El Norte de Castilla

fútbol

Serge Aurier no jugará ante el Arsenal, no le permiten entrar en Inglaterra

Aurier, ante el Real Madrid.
Aurier, ante el Real Madrid. / Afp
  • Este episodio se une a la lista de polémicas en las que se ha visto envuelto el lateral del PSG

Ya sea por factores propios o ajenos, el internacional costamarfileño Serge Aurier difícilmente olvidará su azaroso año 2016, en el que fue apartado de su club PSG por insultar a sus colegas, condenado a prisión por agredir a un policía y vetado de entrar en el Reino Unido para jugar contra el Arsenal.

Este último e insólito episodio, conocido este martes, añade más pimienta al controvertido currículum de este joven de 23 años que abandonó su Costa de Marfil natal de niño para trasladarse junto a su familia al suburbio parisino de Villepinte.

Lateral derecho de gran proyección y antiguo compañero del central del Real Madrid Raphäel Varane en el Lens, Aurier ha dado más que hablar por sus líos extradeportivos que por su rendimiento en la cancha. Desde que fichó en 2015 procedente del Toulouse, la lista de polémicas es abundante.

En febrero de 2016, antes de que el PSG disputase los octavos de final de la Liga de Campeones ante el Chelsea, inició su andadura colgando un vídeo colgado en las redes sociales en el que insultaba a su entrenador de entonces, Laurent Blanc, del que dijo que era "un mariquita", y criticaba a sus compañeros de equipo Ángel di María o Zlatan Ibrahimovic.

Por este episodio estuvo castigado cerca de un mes. No fue la primera vez que los vídeos en las redes sociales le traían problemas a Aurier, pues en 2015, en otra eliminatoria de "Champions" ante el Chelsea, colgó un clip en Facebook en el que llamaba "sucio hijo de puta" al árbitro holandés Björn Kuipers. Fue suspendido por la UEFA durante tres partidos.

En mayo de 2016, el futbolista costamarfileño acrecentó su mala fama cuando fue detenido por su implicación en un altercado con la policía al salir de una discoteca en París. Según algunos testigos, Aurier fue interpelado por un agente al que respondió de forma desafiante -"usted no sabe quién soy yo y lo va a lamentar"- y, supuestamente, le soltó un codazo y empujó. Por este incidente, fue condenado el pasado septiembre a dos meses de cárcel. Sin embargo, la apelación presentada por el abogado de Aurier le permitió evitar la cárcel.

Para el PSG, la sentencia no tuvo consecuencias deportivas inmediatas, pues el jugador se beneficiaba de "la presunción de inocencia hasta que sea pronunciada la sentencia en apelación".

Cuando este desagradable episodio comenzaba a olvidarse, las autoridades británicas se encargaron de recuperarlo al adoptar una criticada e insólita decisión: impedirle entrar en el Reino Unido por una condena provisional. "Él tiene la presunción de inocencia al usar el derecho de apelación. El París Saint-Germain rechaza fuertemente que este principio fundamental no haya modificado la oposición de las autoridades inglesas", lamentó el club entrenador por el español Unai Emery.

El club propiedad del magnate qatarí Nasser Al-Khelaïfi reprobó al Reino Unido por haber decidido impedir entrar a Aurier cuando restan apenas 24 horas para el importante choque en Liga de Campeones ante el Arsenal de Londres. Esa respuesta "tan tardía" representa "una falta de respeto" hacia nuestro club, añadió el PSG, que desveló además que la UEFA le ha respaldado en este caso.

Pero Aurier, que optó por representar a su Costa de Marfil natal en vez a Francia, su país de adopción, también acaparó las atenciones mediáticas por sus buenas acciones. El pasado octubre, durante un Costa de Marfil y Mali (3-1), realizó una maniobra para evitar que su oponente Moussa Doumbia se atragantase con la lengua después de un violento choque aéreo.