TERCERA DIVISIÓN

Por el amor de Cristo

Adrián y Chamorro abrazan a Cristo tras anotar el extremeño su segundo gol del partido ante el Zamora./RUBÉN ARÉVALO
Adrián y Chamorro abrazan a Cristo tras anotar el extremeño su segundo gol del partido ante el Zamora. / RUBÉN ARÉVALO

Dos goles del extremeño y una asistencia le valen a Unionistas de Salamanca para remontar ante el Zamora

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSALAMANCA

Victoria balsámica, que hacía mucha falta, en Unionistas. El equipo blanquinegro remontó al Zamora en la segunda parte (3-1) para mantenerse intocable en todos los partidos en casa y frenar así las dudas que habían surgido en las primeras cinco jornadas del campeonato con dos derrotas incluidas. El gran protagonista del partido fue Cristo, el pichichi de la pasada campaña que no se había estrenado hasta ahora, y que ayer anotó dos goles en la segunda parte y le dio la asistencia del tercero al canterano Motos para cerrar el encuentro. Con estos tres puntos Unionistas vuelve a engancharse a la zona alta de la tabla y mira con mayor optimismo su futuro si es capaz de ir recuperando jugadores.

Con una plantilla de circunstancias por las lesiones y sanciones, Astu tenía ayer una auténtica encrucijada para hacer el once, un equipo titular que a buen seguro no repetirá durante el curso por tanto contratiempo. En esta tesitura, el preparador asturiano apostó en la zaga por el tocado Flórez en el lateral izquierdo, con el extremo Piojo a la derecha y la novedosa dupla de centrales con Juanpa -debutante- y Gallego; en la medular Chamorro y otro fuera de lugar como Adrián; y por arriba Cristo, De la Nava, Navas y en punta Manjón.

El salmantino Miguel Losada llevó a Las Pistas como en él es habitual un equipo muy bien trabajado, ordenado, sin dejar apenas espacios que presionaba a partir del centro del campo y que cuando recuperaba el balón sabía cuidarlo especialmente con Dani Hernández y César Simón. Unionistas se enfrentaba ayer a sus fantasmas: los malos resultados, los árbitros, las ocasiones marradas... y la primera parte fue un calco de lo vivido hasta ahora en la temporada: todo el balón que quiso en su poder, varias ocasiones de empujar que no entraron y, cómo no, dos polémicas decisiones que perjudicaron y mucho a los de Astu. Un claro penalti de Levas sobre Cristo en el 9 en ocasión manifiesta de gol que hubiera supuesto además la roja y en el 33 un centro de Javi Navas que golpea en la mano del lateral de nuevo sin señalar; por si fuera poco, en esa contra el Zamora logró adelantarse a la contra por medio de Dani Hernández.

No tardaron en llegar las ocasiones locales, la primera ya clarísima en el 5 con un mano a mano de Manjón que el navarro estrelló en las piernas del meta. Hasta que en el 9 se pidió el claro penalti sobre Cristo que el trencilla no sancionó. Fantasmas y más fantasmas para un equipo necesitado de subir su autoestima.

Carlos de la Nava, otro gran partido del charro, era el canalizador del juego teniendo por detrás el trabajo sucio de Chamorro y Adrián. Unionistas buscaba las bandas ante lo poblada de la defensa zamorana por dentro.

Y en minuto cambió el partido. En el 33 Javi Navas encara a un defensa, centra, le pega en la mano y el árbitro no señala nada. Los locales protestan y a la contra marca el Zamora el 0-1 por medio de Dani Hernández. La pesadilla regresaba...

A Unionistas le costó levantarse del golpe y más cuando en el 43, Carlos de la Nava marraba -solo tenía que empujar el balón- casi desde el área pequeña una gran acción combinativa entre Cristo y Piojo. Y cuando los seguidores de Unionistas no se habían retirado aún las manos de la cabeza, Iñaki perdonó el 0-2 al escurrírsele entre las piernas un balón en el área pequeña.

Unionistas salió desatado en la segunda parte: quizá la rabia por el arbitraje o por verse con la opción seria de encajar la primera derrota en casa de su historia, pero en poco más de diez minutos le dio la vuelta al partido gracias a Cristo. El extremeño, se sacó dos zapatazos marca de la casa desde fuera del área que sorprendieron al meta zamorano.

Antes ya había marrado otro mano a mano Manjón. Pero en el 54 no perdonó Cristo: acción de Adrián por la derecha, se la cede a Cristo y el pichichi de la 16-17 se saca un zapatazo desde la esquina derecha del área que se cuela en la portería. Y en el 58, el extremeño tampoco desaprovechó un pase de Carlos de la Nava, que había ‘pinchado’ con clase un esférico, y otro potente latigazo de Cristo puso el 2-1. El interior lo celebró quitándose la camiseta y fue sancionado con amarilla. Por fin ‘respiraba’ la grada, Cristo y todo Unionistas.

El Zamora adelantó líneas entonces y a Unionistas se le empezaron a presentar ocasiones a la contra. Astu hizo primero el cambio de ‘9’ con Oskar por Manjón, y luego hizo ya debutar al último fichaje, Carlos López, en el centro del campo, y como todo no podía ser bueno, tuvo que retirar a Adrián por lesión -otra más- por Motos. Y para culminar su ‘regreso’ al equipo, Cristo se marcó un centro espectacular muy forzado desde la derecha en el 86 que el canterano Motos supo aprovechar de cabeza en el segundo palo para empujarla a las mallas y sentenciar así el choque.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos