Asenjo ha vuelto

El guardameta del Villarreal reaparece en dieciseisavos de la Copa del Rey ante la Ponferradina

Asenjo, con el esférico ante la Ponferradina./VILLARREAL CF
Asenjo, con el esférico ante la Ponferradina. / VILLARREAL CF
El Norte
EL NORTEPALENCIA

Cuatro veces ha sufrido una de las lesiones más graves para un futbolista, rotura del ligamento cruzado de la rodilla, y cuatro veces se ha recuperado. El mundo entero del deporte ha sido testigo -una vez más- de la fuerza de voluntad y la moral de este guardameta palentino que está hecho de otra pasta. Sergio Asenjo volvió a defender de nuevo la camiseta de su equipo, la del Villarreal, que recibió a la Ponferradina en dieciseisavos de final de la Copa del Rey.

Nueve meses y cuatro días. Ese es el tiempo que Asenjo ha estado alejado de los terrenos de juego. Desde aquel fatídico 26 de febrero, cuando sufrió la rotura del ligamento de la rodilla izquierda -las tres lesiones anteriores tuvieron como protagonista a la derecha-. Trabajó sin descanso durante siete meses para estar de vuelta lo antes posible, llegando a recibir el alta médica el pasado 15 de septiembre.

Pero quiso la casualidad que cuando la lesión de la rodilla era ya cosa del pasado, una inoportuna molestia en la espalda (lumbociatalgia) le mantuviera alejado de su ansiado retorno durante dos meses más.

Por fin pudo leer su nombre en la convocatoria liguera el pasado fin de semana ante el Sevilla, pero Javi Calleja prefirió dejarlo en el banquillo. Y volvió a ser convocado, esta vez para la Copa del Rey, la competición ideal para coger minutos y rodaje, y volver a ser uno de los mejores porteros. Quiso la casualidad que el escenario que vio su lesión, el 26 de febrero, fuese el mismo que le aplaudiese cuando saltó al campo con su camiseta verde, en el equipo titular. Y Asenjo salió y triunfó, siendo determinante -con sus paradas- en la clasificación del submarino amarillo para los octavos de final de la Copa del Rey.

Días antes de saltar de nuevo al césped, compartió por redes sociales una emotiva carta donde daba las gracias a toda su gente y también al club castellonense y a su afición por haber sido su apoyo en estos meses tan duros, donde su objetivo día tras día era seguir entrenando para recuperarse y volver a hacer lo que más le gusta en el mundo, ser portero de fútbol.

=

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos