El Norte de Castilla

COPA DEL REY

Un día para disfrutar de la Copa

Saúl Ñíguez firma autógrafos a su llegada a Salamanca este mediodía.
Saúl Ñíguez firma autógrafos a su llegada a Salamanca este mediodía. / ATM
  • El partido será el primero de la historia del Guijuelo ante un Primera, el Atlético de Madrid

Es cierto que en el fútbol puede pasar cualquier cosa y que en este deporte nunca está todo dicho, pero a estas alturas de la película no sé si habrá alguien que pueda pensar que el Guijuelo tiene alguna opción, aunque sea mínima de imponerse al Atlético de Madrid en una eliminatoria a doble partido, con la vuelta en el Calderón. Bien es verdad que esta cita será muy relevante, como fiesta popular, para los guijuelenses, extendida a los salmantinos y a los aficionados colchoneros de toda la zona. El partido será más un evento social, de ocio, eso sí apoyado en un evento deportivo en el que se miden dos entidades que están a años luz, una de la otra, se las mire por donde se las mire. Es decir, lo de hoy en el Helmántico será ante todo un espectáculo lúdico festivo.

Una cita que quedará guardada en los libros de oro de la historia del Guijuelo, que no olvidará Nene, el portero de la cantera, que sustituirá a Carlos Morales si finalmente no puede jugar, que se mantendrá en el recuerdo de los románticos del fútbol de la capital salmantina y si se apura, de esas noches que guardarán en la retina los aficionados colchoneros de la zona.

Pero deportivamente hablando el enfrentamiento de dieciseisavos de final de la Copa del Rey, a doble partido, para el Atlético de Madrid será un mero trámite para pasar a la siguiente ronda y únicamente marcaría una muesca en el recuerdo del Atlético de Madrid siempre que éste fuera protagonista, en la ida o en la vuelta, del desastre más absoluto o bien de una machada de enormes dimensiones, en forma de goleada astronómica.

Eso sí, que nadie malinterprete lo dicho, en la eliminatoria el Guijuelo, salvo que alguien demuestre lo contrario, no tienen ninguna opción de superar a su rival, pero esto no significa que en el encuentro de esta noche pueda suceder cualquier cosa, incluida una machada del Guijuelo en forma de resultado corto, de empate o de victoria sorpresiva, de esas que hacen saltar la banca en las apuestas y que dejaría una halo de interés para el encuentro de vuelta, que se disputará el 20 de diciembre en el Calderón.

Lo de hoy para el Guijuelo será una celebración, que dejará un buen pellizco en sus arcas, pero en el terreno de juego el equipo debería tener muy presente que este cita es una feria y que donde realmente se juegan la vida es el domingo en el Sardinero, ante el Racing de Santander. La Copa es una fiesta, pero donde el Guijuelo se juega su verdad es en la Liga. Pase lo que pase hoy y en la eliminatoria, la Copa pasará más rápido de lo que algunos piensan y las luces, la brillantina, las lentejuelas, los encantadores, los vendedores de humo y el resto feriantes recogerán sus bártulos y se irán para no volver. Las candilejas se apagarán, los aplausos y las palmaditas en la espalda se callarán, en el escenario volverán a quedarse solos los de siempre.

Será entonces cuando se verá si han afrontado adecuadamente la cita, habiendo disfrutado del espectáculo y con algún billete extra para poder seguir comiendo el menú de los cómicos, de los de la Segunda B, pero de no ser así, se verá si el éxito les sumió en un sueño, tan irreal como cierto, que acabó hipnotizándoles a base de agasajos baratos de los que vienen a hacer caja, que concluyó turbándoles la soledad del que se sabe abandonado tras el lujo y en el peor de los casos podrían concluir la feria muriendo de gloria. Para evitar todos estos últimos peligros potenciales desde el club y especialmente desde el cuerpo técnico han de tratar de equilibrar estos aspectos para provocar que el equipo baje de la nube cuanto antes y ponga los pies en el suelo, para que deje de pensar en el Helmántico, donde el equipo juega en pasado y piense más en el Sardinero donde el club se juega su presente y su futuro.

En esa línea, el entrenador, casi desde que llegó, ha tratado de minimizar el impacto de la Copa en el equipo y para muestra un botón, en la convocatoria de 16 ha dejado fuera a los dos lesionados de larga duración: Ayub y Granell, a los que ha sumado, por decisión técnica a tres de los importantes: Raúl Ruiz y Jonxa, que arrastran molestias y no les quiere forzar y a Carles Marc que, como dijo el propio técnico, es un jugador fundamental para el partido ante el Racing de Santander.

El Atlético, con muchas ausencias

Simeone da descanso en la convocatoria para el partido de hoy ante el Guijuelo a Jan Oblak, Juanfran Torres, Diego Godín, Gabi Fernández, Koke Resurrección, Tiago Mendes, Kevin Gameiro y Antoine Griezmann. Ninguno de esos ocho jugadores, titulares habituales en el conjunto rojiblanco, entró en la citación para el encuentro de hoy en el estadio Helmántico, además de los lesionados Fernando Torres, Filipe Luis, Augusto Fernández y Alessio Cerci, los cuatro baja por ese motivo para el choque. La convocatoria está compuesta por once futbolistas del primer equipo (los porteros Miguel Ángel Moyá y André Moreira, los defensas Sime Vrsaljko, Stefan Savic, José María Giménez y Lucas Hernández, los medios Yannick Carrasco, Thomas Partey, Saúl Ñíguez y Nico Gaitán; y el delantero Ángel Correa) y cinco jugadores del filial: Alberto, Caio, Keidi, Juan Moreno y Rober, de los que uno, probablemente el último de ellos, partirá desde el once titular.