FÚTBOL | TERCERA DIVISIÓN

Decisiones del derbi que traen cola

Los jugadores del Becerril protestan la decisión de expulsar a Diestro./MARTA MORAS
Los jugadores del Becerril protestan la decisión de expulsar a Diestro. / MARTA MORAS

Los jugadores del Becerril Diestro y Riki se perderán aún no saben cuántos partidos, después de haber sido expulsados ante el Palencia Cristo

E. B. PALENCIA

Corría el minuto 37 de juego y el colegiado amonestaba a David González Díez ‘Diestro’ con amarilla por una falta. Siete minutos más tarde, volvía a mostrar tarjeta al capitán del Becerril, esta vez por decir ‘No es, no es’ a una falta que le acababan de señalar. Y así, de un plumazo, el conjunto de José Antonio Hernando se quedó con diez en el derbi palentino de Tercera División que se disputaba el domingo en La Balastera.

Justo en el descanso, su compañero Riki refunfuñaba de camino al vestuario. El árbitro asistente le ordenó silencio y el central palentino le respondió. Así llegó la segunda expulsión de los becerrileños, que jugaron la segunda parte con nueve jugadores y un gol en contra.

«Yo le dije ‘Vamos, calla la boca, que no se puede ser tan tonto’. Que podía haberme cagado en todo y haberle puesto a parir, pero solo le dije eso. No quiero quitarme culpa, sé que cometí un error, pero me podía haber amonestado y advertirme. Realmente podría haberlo gestionado de otra forma», señalaba ayer Riki, que sabe que se perderá mínimo dos partidos. Por si esto fuera poco, el presidente, José Antonio Redondo, también se quejó al árbitro al término del encuentro y este lo señaló en el acta.

Y así, con dos jugadores menos sobre el terreno de juego, arrancó la segunda parte con el luminoso de 1-0 a favor del Palencia Cristo Atlético. «La afición estaba disfrutando del partido y había pagado diez euros por ver eso. ¿Para esto hay un derbi? ¿Para que tres personajes se lo carguen? Creo que podían haber tomado otras decisiones y no cargarse el partido», argumenta el jugador del Becerril y exjugador del conjunto de Jonathan Prado.

A pesar de la diferencia numérica de jugadores, Kuko redujo distancias en el derbi -en el minuto noventa-, que se llevó el conjunto del Otero gracias a los tantos de Pelayo y Zubi. «Fíjate con solo nueve jugadores en un campo tan grande como La Balastera. De verdad que chapó por mis compañeros y por su pundonor. Se merecen un aplauso», señala con orgullo Riki.

«Los compañeros hicieron un trabajo del copón. Ellos se relajaron un poco al vernos con dos menos e hicimos un gol de casta, metiéndoles el miedo en el cuerpo. La verdad es que estábamos haciendo un buen partido y fue todo una pena», afirma el capitán del Becerril, Diestro.

Así, los capitalinos escalan posiciones en la tabla de clasificación, situándose duodécimos, mientras que los de Hernando suman la tercera derrota consecutiva.

Tres jornadas en siete días

Las expulsiones de Diestro y de Riki no condicionan solo ese encuentro, sino que perjudican también los partidos venideros. Nunca viene bien perder a un jugador, eso está claro, pero en esta semana que se van a disputar dos jornadas -miércoles y sábado-, es aún peor. «No te perjudica para este partido solo, sino que te perjudica para más. Una entrada fea o un partido chungo hay que cortarlo, pero montar este lío por nada, pues personalmente creo que los árbitros tienen que pensárselo más antes de actuar. Nos jode porque peleamos mucho por mantener la categoría y ya nos han fastidiado esta semana», reconoce Diestro.

Todo parece indicar que el capitán, amonestado por dos amarillas, una por falta y la otra por protestar, solo se pierda un encuentro, el que se disputa mañana en el Mariano Haro ante La Virgen del Camino. Peor pinta tiene la resolución del juez único de competición -que se sabrá mañana- de Riki, quien espera que el castigo sean solo dos partidos, mañana y este sábado ante el Unionistas de Salamanca. Y también está por ver si el presidente becerrileño también tiene un castigo que cumplir.

«Me han dicho que en el acta ponía algo más de lo que yo había dicho, así que a lo mejor son más de dos partidos», señala Riki, que estuvo esperando al final del partido para leer el acta, pero como tardaban mucho se terminó yendo a su casa.

«El problema es que son tres jornadas seguidas en siete días y el tema de rotaciones pues nos complica los demás encuentros», argumenta el central del Becerril, que sabe que el técnico morado tendrá que hacer encaje de bolillos estos días para disputar dos jornadas de Tercera División con los efectivos más justos.

Cierto es que las decisiones arbitrales, que tanto daño van a causar a los becerrileños en la pasada cita deportiva y en las siguientes, sorprendieron hasta a los jugadores del Palencia Cristo Atlético. «Yo me quedé flipando y los jugadores del Cristo igual. Ellos le miraban diciendo pero este qué hace ahora mismo», reconoce Diestro. Concluido ya el derbi, el Becerril afronta la semana de doble competición con el objetivo de romper la racha de derrotas y volver a dar alegrías a la afición.

=

Fotos

Vídeos