FÚTBOL | TERCERA DIVISIÓN

El hijo pródigo del Palencia Cristo ya está en casa

Adrián y Zubi, durante el entrenamiento de ayer en el Otero./ANTONIO QUINTERO
Adrián y Zubi, durante el entrenamiento de ayer en el Otero. / ANTONIO QUINTERO

«Tenemos que conseguir la regularidad del año pasado y pelearlo todo», afirma Adrián Pérez, que abandonó el Unionistas por falta de minutos

Esther Bengoechea
ESTHER BENGOECHEAPALENCIA

189 minutos. Ese es el tiempo que Adrián Pérez defendió la camiseta del Unionistas de Salamanca en partido oficial, después de nueve partidos disputados. «Estas tres últimas jornadas no jugué nada, ni un minuto, y tuve una conversación con el entrenador para ver si iba a contar más conmigo. Me dijo que no podía darme los minutos que yo le pedía y llegamos al acuerdo de la rescisión», resume el futbolista palentino Adrián Pérez.

Todo ha sido rápido, muy rápido. Tanto que el domingo mantenía la conversación con su ya exentrenador, el martes hacía la mudanza -vivía en Salamanca desde que el conjunto charro comenzó la pretemporada- y ayer mismo comenzaba a entrenar con sus compañeros, a los pies del Otero.

Adrián Pérez y Juan Julián Martín, director deportivo del Palencia Cristo, hablan muy a menudo, casi cada semana. «Llamé a Martín y le comuniqué lo que iba a hacer, él se puso en contacto con Unionistas para arreglarlo todo y que pudiese jugar el resto de la temporada con el Cristo. Ha sido todo muy rápido y no ha habido ningún problema», argumenta.

El club del Otero ya intentó, cuando conformaba el equipo para la presente campaña, que Adrián, uno de los jugadores más destacados de la pasada temporada, continuase en las filas del conjunto palentino, pero una oferta más apetecible le hizo cambiar Palencia por Salamanca. «Yo iba al Unionistas para intentar ser más importante en un equipo que va a luchar por ascender a Segunda División B. Al final, no he tenido la importancia que creía que iba a tener y para no estar un año casi sin jugar pues decidimos dejarlo», señala.

Adrián, a pesar de haber estado defendiendo la camiseta de Unionistas de Salamanca, nunca ha dejado de estar pendiente del Palencia Cristo. «Con mis compañeros hablaba casi todos los días y les seguía cada jornada. Yo les decía que a ver si remontaban y empezaban a ganar porque no se merecían el arranque que estaban teniendo. Les ha costado arrancar también porque se han medido a equipos de arriba, y ellos estaban con una plantilla prácticamente nueva y a comienzos de temporada», argumenta Adrián. «Ya parece que han encontrado el camino, y yo vengo a ayudarles y a continuar por esa senda para que no pase lo del principio», agrega.

El jugador palentino de 21 años sabe lo que es hacer algo grande con el club morado, ya que fue uno de los artífices de que el equipo llegase hasta las semifinales del ‘play off’ de ascenso a Segunda B. Aunque no pudo disputar la segunda parte del choque ante el filial del Alavés ni lanzar desde la pena máxima, ya que se encontraba en el hospital, en observación, después de haber recibido un golpe en la cabeza. «Tuve que seguirlo por redes sociales desde el hospital. Yo vuelvo al Cristo, pero no quiero saber nada de hospitales», señala con humor.

Marcha de Blanco

La llegada de Adrián es un soplo de aire fresco, ya que es un futbolista de peso, muy querido por la afición y que conoce el equipo. Pero, sobre todo, para ayudar a cubrir la marcha de Miguel Blanco, uno de los jugadores clave del club, en el mes de noviembre por motivos laborales.

El punta viene con optimismo, dispuesto a luchar cada minuto por conseguir algo grande con el Cristo. «Vengo para seguir ese camino en el que nos encontramos ahora. Tenemos que alargar esta racha lo máximo posible y por qué no pelear por algo bueno. Este año no hay mucha diferencia entre los equipos, el ‘play off’ estará entre los cuatro o cinco grandes y todo se basa en la regularidad. Espero conseguir aquí esa regularidad que tuvimos el año pasado y pelearlo todo», afirma.

Adrián volvió a ponerse la equipación del conjunto con el que estuvo a punto de tocar el cielo la temporada pasada. De nuevo en su casa y con su gente, realizó su primer entrenamiento a las órdenes de Jonathan Prado. «Yo siempre me he enfrentado a él. Ahora ya tenemos que pelear por lo mismo», concluye el nuevo jugador del Cristo.

Jonathan Prado: «Es un jugador que marca diferencias en la zona de ataque»

El técnico Jonathan Prado nunca hasta ahora ha tenido en su vestuario a Adrián Pérez, aunque ya lo intentó cuando el jugador palentino tenía 11 años y defendía la camiseta del Castilla Palencia. Por aquel entonces el entrenador palentino estaba en el banquillo de la CIA.

«Adrián Pérez es un jugador que marca diferencias en la zona de ataque del campo», afirma. «Lo vamos a tener con nosotros hasta el final de temporada y esa es una buena noticia para el Palencia Cristo», añade Jonathan Prado, que dirigió ayer a la última incorporación por primera vez en un entrenamiento.

«Esta llegada es un gran acierto porque nos viene bien un mediapunta y porque podrá protegernos la posición que se quedará vacía con la baja de Blanco», argumenta.

La llegada de Adrián no cierra la puerta a alguna incorporación más, ya que por todos es sabido que el Cristo sigue buscando un delantero. «Martín no parará de buscarlo hasta que se cierre el mercado de invierno, pero tiene que ser algo cercano», concluye el entrenador palentino.

Fotos

Vídeos