Abraham García renueva con la Gimnástica Segoviana

Desde la izquierda, Juan Carlos Renedo, Abraham García, Agustín Cuenca y Fernando de Frutos./J. M.
Desde la izquierda, Juan Carlos Renedo, Abraham García, Agustín Cuenca y Fernando de Frutos. / J. M.
FÚTBOL

El entrenador madrileño ha aceptado la oferta del club azulgrana y será el encargado de dirigir al primer equipo en Segunda División B

QUIQUE YUSTESegovia

«Vamos a hacer otro imposible posible». Con estas palabras manifestó el pasado 2 de junio Abraham García su intención de continuar una temporada más al frente de la Gimnástica Segoviana. Pero no era más que eso, una intención que necesitaba estar acompañada de otros factores para que se convirtiera en realidad. Dos semanas después, la dirección deportiva y el entrenador madrileño han acercado posturas para extender su relación durante una campaña más para alegría de la afición azulgrana, que ve como el principal artífice del ascenso a Segunda División B permanecerá en el banquillo de La Albuera.

«Era una cuestión de esperar un poco», afirmó Abraham García, quien resaltó sobre el césped del estadio segoviano que la Gimnástica es el lugar donde quiere estar y donde ha sido muy feliz. «Hace un año empezó esta aventura y creo que tenía que continuar. Me hace especial ilusión que sea en Segunda División B», declaró el técnico azulgrana, que reconoció que se trataba de uno de los días más felices en su carrera como entrenador.

La ecuación para que Abraham García continúe una temporada más en la Gimnástica Segoviana ha sido sencilla al haber un factor constante en la operación: la voluntad de ambas partes para seguir. No obstante, había diferentes variables que resolver que han conseguido solucionar con un mayor esfuerzo por parte del club y del propio entrenador. «En el mundo del fútbol hay muchas cosas alrededor que se tienen que sopesar. La familia es una de ellas. Vengo de unas experiencias que pensaba iban a ser magníficas y luego no lo fueron tanto», reconoció García, quien confesó no poder perderse el noventa aniversario del club. « Aquí tengo todo lo que necesito. Solo había que matizar y normalizar ciertas cosas», indicó sobre las negociaciones, en las que afirma haberse sentido respetado por la Gimnástica Segoviana al no haberse puesto en contacto con ningún otro entrenador.

Tampoco Abraham García ha sopesado cualquier otra oferta que no fuera la azulgrana. El madrileño confía en las personas que forman parte del club y en el proyecto iniciado hace un año, aunque de cara a la próxima temporada el reto todavía es mayor. «Empieza una nueva etapa en la que junto a los chicos queremos construir algo importante con algún retoque. Lo importante es el club y que la gente se una a este nuevo paso», señaló García, que destacó el reto que supone «mantener al equipo en Segunda División B por primera vez en su historia».

Para lograr dicha meta, el madrileño espera volver a estar rodeado del cuerpo técnico que lo ha acompañado en su primera temporada en La Albuera. Todos los ayudantes de Abraham tienen encima de la mesa la oferta de renovación, aunque «luego están las circunstancias individuales de cada uno». En este sentido, García desea volver a contar con un cuerpo técnico «que no suma, multiplica».

También con la mente puesta en la permanencia en Segunda B desde el club se pedirá un mayor compromiso a los jugadores. Se valora positivamente el hecho de poder disfrutar de más de un mes de vacaciones tras eliminar al Atlético Malagueño a finales de mayo, pero se considera necesario ofrecer un punto más para poder competir contra equipos que tienen medios y recursos superiores a los de la Gimnástica Segoviana. «Veremos de que forma podremos jugar con las mismas cartas que los rivales. Los chicos tienen que manifestarse con sus compromisos», anunció Abraham, quien no adelantó grandes cambios en la forma de trabajar de cara a la próxima temporada.

Tras conseguir el ascenso el pasado 27 de mayo, el exentrenador en las categorías inferiores del Atlético de Madrid y del Real Madrid pidió un tiempo a la directiva para replantearse su futuro en el banquillo de la entidad azulgrana. «Tengo que asimilar todo y ver», declaró García unas horas después de eliminar al Atlético Malagueño en la eliminatoria de campeones para ascender a Segunda División B.

Han sido 19 días de reflexión en los que el técnico madrileño ha pensado sobre su futuro. «Tengo una familia alrededor y tengo que analizar mi estructura. Es muy duro subir y bajar todos los días desde Madrid y llegar a casa con mis hijos dormidos», aseguró Abraham, quien ha reiterado en repetidas sus ocasiones su deseo de permanecer en la Gimnástica Segoviana, aunque con unas mejores condiciones.

Tras varias conversaciones con el presidente de la Gimnástica Segoviana, Agustín Cuenca, en las que se trasladó al entrenador madrileño la mejor oferta posible dentro de las posibilidades del club gimnástico, Abraham García ha decidido aceptar y continuar una temporada más en el banquillo del Municipal de La Albuera, donde en apenas once meses se ha convertido en uno de los entrenadores más queridos en la historia del club.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos