterrizó proclamando que está listo para jugar ante el Alavés.

        Y Luis Suárez también fue el crack del triunfo de Uruguay ante Paraguay (4-0) con un gol y dos regalos a Cavani en forma de asistencias. De su titularidad tampoco se dudaría de no ser porque debido a los enlaces aéreos solo ha podido trabajar este viernes. Pero tampoco hace falta que al charrúa le pregunten nada. Quiere jugar.

        Con Paco Alcácer preparado para debutar y Arda Turan en su mejor momento como azulgrana haciendo de Neymar, Luis Enrique afronta el primer galimatías de la temporada, pues en los dos anteriores partidos de Liga y en los dos de la Supercopa de España las bajas no le dejaron demasiadas opciones. Ante el Alavés reaparecerán Mathieu e Iniesta. Y André Gomes ya está recuperado de un golpe, como Mascherano. Ya no solo se trata de quién estará en el once inicial, sino que en la lista de convocados, que facilitará el mismo sábado por la mañana, habrán varias ausencias de peso.

        El Deportivo Alavés, por cierto, llega con Pellegrino, ex compañero de Luis Enrique en el Barça, como entrenador. El delantero serbio Katai está en la lista dispuesto a aportar el gol que le falta al equipo vitoriano en su regreso a Primera, con dos empates en dos partidos, uno de ellos muy meritorio en el Calderón (1-1).

        Alineaciones probables

        Barça: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Mascherano, Alba; Rakitic, Busquets, Denis Suárez; Messi, Luis Suárez y Neymar.

        Alavés: Pacheco; Kiko Femenía, Alexis, Feddal, Raúl García; Manu García, Daniel Torres; Ibai Gómez, Krsticic, Edgar; y Toquero.

        Árbitro: Mario Melero López (Comité Andaluz)

        Estadio: Camp Nou

        Hora: 20.30 h. (Movistar Partidazo)

        Llegó la primera campanada de la temporada. La protagonizó el Alavés de Pellegrino en el Camp Nou ante un Barcelona al que le falló el fondo de armario. Más glorioso que nunca, el cuadro vasco mostró, con una tremenda efectividad, que lo ocurrido en la primera jornada en el Calderón no fue casualidad.

        Ya fuese por el parón, por las rotaciones de Luís Enrique o por el entramado defensivo impuesto por el técnico argentino, pero lo cierto es que al Alavés le salió la jugada a la perfección. Las dudas, como suele ocurrir en estos casos, recaen ahora sobre el rendimiento de algunos efectivos del conjunto azulgrana. No es para menos.

        La competición no espera nadie y este club ha triturado a otros jugadores que se vieron en la misma tesitura que los Cillesen, Aleix Vidal o Paco Alcácer. No pudo ser más amargo el debut para estos últimos. El portero neerlandés apenas paró uno de los tiros del rival, mientras que el ariete siquiera tuvo una ocasión en la que mostrar su valía.

        Ante el apretado calendario que se avecina en las próximas semanas, el desgaste y las molestias generadas por los partidos internacionales, las rotaciones no parecen descabelladas por mucho que estemos en la tercera jornada de Liga, pero al plan B azulgrana le faltan minutos de rodaje. Luis Enrique movió su once tipo y el engranaje no funcionó. Sólo un revés en forma de gol, logrado por Deyverson en los minutos finales del primer tiempo, logró algo de rendimiento local.

        Mathieu pueso las tablas nada más iniciarse el segundo asalto, pero ni el gol, ni el reencuentro de los tres tenores (Messi, Neymar y Suárez) permitieron al Barcelona revertir la situación. Los azulgrana pagaron caro, no sólo la apatía ofensiva de la primera parte, sino también el error defensivo en el segundo gol visitante. Ibai Gómez tuvo la fe y el acierto que le faltaron a los zagueros del Barça.

        El libreto de Pellegrino era claro. El dibujo inicial no dejaba lugar a la duda. Con cinco efectivos en la línea defensiva, el Alavés buscaría sus contadas opciones para repetir la del Calderón. Y a fe que se va a hablar del cuadro vitoriano en los próximos días. Por suerte para el Barça, el martes se escucharán los primeros compases de la Champions.