semifinales | vuelta

A esta ronda invita Cillessen

Cillessen, ante el Atlético.
Cillessen, ante el Atlético. / EFE
  • El meta holandés fue un fichaje muy discutido a su llegada al Barcelona, pero sus paradas ante el Atlético han llevado al equipo azulgrana a la final de Copa

Los inicios de Jasper Cillessen en el Barcelona no fueron fáciles. Fichado el pasado mes de agosto como sustituto de Claudio Bravo, el holandés tuvo que hacer frente desde el primer día a las críticas de la prensa y la afición culé. Venía de hacer su peor año con la camiseta del Ajax, había perdido la titularidad en la selección 'oranje' y la sombra del chileno en la portería del Camp Nou era muy alargada. Su debut ante Alavés, tras sólo tres entrenamientos, no ayudó a disipar las dudas: los dos únicos disparos del conjunto vitoriano acabaron en gol y el Barça perdió 1-2 aquel partido. Medio curso después, Cillessen es el héroe de la Copa.

En la vuelta ante el Atlético, el guardameta holandés salvó a su equipo con sus paradas. Savic, Godín, Koke y Carrasco, en la ocasión más clara del partido, probaron sin suerte al '13' azulgrana, que vivió su mejor noche en Barcelona; el cénit de una trayectoria 'in crescendo' por el torneo del K.O. Y es que en el partido de ida en el Vicente Calderón, Cillessen también evitó que Griezmann subiera el 2-2 al marcador en un remate a bocajarro. Antes, frente a la Real Sociedad, había firmado su primera gran parada como culé; un disparo desde el punto de penalti de Willian José que acabó en penalti a favor del Barcelona.

Donde nunca hubo dudas fue en su dominio del balón con los pies. Cillessen ya estaba acostumbrado, desde su llegada al Ajax en 2011, a ser el primer eslabón en la organización del juego, y es en ese aspecto como mejor ha encajado en el engranaje del Barça. Precisamente, esta habilidad fue el factor diferencial que llevó a Louis van Gaal a decidirse por él en lugar de Tim Krul como titular de la selección holandesa en el Mundial 2014, su gran escaparate internacional.

Además de distribuir el balón, Cillessen ha destacado en el Camp Nou por su golpeo en largo cuando la situación lo requiere. Luis Suárez es el gran beneficiado de la potencia de estos envíos, que le han generado más de una ocasión en esta Copa del Rey. Tampoco han pasado desapercibidos sus regates al límite del infarto en el interior del área, amagos con los que han derrapado Kevin Gameiro y Willian José.

Su reto, la titularidad

La realidad para el holandés es que, salvo lesión o sanción de Marc-Andre ter Stegen, no volverá a tener minutos hasta el 27 de mayo, cuando se dispute la final copera. Si el Barcelona no se juega nada en las últimas jornadas de Liga, Luis Enrique podría darle alguna oportunidad, pero a día de hoy es un supuesto muy lejano. En cualquier caso, la eliminatoria ante el Atlético ha sido un espaldarazo a la confianza de Cillessen, que nunca ha ocultado cuál es su objetivo en Can Barça. «No he venido para hacer turismo. Me jode perder, y ser suplente es un poco como perder», reconoció en octubre a la revista Helden de su país. Ya ha demostrado sobre el césped que puede pelear por la titularidad, y si no, siempre le quedará la final de Copa: «Quiero revancha ante el Alavés».