TERCERA DIVISIÓN

Cristo entra en la historia de Unionistas de Salamanca

Cristo Medina posa en la Plaza Mayor de Salamanca. /MANUEL LAYA
Cristo Medina posa en la Plaza Mayor de Salamanca. / MANUEL LAYA

El extremeño ya es el máximo goleador de Unionistas de Salamanca y ‘promete’ que «no me iré de aquí hasta subir al equipo a Segunda B o hasta que me echen»

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSALAMANCA

Cristofer Medina Pajuelo, conocido futbolísticamente como Cristo, ha necesitado 54 partidos para entrar en la historia de Unionistas de Salamanca. El pasado domingo en La Bañeza se convirtió en el máximo goleador de la historia del club que cuenta con poco más de cuatro años de historia desde que naciera en el verano de 2013 para honrar la memoria de la desaparecida Unión Deportiva Salamanca. Marcó el segundo tanto de USCF, el de la tranquilidad, y que supone el 28 de su cuenta goleadora en casi temporada y media: el curso pasado hizo 21 y ahora ya lleva 7.

Nacido en Pueblonuevo del Guadiana (Badajoz) el 15 de enero de 1987, llegó a Unionistas en el verano de 2016 para aportar la experiencia de haber logrado nada menos que cinco ascensos a Segunda B en su carrera y se convirtió en el ‘pichichi’ y mejor jugador de la temporada para los socios, aunque el equipo cayó eliminado en la segunda ronda de la fase de ascenso a la categoría de bronce.

«Ser el máximo goleador de Unionistas me hace mucha ilusión. Lo importante siempre son los logros del grupo, pero los individuales también reconfortan. Es un club que solo tiene cuatro años de vida, pero seguro que va a llegar muy lejos y estar ahí es un privilegio. Mi trabajo no es solo hacer goles pero sí que quería poner mi nombre como máximo goleador de Unionistas y espero poder mantenerlo un tiempo», señala el extremeño, que no se quiere poner metas goleadoras para este curso. «La temporada pasada fueron 21, ojalá que este año pueda llegar a la quincena pero lo cambiaría todo por ascender a Segunda B con Unionistas», dice.

Como era de esperar, la gran temporada pasada hizo que Cristo recibiera varias propuestas este verano, pero tanto Unionistas como Cristo decidieron continuar juntos dos campañas más. «Cuando firmo por un equipo intento cumplir con los objetivos que te ponen, yo siempre lo he hecho y aquí todavía no lo hemos logrado. Sí, tuve bastantes ofertas, tenía contrato para seguir pero yo quiero cumplir el objetivo, vine para ascender y no me voy a ir de Salamanca hasta conseguirlo o hasta que me echen», explica entre risas Cristo, que se sincera diciendo que «no me tuvieron que convencer para seguir, me dieron un buen contrato, vivo solo en un piso con comidas y cenas incluidas... no puedo pedir más. Solo en mi casa estaría mejor que aquí así que con eso lo digo todo». En sus anteriores equipos, el de Badajoz nunca había destacado por marcar tantos goles. «Sí, como mucho diez. Aquí he encontrado la confianza del cuerpo técnico y compañeros. Me puede salir un partido malo y no por ello perder la confianza del entrenador. Sé que puedo tirar desde donde quiera y voy a tener su apoyo. Creo que tengo el respeto de los compañeros, he ascendido varias veces a Segunda B y eso ayuda. Lo doy todo en el campo, en el vestuario me siendo importante, soy un tipo alegre, bromista...».

Pese a subir cinco veces aSegunda B, Cristo solo jugó en la categoría de bronce con el Cerro Reyes. «Era sub-23 y me quedé. Pero luego no he tenido demasiada suerte porque con los clubes que ascendía, después siempre pasaba algo. Se iba el entrenador o llegaba un nuevo director deportivo con sus jugadores... o subían y desaparecían. No le guardo rencor a nadie en mi carrera, pero creo que me ha faltado algo de suerte. Todas las cosas pasan por algo y gracias a ello ahora estoy siendo muy feliz en Salamanca. Quiero subir con Unionistas a Segunda B y poder jugar tres o cuatro años más aquí y retirarme del fútbol en Salamanca. Para mí sería lo ideal. Estoy en el mejor momento de mi carrera, tanto física como mentalmente, no me arrepiento de nada».

Unionistas es líder del grupo desde las últimas dos jornadas, una posición que no quiere abandonar Cristo. «Para mí es clave. De los c ascensos que logré, cuatro fuero siendo como primeros del grupo. Nuestro objetivo es claro: ser primeros. Quiero subir con Unionistas y para mí sería un fracaso no hacerlo esta temporada. Hay una gran plantilla, el club ha hecho un gran esfuerzo y sobre todo lo digo por la afición, por todo lo que hacen en casa y fuera».

Como cada jugador, el de Pueblonuevo del Guadiana también ha tenido entrenadores que le han marcado en su carrera:«En la época de juvenil Víctor López, con el que jugué mucho en División de Honor, luego Ángel Alcázar, que es mi padre futbolístico, Juanma Herrero, que aunque tenía tiranteces con él me sacaba siempre el 100%, y, cómo no, Astu, que siempre ha apostado por mí», afirma.

Ya se habla del derbi

El atacante reconoce que en el vestuario ya se habla del derbi ante el CFSalmantino de dentro de dos jornadas. «Sí que se habla ya. Los jugadores sabemos de la rivalidad de las aficiones, pero nosotros lo hablamos como un rival más de los de arriba, aunque somos conscientes de que a la afición le daríamos una gran alegría ganando en el Helmántico. Muchos de nuestros seguidores hace mucho que no van al campo de su UDS», finaliza el histórico pichichi.

Temas

Fútbol

Fotos

Vídeos