Tercera División

Capitanes del derbi palentino

Diestro y Viti. /Marta Moras
Diestro y Viti. / Marta Moras

Víctor García, del Cristo, y David González, del Becerril, analizan la rivalidad provincial en Tercera

Hace 156 años, el Sheffield FC y el Hallam Football Club protagonizaron el primer derbi de la historia, justo tres años después de que los jugadores del Sheffield crearan las primera normativa reglada del deporte rey. Desde entonces, los partidos en los que la rivalidad regional es la gran protagonista se han extendido para vertebrar un mapamundi de historias dentro y fuera del campo. Una de ellas se va a escribir hoy con el choque que enfrenta al Palencia Cristo Atlético y al Becerril, los dos representantes palentinos en Tercera División. Ese relato tendrá muchos protagonistas, entre ellos Victor García Frías ‘Viti’ y David González ‘Diestro’, capitanes del Cristo y del Becerril respectivamente.

Dos jugadores íntimamente ligados a la provincia palentina que recogen el espíritu de aquellos estudiantes del Sheffield que plantaron las raíces del fútbol actual. Los derbis hablan siempre de rivalidad de jugadores y aficiones y el de hoy va a enfrentar a dos equipos que no quieren renunciar a la victoria.

«Llegamos con muchas ganas de que empiece el partido y llevarnos los tres puntos de La Balastera. Es un partido diferente, conocemos de primera mano al rival. Tenemos confianza en nuestras posibilidades y estoy seguro de que podemos llevarnos el primer derbi de la temporada», asegura Viti. Porque no hay nada más típico en los derbis que el sano pique entre los jugadores. El capitán del Cristo Atlético no es el único que quiere esos tres puntos tan importantes para ambos. «Llegamos con confianza después de haber empezado mejor de lo que esperábamos la temporada. Hemos perdido el último partido y por eso llegamos con más ganas que nunca. Nosotros vamos a salir con mucha intensidad. Tenemos que estar muy metidos en el encuentro desde el primer momento. Hay que estar juntos atrás para salir rápidamente a la contra», afirma Diestro.

Se nota que los dos son centrocampistas y están acostumbrados a conducir el balón y crear ocasiones filtrando la pelota a los delanteros. Dicen que para jugar en la medular hay que tener tanta capacidad analítica como calidad en las botas, así que ninguno tiene problemas cuando se les pregunta sobre la situación del rival. Se conocen al dedillo.

Dos equipos, dos momentos

«El Becerril está muy fuerte. Es un equipo que se encuentra muy cómodo a domicilio porque sale muy bien a la contra. Tienen un bloque sólido y gente rapidísima arriba. Los datos están ahí y son uno de los mejores equipos fuera de casa. Además sus delanteros viven un momento muy dulce. Parece que cualquier balón que tocan es medio gol. Eso es una ventaja muy importante para cualquier club en esta categoría», sopesa Viti con pocas paradas entre sus palabras. Está claro que estos dos equipos, que entrenan separados por poco más de quince kilómetros, están conectados, porque tampoco tiene dudas Diestro sobre los puntos fuertes y débiles de su rival. «El Cristo Atlético tiene muy bueno equipo. Les ha costado arrancar, pero han incorporado a tres jugadores que les van a venir muy bien de aquí a final de temporada. Creo que han tenido problemas porque empezaron perdiendo y notaron la presión de verse ahí abajo en los primeros partidos. Es algo que cuesta. Pero estoy convencido de que al final van a estar arriba».

Los halagos hacia el juego del rival llegan con la misma facilidad que Viti y Diestro tiran paredes en el medio del campo. Llegan seguidos, sin pausa y terminan en el fondo de las mallas. Al igual que la opinión en la que ambos coinciden: «será un partido muy complicado». Porque los dos equipos vienen de perder en la última jornada y todos los jugadores son muy conscientes de que este tipo de partidos cambian las trayectorias de los clubes. El resultado puede definir lo que queda de temporada. Para unos y para otros.

«A nosotros nos costó conseguir la victoria al principio, nos bloqueamos y no éramos capaces de sacar adelante los partidos», recuerda Viti, que añade que ahora todo es distinto. «Hemos cambiado, a pesar de que el otro día fue un palo muy duro perder en Burgos. Sabemos que está en nuestra mano conseguir los tres puntos ante el Becerril, aunque no sé por qué nos está costando tanto mantener una línea de juego esta temporada. En Burgos estuvimos muy flojos y lo pagamos porque esta es una categoría en la que los errores te penalizan muchísimo. Pero tenemos que tener en cuenta que los rivales también juegan. Hay días que haces las cosas bien y aún así pierdes. Es fútbol».

El pase corto de Viti lo recoge Diestro, que también tiene claro el momento que vive su equipo. «Creo que hemos merecido bastante más en muchos partidos. Por ejemplo, ante el Tordesillas pudimos llevarnos los tres puntos y no sumamos nada. Fallamos en el balón parado, y en Tercera si perdonas acabas perdiendo, no hay margen para el error. Es raro vernos perder en casa porque somos muy conscientes de que el objetivo de la salvación pasa por el Mariano Haro. Tuvimos ocasiones muy claras, pero no las aprovechamos», afirma el capitán del Becerril. Entre líneas de las palabras de los dos futbolistas aparece una de las claves del derbi de hoy, la capacidad de los dos equipos para minimizar los errores propios y maximizar los del rival. Un mantra repetido en todos los grupos de Tercera División.

Y entre las palabras de ambos sobresale otro concepto importante, la puntería. Aunque se ve con diferente mirada desde La Balastera y desde el Mariano Haro. Mientras que los delanteros del Becerril viven un momento dulce, el Palencia Cristo Atlético sufre para acertar con las decenas de ocasiones que crean. «Necesitamos poco para hacer un gol. Kuko nos está viniendo muy bien porque tiene mucho gol y suele hacer falta cuando peleas por no bajar», señala Diestro, encantado de que sus llegadas tengan un definidor de altura. Siempre brillan más los pases que acaban en gol.

«Nosotros estamos teniendo problemas para meter las ocasiones. Hacemos muchas ocasiones, pero nos cuesta más hacer goles. Por ejemplo, ante la Cebrereña tenemos decenas de llegadas y al final nos toca ganar en el descuento porque ellos nos marcan en el único acercamiento que tienen. Nos falta coger una racha buena de cuatro o cinco partidos en positivos, donde los resultados acompañen las buenas sensaciones que tiene este equipo ahora mismo. Seguro que entonces nos resulta más sencillo marcar», analiza Viti.

Ambiente

La rivalidad entre las aficiones es la que da sentido a los derbis. La presencia de seguidores del Palencia Cristo Atlético y del Becerril está asegurada en las gradas de La Balastera, un escenario de lujo para el derbi. Lo sabe Viti, que tiene la responsabilidad de ser el capitán del equipo que juega en casa. «Irá mucha más gente a vernos y es mucho más fácil motivarse. La ciudad se moviliza y hay un gran ambiente en el campo. Desde luego, este es uno de esos partidos que todos los futbolistas queremos jugar», asegura el centrocampista del Cristo Atlético.

Porque la cercanía entre un equipo y otro hace que todos los jugadores se conozcan, incluso que hayan coincidido en el mismo equipo. «Este tipo de partidos siempre son especiales. Yo he jugado con Blanco o con Merino y me gusta enfrentarme a ellos. Tengo muchísimas ganas. Siempre es especial cuando es un derbi y nosotros nos motivamos mucho en La Balastera», asevera Diestro.

Aquellos estudiantes del Sheffield que crearon el fútbol casi sin saberlo solo querían una cosa, jugar. 156 años más tarde, los futbolistas siguen deseando lo mismo. Viti se ha incorporado recientemente a los entrenamientos, mientras que Diestro vive uno de sus mejores momentos deportivos con la titularidad casi asegurada gracias a su rendimiento.

«Personalmente estoy a disposición del míster. Habrá que esperar para saber si voy a jugar», confirma el capitán del Palencia Cristo Atlético. Enfrente, Diestro sabe lo que es no poder ayudar a su equipo. «Estuve el año pasado tres meses lesionado y es lo más duro para un futbolista., Este año me están respetando las lesiones y estoy jugando», recuerda el centrocampista. Ellos son los capitanes de sus equipos, esos que van a honrar la historia que empezó hace 156 años en una lluviosa ciudad inglesa. Pero es Palencia la que vive la pasión del derbi hoy.

Fotos

Vídeos